El Correo Gallego

Noticia 1 de 1 Opinión » La Quinta

EDITORIAL

Fallido estreno de Gonzalo Caballero

12.09.2019 
A- A+

TARDÓ DOS AÑOS Gonzalo Caballero en protagonizar su primer cara a cara con Feijóo en el Parlamento de Galicia, tras tomar posesión de su escaño el pasado 31 de julio. Ha sido el del líder del PSdeG un estreno con sobresaltos. En el hemiciclo le ha estallado la deuda de los setecientos millones que la Xunta lleva meses reclamándole al Gobierno central, y fuera su tío Abel le ha robado protagonismo con las luces navideñas de Vigo, que ha comenzado a colocar cuando aún faltan diez días para que termine el verano. Dejemos a un lado el fuego amigo y centrémonos en un debate que el presidente de la Xunta preparó a fondo. Más allá de las escaramuzas dialécticas, con el flamante portavoz socialista intentando hacer sangre de un "proxecto esgotado" y con el inquilino de Monte Pío ironizando sobre la tardanza de don Gonzalo en incorporarse al Pazo do Hórreo, la carga de profundidad que dejó mudo a Caballero fue la carta que don Alberto va a remitir a Pedro Sánchez con una fórmula -un real decreto-ley con apenas dos artículos y dos disposiciones adicionales- para resolver la asfixia financiera de las autonomías y desbloquear en una semana el pago de los anticipos a cuenta. Pedirle a Feijóo que abandone la política de confrontación con el Ejecutivo de Sánchez no es exactamente la respuesta que los gallegos esperan escuchar de labios del líder de la oposición. Primero, porque el bloqueo de esos millones es una maniobra descabellada y ejecutada por intereses puramente partidistas: allanar el camino para una investidura que ha devenido en misión imposible. Segundo, porque privar a Galicia de un dinero que es suyo resquebraja aún más los tres pilares del Estado de Bienestar: sanidad, educación y servicios sociales. Tercero, porque entre justificaciones tibias y silencios estruendosos el secretario xeral del PSdeG se retrata rehén de Ferraz y de La Moncloa. Queda en mal lugar, o sea, obligado a ejercer de funambulista en el conflicto de la deuda, y tampoco le hace favor alguno que los barones socialistas de Andalucía, Baleares, Castilla-La Mancha y Aragón se hayan revuelto, ellos sí, contra el bloqueo de esos siete mil millones largos de las entregas a cuenta. Lo que la sociedad gallega espera del PSdeG y de su líder es que defiendan los intereses generales, y que sean capaces de tejer consensos en los grandes asuntos de país. Quizás el de ayer, en fin, no fue el mejor estreno posible, pero estamos seguros de que Gonzalo Caballero enriquece la pluralidad y el debate en el Parlamento, institución imprescindible para la buena salud de la vida política de Galicia. ¡Sea bienvenido!