El Correo Gallego

Noticia 1 de 1 Opinión » La Quinta

EDITORIAL

Necesitamos el corredor atlántico ferroviario

29.01.2019 
A- A+

QUE SE UNAN Asturias, Castilla y León y Galicia para convertir en realidad el sueño de un corredor atlántico ferroviario de mercancías es una iniciativa plausible, se mire como se mire y la mire quien la mire. Que los tres presidentes autonómicos se hayan reunido ayer en Santiago con las asociaciones empresariales que impulsaron la reinvindación del corredor, líderes sindicales, la Fegamp y la Plataforma Atlántico Noroeste es un indudable paso adelante para blindar un proyecto que Bruselas ya aceptó incluir en su nuevo marco de inversiones a partir de 2021, dotado con treinta mil millones de euros. Lo que hicieron el asturiano Fernández, el castellano Herrera y el gallego Feijóo fue atar los cabos sueltos de una red ferroviaria que necesita ganar en eficacia y, en concreto, enganchar a los ramales europeos los puertos asturianos y los de Vigo y A Coruña. Las tres comunidades se han tomado muy en serio su alianza, avalada por el Parlamento de Galicia en su día con una declaración institucional y trasladada por el Gobierno de Mariano Rajoy a la Comisión Europea. El pacto por el corredor atlántico no tiene fisura alguna, se vio ayer, lo que es fundamental para que Bruselas lo tenga en cuenta a la hora de fijar las inversiones. Por eso, sorprende que Luís Villares, líder de En Marea, saliese en tromba a criticar la foto de Feijóo con Fernández y Herrera -"é só propaganda electoral", se despachó-, antes incluso de que la cumbre del Gaiás hubiese terminado y se conociesen sus conclusiones. No hace honor a la verdad Villares cuando denuncia que los tres presidentes "non fixeron nada ata agora e non saíu nada das anteriores reunións", y se confunde de medio a medio al intentar mezclar en el mismo comunicado las churras de la enseñanza pública, las inversiones en las universidades y el edificio Fontán con las merinas de la red ferroviaria europea de mercancías. Como sorprende el lamentable desprecio de Gonzalo Caballero, líder del PSdeG, y su ceguera ante una reclamación justa y necesaria. Lo que importa aquí no son las guerras políticas, las estrategias de desgaste alimentadas desde la oposición o las fotos, sino el remar todos a una para convertir en realidad un proyecto que unirá el Noroeste y la Cornisa Cantábrica a las redes ferroviarias europeas. De eso hablaron en el Gaiás gobernantes, empresarios y sindicalistas. Y hay que aplaudir, sin duda, su acuerdo para conseguir un tren digno del siglo XXI que cubra las necesidades de asturianos, castellano-leoneses y gallegos. Bien merece la pena pagar el precio, tres mil millones de euros hasta 2025, para construir una España más equilibrada y competitiva.