El Correo Gallego

Noticia 1 de 1 Opinión » La Quinta

EDITORIAL

El diésel y la fiscalidad verde

13.08.2018 
A- A+

UN 48,4 % DE LOS VEHÍCULOS que se vendieron en España el pasado año consumen diésel frente a un 46,1 % de gasolina. Es la menor diferencia desde 1998 tras caer el año pasado (los diésel) un 14,9 % frente al incremento de un 15,2 % de los coches a gasolina, un cambio de tendencia que está modificando la composición del parque automovilístico gallego. A pesar de las últimas cifras, hay una notable mayoría que utiliza el ahora demonizado diésel, que está perdiendo en el debate generado sobre los niveles de emisiones de contaminación de dióxido de carbono y óxidos de nitrógeno. Una batalla que se decantó tras conocerse todos los detalles del denominado caso dieselgate de V­olkswagen. En 2015 se descubrió que la compañía automovilística alemana hacía trampas: durante años manipuló el funcionamiento de motores diésel cuando los ponía a prueba para medir sus emisiones. Un software permitía reducir las emisiones contaminantes durante los test oficiales a los que se tenían que someter los vehículos. Una vez superados, y en carretera, ese sistema se desactivaba y la contaminación se disparaba. Volkswagen asumió su culpa. Tras descubrirse un fraude en Estados Unidos fueron muchos los consumidores que decidieron invertir la tendencia: apostar por la gasolina para frenar la creciente polución que sufría las ciudades. Un debate en el que terció el Gobierno de Pedro Sánchez cuando, a través de la ministra para la Transición Energética, Teresa Ribera, anunció que "el diésel tiene los días contados" por el impacto negativo sobre el aire que respiramos. Añadió la ministra que la nueva fiscalidad verde castigará a los vehículos diésel (más de la mitad del parque automovilístico actual) provocando una reacción airada de los fabricantes, concesionarios y vende- dores de coches y de los propios ciudadanos. Un informe de Faconauto señala que en el primer semestre de 2018 con el descenso de la venta de este tipo de vehículos y el aumento de los de gasolina se dispararon las emisiones medias de CO de los coches vendidos, dos gramos más que un año antes. ¿Qué se debe hacer en estos casos? Analizar en profundidad los pros y los contras, aplicar el sentido común que siempre es la mejor receta y alejarse de sensacionalismos o propósitos de recaudación verde. Todavía estamos a tiempo.