El Correo Gallego

Noticia 1 de 1 Opinión » La Quinta

EDITORIAL

Mezcla imposible y además muy visible

16.03.2019 
A- A+

DEBATE El espacio de unidad popular, en el que convivieron en los últimos dos años bajo la denominación de En Marea fuerzas tan dispares como Anova Irmandade Nacionalista, Esquerda Unida o Podemos Galicia, se fracturó ayer finalmente en tres bloques diferentes. Era un resultado esperado, como el que cuenta Gabriel García Márquez en Crónica de una muerte anunciada, ya que las desavenencias internas por el control del partido instrumental que daba amparo a todas las sensibilidades eran tan grandes que, a ojos vista, hacían inviable un proyecto conjunto. Pero, al margen de la pugna por el poder, se daba también una visión incompatible en el proyecto político para Galicia. La prueba evidente es que el partido instrumental encabezado por el magistrado lucense en excedencia rechaza el modelo de coalición que preconizan los seguidores de Xosé Manuel Beiras, Eva Solla y Antón Gómez-Reino porque no permite la conformación de grupo propio en Cortes. Así las cosas, se medirán en las urnas, por un lado, En Marea; y, por otro, la coalición de EU y Podemos, puesto que Anova arrojó la toalla y no concurrirá al 28-A. Como sucede con el agua y el aceite, que no se mezclan porque la polaridad se lo impide y la densidad permite verlo, la combinación de los socios de En Marea era imposible y visible.