Santiago
+15° C
Actualizado
sábado, 12 junio 2021
22:55
h

Aragonès ve frustrada su investidura y avisa a JxCat de que no se dejará tutelar

Marca distancia con el Consejo de la República presidido por Puigdemont y pide a su formación que no mantenga el bloqueo

El candidato de ERC a la presidencia de la Generalitat, Pere Aragonès, vio ayer frustrada por segunda vez su investidura, debido a la abstención de JxCat, y advirtió de que, si consigue ser investido, no se dejará “tutelar” por el Consejo por la República que lidera Carles Puigdemont.

No hubo sorpresas: como ya anunciaron, los 32 diputados de JxCat se abstuvieron, como en la primera votación del viernes, y volvieron a frenar la investidura de Aragonès -que no alcanzó la mayoría simple-, si bien se emplazaron a seguir negociando con los republicanos para alcanzar un acuerdo en las próximas semanas.

En la segunda votación en el Auditorio del Parlament, se repitió el resultado del viernes: frente a los 42 síes de ERC y la CUP, Aragonès recibió 61 votos en contra de PSC, Vox, En Comú Podem, Ciudadanos y PPC, además de las 32 abstenciones de JxCat.

Ahora, la presidenta del Parlament, Laura Borràs, deberá abrir otra ronda de consultas con los líderes parlamentarios antes de formular una nueva propuesta de candidato a la investidura, a la que sigue aspirando Aragonès, que confía en mover a JxCat hacia el sí, informa Efe.

Desde la votación fallida del viernes se ha activado la cuenta atrás de dos meses para intentar investir a un nuevo president, por lo que ERC y JxCat deberán intensificar sus negociaciones en las próximas semanas para evitar que, si al final no hay investidura, el 26 de mayo sean convocadas nuevas elecciones para julio automáticamente.

El pleno -resuelto en menos de cinco horas, con intervenciones más cortas que el viernes-, se inició con el discurso de Aragonès, que lanzó una advertencia a JxCat y al expresident Carles Puigdemont, al subrayar que, si es investido, gobernará “sin substituciones ni tutelas”.

Acepta “reconocer todos los espacios” independentistas, tanto en Cataluña como en el “exilio”, incluido el Consejo por la República, espacio parainstitucional encabezado por Carles Puigdemont desde Bélgica, pero pide “poner en valor el liderazgo de las instituciones de Cataluña, este Parlament, este Govern y a su presidente”.

Estas instituciones, recalcó, tienen una “responsabilidad indelegable e insustituible”, unas palabras con las que marcó territorio frente al Consejo por la República y se distanció del papel que inicialmente adoptó el expresident Quim Torra, que reconocía a Puigdemont como “presidente legítimo”.

Según el candidato republicano, “no hay motivos suficientes” para que desde JxCat sigan negándole la investidura, por lo que les pidió que “no mantengan por tiempo indefinido” su bloqueo.

Ante la ausencia del presidente del grupo de JxCat, Albert Batet, confinado por ser contacto estrecho de un positivo por coronavirus, fue la diputada Gemma Geis la encargada de replicarle.

Afirmó que ni desde JxCat ni desde “el exilio” impondrán una “tutela” a Aragonès si es president y mostró “predisposición” para el acuerdo, mientras que el diputado de ERC Sergi Sabrià reprochó a Junts la “oportunidad perdida” como consecuencia de su “grave” abstención.

Por su parte, el líder del PSC en el Parlament, Salvador Illa, auguró que, si es investido, Aragonès será un “president vicario al dictado de un inexistente y ficticio Consejo para la República”, rehén de Puigdemont.

Y si no, añadió, “habrá sido víctima de una innecesaria humillación y Cataluña continuará sin el gobierno sólido y estable que necesita”.

En un auditorio otra vez semivacío y con diputados soberanistas exhibiendo carteles con mensajes antifascistas, el presidente del grupo parlamentario de Vox, Ignacio Garriga, apostó por “liderar la reacción nacional en Cataluña” mediante “una oposición frontal a los delirios ideológicos y la agenda rupturista”.

La portavoz de la CUP, Eulàlia Reguant, advirtió a ERC y a JxCat que está en sus manos que la legislatura no sea “la del embate de la gente contra el Govern”.

La líder de En Comú Podem, Jessica Albiach, lamentó que “las lógicas de partido se impongan a las necesidades de la gente” y que Junts y ERC centren su disputa no en la crisis social, económica y sanitaria, sino en la lucha partidista por “el poder”.

El presidente del grupo de Cs, Carlos Carrizosa, avisó a Aragonès de que si es investido con los votos de JxCat y la CUP, será “rehén de una escalada radical”.

El presidente del PPC, Alejandro Fernández, criticó que ERC y Junts discutan sobre el Consejo por la República y les dijo que “va siendo hora de que rompan el cordón umbilical” con Puigdemont.

Por su parte, la portavoz del Gobierno, María Jesús Montero, urgió ayer a desbloquear la situación en Cataluña y que “pase ya este proceso de interinidad” para dar respuesta “a todos los problemas y desafíos” de esta comunidad, como la lucha contra la pandemia y la revitalización de la economía.

Insistió en su deseo de que Cataluña supere este proceso de interinidad en el que está.

31 mar 2021 / 00:15
  • Ver comentarios
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
TEMAS
Tema marcado como favorito
Selecciona los que más te interesen y verás todas las noticias relacionadas con ellos en Mi Correo Gallego.