El Correo Gallego

Noticia 1 de 1 Opinión » La Quinta

EDITORIAL

Mariano Rajoy y una España mejor

10.12.2019 
A- A+

"HA SIDO UN HONOR -no lo hay mayor- haber sido presidente del Gobierno de España. Ha sido un honor dejar una España mejor que la que encontré. Ojalá mi sustituto pueda decir lo mismo en su día. Se lo deseo por el bien de España. Creo que he cumplido con el mandato fundamental de la política, que es mejorar la vida de las personas. Si alguien se ha sentido en esta Cámara, o fuera de ella, ofendido o perjudicado, le pido disculpas. Gracias a todos los españoles por haberme brindado su comprensión y su apoyo. Y suerte a todos ustedes por el bien de España". De esta forma se despidió Mariano Rajoy desde la tribuna del Congreso de los Diputados tras triunfar la más injustificable moción de censura: tanto por su fundamento (el Supremo puede acabar por voltear la parte de la sentencia que habla del PP como beneficiario a título lucrativo) como por los apoyos de grupos que apenas unos días antes habían aprobado sus Presupuestos. Pese a todo, el presidente censurado no mostró ni un ápice de rencor hacia quienes le había desalojado del poder. Recogió sus bártulos (metafóricamente) y regresó a la vida civil sin volver la vista atrás. Y ahora es mucho más feliz que entonces.

Peor lo llevamos el resto de los ciudadanos. Desde el 1 de junio de 2018 transcurrieron más de 18 meses y los españoles nos vimos obligados a acudir en dos ocasiones a las urnas sumidos en una parálisis más que preocupante; es decir, el Gobierno salido de una moción teóricamente constructiva (como marca la ley y obviaron PSOE, UP y los partidos que quieren independizarse) continúa con los presupuestos de Cristóbal Montoro prorrogados y nada cambió: hasta la denostada reforma laboral sigue vigente.

Ayer Mariano Rajoy volvió a Santiago y demostró lo gran estadista que es (en presente). Pocos como él pueden presentar tamaña hoja de servicios y ser capaz de no mostrar ni un ápice de rencor a quienes le privaron en dos ocasiones (la otra fue tras las matanzas del 11-M) de cumplir con ese objetivo que lleva como título el libro que presenta: Una España mejor. Lo hizo cuando heredó un país en quiebra por culpa de los desmanes de Rodríguez Zapatero y lo estaba haciendo cuando un juez vengativo añadió a una de las sentencias de la Gürtell la coletilla que propició la más injusta de las mociones de censura. Por eso no debe extrañarnos que mucha gente, sobre todo fuera del PP, suspire por su regreso. Y no es una muestra del sentido del humor de los españoles.