Santiago
+15° C
Actualizado
martes, 19 octubre 2021
18:41
h

Aragonès pide junto a Puigdemont amnistía y autodeterminación

Creen que las medidas de gracia a los líderes del ‘procés’ no son la solución “al conflicto político”

El presidente de la Generalitat, Pere Aragonès, y el expresident Carles Puigdemont advirtieron este viernes de que los eventuales indultos a los líderes independentistas en prisión no son “la solución al conflicto político” catalán, e insistieron en reivindicar amnistía y autodeterminación.

Fue el primer encuentro entre ambos desde la toma de posesión del nuevo Govern, después de un proceso negociador entre ERC y JxCat plagado de tensiones, en el que los republicanos irritaron a Puigdemont al advertir que no admitirían “tutelas” a Aragonès a través del Consejo por la República, espacio parainstitucional que el político lidera desde Bélgica.

En su encuentro en la residencia de Puigdemont en Waterloo, convocado el mismo día en el que se celebraban en Barcelona unas jornadas con el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y el primer ministro italiano, Mario Draghi, Aragonès dijo que “los indultos pueden favorecer de forma significativa la situación de los nueve presos políticos en Cataluña”, pero no son la solución a un “conflicto de fondo, con un calado mucho más profundo”.

Tras la reunión, de cerca de dos horas y que Puigdemont definió como “franca, positiva y personal”, el presidente catalán afirmó que si llegan los indultos y los líderes del procés condenados por el Tribunal Supremo pueden salir de prisión, se habrá dado “un paso” que será “bienvenido”, pero aún no se habrá alcanzado la “solución” al “conflicto político con el Estado”.

Según Aragonès, esa “solución política global” pasaría, en primer lugar, por una “amnistía” que pusiera fin a la “represión” y, en segundo lugar, por el ejercicio del derecho a la autodeterminación.

El Govern, dijo, “está decidido a implicarse para poder resolver” este conflicto a través de la mesa de diálogo con el Ejecutivo de Sánchez.

Su análisis sobre los indultos es compartido por Puigdemont, que afirmó que, más allá de los familiares de los presos, “pocas personas se podrán alegrar tanto” como él por verlos fuera de la cárcel.

Pero puntualizó que es el Estado español quien “se ve abocado a esos indultos”, porque “sabe perfectamente que, si no toma la iniciativa, otros la tomarán por ellos”.

Y avisó de que “ninguna de las carpetas catalanas quedará cerrada”, porque “ni una sola demanda política histórica de Cataluña quedará aún satisfecha”.

El retorno de Puigdemont y los demás líderes del procés huidos “no está sobre la mesa”, aunque haya indultos, porque éstos solo beneficiarían a los nueve presos.

Su retorno, remarcó, sólo será “como personas libres”.

De hecho, emplazó a Sánchez a aclarar si España, como Estado miembro, “va a respetar o no la inmunidad de todos los eurodiputados del Parlamento Europeo”, incluida la de los tres europarlamentarios de JxCat -Puigdemont, Antoni Comín y Clara Ponsatí-, o seguirá siendo “el único Estado miembro” que “no la respeta”.

Lanzó, además, una advertencia relacionada con la mesa de diálogo que Aragonès quiere retomar con Sánchez.

Más allá de este concepto, dijo, “lo que habría que entrar es en el concepto de mesa de negociación”.

“El diálogo no necesariamente es una negociación para resolver conflictos políticos”, dijo Puigdemont, que reaccionó a la insistencia de la CUP por organizar un referéndum de autodeterminación en esta legislatura.

El PP recorta distancias en plena polémica por los indultos

Madrid. El PP, con un 23,9 % en estimación de voto, continúa recortando distancias con el PSOE y ya está a solo 3,5 puntos de los socialistas, que siguen perdiendo fuelle y obtendrían un 27,4 % de los sufragios, según el barómetro del Centro de Investigaciones Sociológicas del mes de junio.

La encuesta, elaborada entre el 2 y el 15 de junio, en plena polémica por los indultos a los condenados por el procés arroja que Vox perdería siete décimas y se quedaría en el 13 %, en tanto que Unidas Podemos, ya sin Pablo Iglesias como líder, crecería con fuerza del 10,4 al 12 %.

Cs subiría levemente, del 5,3 en la anterior encuesta al 5,7 % de junio, en tanto que Más País-Compromís, continuaría con su senda ascendente y alcanzaría el 4,1 %.

Como séptima fuerza parlamentara se sitúa ERC, que repunta hasta el 3,6 %, más del doble que sus socios en el Govern, JxCat, que se quedan en el 1,6 % de los votos.

El PNV obtendría un 1,4 % -el 1,1 en mayo-, en tanto que Bildu se quedaría en el 1 p%.

La CUP subiría dos décimas, hasta el 0,8, y el BNG también ganaría dos décimas, hasta el 0’7 %.

La vicepresidenta tercera del Gobierno, Yolanda Díaz, quien previsiblemente encabezará las listas electorales de Unidas Podemos tras la retirada de Pablo Iglesias de la política, se estrena en el barómetro como la líder más valorada, con una nota de 4,6, en la primera vez que el CIS pregunta por ella.

Supera así al presidente del Gobierno y secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, que saca un 4,2, y a Íñigo Errejón (Más País), que llega al 4,2, en la pregunta sobre valoración de líderes políticos.

Con peores notas se sitúan los presidentes del PP, Ciudadanos y Vox, Pablo Casado (3,6), Inés Arrimadas (3,5) y Santiago Abascal (2,8), respectivamente, según revela el sondeo del CIS. efe

18 jun 2021 / 19:29
  • Ver comentarios
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
TEMAS
Tema marcado como favorito
Selecciona los que más te interesen y verás todas las noticias relacionadas con ellos en Mi Correo Gallego.