El Correo Gallego

Noticia 1 de 1 Opinión » La Quinta

¡Díganos la verdad sobre el AVE, señor Ábalos!

24.01.2020 
A- A+

SOLO HAY QUE ECHAR la vista atrás y ver lo que hemos soportado con las obras interminables del AVE -carros y carretas, sin exagerar- para confirmar que entre los defectos de los gallegos no está la impaciencia. Y es que gestionamos los incumplimientos reiterados de los gobiernos centrales de turno, tanto socialistas cuanto populares, con la paciencia del santo Job, si no más. El último sobresalto, la confirmación de extranjis a la Comisión Europea de que la alta velocidad ferroviaria no llegará a Galicia hasta enero de 2022, tiene bastante más importancia de lo que parece, trasciende el territorio de la bronca partidaria. Que el AVE no esté operativo para dar servicio desde el próximo año, salvo milagro improbable, supone un revés, y no pequeño, para la hoja de ruta del Xacobeo'21, llamado a ser el motor que tire de la economía en tiempos inciertos -alerta el FMI de que España crecerá este año un 1,6 %, dos décimas menos de lo previsto y el mayor frenazo de los países industrializados- y apuntale el despegue del turismo. No deja de sorprendernos que José Luis Ábalos, ministro de Transportes, venga hoy a entregar un premio en A Coruña y mañana a Santiago a un acto partidario, y no a tranquilizar a los gallegos sobre el compromiso del Gobierno central con una infraestructura capital para romper definitivamente el aislamiento de Galicia. Debe saber uno de los pesos pesados de la guardia pretoriana de Pedro Sánchez que pasó la hora de las buenas palabras, y que los gallegos reclamamos hechos y plazos concretos -obras son amores-, sin más mentiras ni bailes de fechas. Estuvo Ábalos este miércoles pasado en San Sebastián y allí lució una rotundidad que aquí degenera en ambigüedad para garantizar que las obras del AVE del País Vasco estarán terminadas en 2023. Veremos si hoy es capaz el superministro de hablar en Compostela con la misma claridad y si, por fin, compromete un calendario real definitivo. No será sin tiempo. Si todavía es posible apurar trámites y ganar unos pocos meses para que los gallegos tengamos AVE en el verano de 2021, al menos, póngase toda la carne en el asador. Si no lo es, y mucho nos tememos que por ahí van los tiros, dígalo sin circunloquios el rocoso político levantino para que sepamos de una bendita vez a qué atenernos y cómo buscar soluciones a sus fiascos. Es lo menos que Galicia merece, señor Ábalos: que venga con la verdad por delante. Sin más mentiras que, ¡ay!, insultan nuestra inteligencia.