El Correo Gallego

Noticia 1 de 1 Opinión » La Quinta

EDITORIAL

¿Filántropos? Sí, gracias

23.05.2019 
A- A+

LO QUE QUEDARÁ CLARO cuando se apague el fuego de la polémica torticera sobre la filantropía ejemplar de Amancio Ortega es que sus donaciones a la sanidad pública no tienen nada que ver con postureos, ni mucho menos con artificios fiscales para aliviarse impuestos; también, que esta forma limpia de altruismo es buena y deseable, que no provoca desigualdades ni fomenta pacientes de primera y segunda, y que ayuda al sistema a orientar los recursos para mejorar la salud de los ciudadanos. Lo que ha hecho el creador de Inditex y lo que va a seguir haciendo, por puro compromiso social, es financiar la adquisición de aparatos oncológicos, siempre de acuerdo con los gobiernos autonómicos. ¿Qué máquinas?, las que decidieron los gestores sanitarios. ¿Dónde?, en los hospitales que esos mismos gestores recomendaron. En pocas palabras, la consejerías beneficiadas han podido hacer lo que necesitaban, pero en menos tiempo y sin coste para las arcas públicas. Este es el escenario exacto y en lugar de mezclar churras con merinas y de intentar enfangar a Ortega con fake news, mejor harían los dirigentes de Podemos en frenar en seco una campaña que se les ha vuelto en contra con estrépito y que ha indignado a sectores no pequeños de la sociedad española. Cuando nos tenemos que enfrentar a realidades dolorosas como la de la sanidad madrileña, donde cuarenta de cada cien máquinas de alta tecnología tienen más de diez años, debería ser fácil entender que lo que necesita nuestro sistema público de salud son más filántropos dispuestos a ayudar, siempre de acuerdo con las prioridades que marquen los gestores sanitarios. Lo que hace Amancio Ortega es seguir la estela de Bill y Melinda Gates, que donaron 33.000 millones de dólares, el 41 % de su patrimonio; de Warren B­uffet, que dono 25.000 millones, un 39 por ciento de su patrimonio; de George Soros, que donó 12.000 millones, el 49 % de su patrimonio. ¿Filántropos? Sí, gracias. Eso es compromiso activo con las causas humanitarias, eso es lo que contribuye a mejorar la sanidad pública, eso es lo que aplauden los ciudadanos; no la extraña campaña podemita ni el silencio vergonzante de los alcaldes de A Coruña y Santiago, que intentan pasar de puntillas sobre la controversia y le hurtan al gran patrón de Inditex el aplauso que su filantropía merece. Se equivocan una vez más. Y acierta Ortega con sus donaciones, que solo buscan mejorar el bienestar de la sociedad.