El Correo Gallego

Noticia 1 de 1 Opinión » La Quinta

LA QUINTA

REDACCIÓN

Espejo de la mejor Galicia

12.10.2018 
A- A+

PARA ILUMINAR las zonas de sombra en una sociedad desorientada y polarizada, zarandeada por el huracán de noticias falsas y odios extremos, iniciativas como los premios Gallegos del Año emergen como faros imprescindibles. Los galardones que creó don Feliciano Barrera, inolvidable editor de honor de EL CORREO, brillan con luz propia, consolidados como la gran fiesta de la sociedad civil. Cerca ya de medio millar de personalidades e instituciones han visto reconocidas, con toda justicia, sus trayectorias, su rol de embajadores de la galleguidad, su contribución al progreso y a la convivencia en una sociedad poliédrica. Anoche, en el santiagués Palacio de Congresos, recibieron un merecido y unánime aplauso quince titanes de la empresa y el cooperativismo, del arte y el deporte, de la medicina y las nuevas tecnologías. También de la política, porque José Manuel Romay Beccaría, Gallego del Año'18, lleva más de medio siglo en cargos de responsabilidad y representa las mejores virtudes del hombre de Estado, del servidor público ecuánime, del humanista que proclama con orgullo que "lo más bello que se puede hacer es trabajar para los intereses generales y las necesidades de los desfavorecidos". La gala de los Gallegos del Año es, sí, un espejo de las mejores virtudes de Galicia y el termómetro de la buena salud de una sociedad que construye su futuro con la argamasa de los grandes valores: trabajo, sacrificio, convivencia, tolerancia, paz, libertad, honestidad, pluralismo... Lo es, espejo y termómetro, de una manera innegociable de entender el periodismo al servicio a la sociedad, dique frente a los extremismos, y árbitro con credibilidad para moderar y para alimentar espacios de diálogo. En el emotivo acto de ayer, reivindicamos la hoja de ruta del maestro Kapuscinski: "El trabajo de los periodistas no consiste en pisar las cucarachas, sino en prender la luz para que la gente vea cómo las cucarachas corren a ocultarse". El ejemplo de los Gallegos del Año, de tantos gigantes, nos ayuda a mantener a raya la furia y el ruido, a latir con la sociedad, convencidos de que la prensa de calidad es más necesaria que nunca para avanzar, firmes, en la construcción de un mundo mejor. Le agradecemos al presidente Feijóo que reconozca en EL CORREO "unha tradición máis que centenaria a prol da cohesión da familia que chamamos Galicia" y que aplauda nuestra hoja de ruta: agrupar a la sociedad, no disgregarla; multiplicarla, no dividirla. Tal es nuestro irrenunciable compromiso.