El Correo Gallego

Noticia 1 de 1 Opinión » La Quinta

EDITORIAL

Una ministra en campaña contra Galicia

23.01.2020 
A- A+

NI ENSAYANDO se puede ser más ino-portuno. A las pocas horas de que Pedro Sánchez anunciase que visitará a Feijóo, en su ronda febril de febrero con los presidentes autonómicos, se supone que para tender puentes de diálogo institucional, la portavoz del Gobierno y ministra de Hacienda dijo diego al pago de la deuda con Galicia, después de meses diciendo digo. Más pancha que ancha, María Jesús Montero intentó incluso culpar al PP del esperpento que supone su intolerable desprecio a Galicia, su ninguneo inadmisible. Se escuda la señora ministra en que el pago de los doscientos millones del IVA retenidos por el Estado desde diciembre de 2017 debería haberse resuelto en los dos años siguientes, y que ahora "ya se perdió esa oportunidad de poder resarcir". Más que a disculpa de mal pagador -santa Rita, Rita...-, la desfachatez de Montero suena a intromisión en la vida política gallega, a sonrojante maniobra electoralista para desgastar al PPdeG, sin importarle los daños colaterales a Galicia, en este año de cita con las urnas autonómicas. Si el Gobierno de coalición pretende irrumpir en la campaña gallega cual elefante en cacharrería, aviado va y, ¡ay!, aviados vamos todos. Entendemos perfectamente el estado de cabreo del inquilino de Monte Pío, obligado a salir del territorio de la mesura para lanzar contundentes avisos a navegantes. Mejor le irá al presidente Sánchez si se toma en serio al presidente Feijóo, porque a la Xunta y a los gallegos no se nos han olvidado las reglas aritméticas; porque la Xunta y los gallegos no vamos a consentir que nadie nos quite, con desfachatez, dinero que es nuestro; porque la Xunta y los gallegos llegaremos hasta donde sea necesario, dentro de la ley, para revertir este trágala, este agravio comparativo; porque la Xunta y los gallegos, en fin, no aceptaremos de ninguna de las maneras que el Gobierno central se ría de nosotros. Esperamos una rectificación inmediata del inquilino de La Moncloa y de su ministra de Hacienda, antes de que este incendio inoportuno del impago de la deuda provoque quemaduras dolorosas e indeseables. Y sería muy de agradecer que Gonzalo Caballero ejerciese de responsable líder de la oposición y le trasladase a Sánchez que Galicia, frente a este atraco, habla con una sola voz, alto y claro. Nos parece que no es mucho pedirle al presidenciable socialista, oculto en una trinchera de espeso silencio.