Santiago
+15° C
Actualizado
sábado, 18 septiembre 2021
15:17
h

Inés Arrimadas aguanta al frente de Cs y anuncia una convención en el mes de julio

Nombra vicesecretarios a Edmundo Bal y a Daniel Pérez, y recalca que no tiran la toalla

Madrid. La presidenta de Ciudadanos, Inés Arrimadas, no puso sobre la mesa la dimisión de ningún dirigente del partido tras el resultado en las elecciones autonómicas madrileñas, sino que se propuso “relanzar” el proyecto “de centro liberal” que representa, anunciando además un “proceso participativo” con la militancia que desembocará en una convención política en julio.

En su intervención ante los miembros del Comité Permanente de Cs, reunidos ayer en la sede del partido, indicó que su formación seguirá siendo la voz de quienes han decidido darle su voto pese al contexto de “polarización” política actual, y defendió que el suyo es un partido “absolutamente imprescindible”. “

Seguimos trabajando porque este proyecto merece la pena y, sobre todo, porque España merece mucho la pena”, manifestó la líder de la formación naranja.

Agradeció a su candidato, Edmundo Bal, la “entrega” durante la campaña electoral --tras lo cual éste recibió un aplauso de sus compañeros-- y anunció su nombramiento y el de Daniel Pérez Calvo, actual secretario de Comunicación del partido y portavoz en las Cortes de Aragón, como vicesecretarios generales.

“Por su compromiso, por cómo han demostrado su capacidad y porque realmente representan los valores de Ciudadanos y han demostrado un liderazgo y un compromiso con el proyecto político incuestionables”, argumentó al respecto.

En la reunión que la Ejecutiva mantuvo el pasado 15 de marzo, Arrimadas amplió el Comité Permanente y aceptó que Carlos Cuadrado y José María Espejo-Saavedra renunciaran a seguir siendo vicesecretarios, pero no encargó a nadie sus funciones.

Tomó aquellas decisiones ante el malestar interno por los acontecimientos en Murcia, donde impulsaron sendas mociones de censura contra el PP en la comunidad y en el Ayuntamiento de Murcia, la primera de ellas fallida, que provocaron que Isabel Díaz Ayuso (Partido Popular) rompiera con Cs en el Gobierno autonómico de Madrid y convocara elecciones anticipadas.

La consecuencia, un nuevo revés para el partido, que ha perdido 500.000 votos en los comicios madrileños y se queda sin representación en la Asamblea autonómica al obtener únicamente el 3,57 % de las papeletas, tras haber conseguido 26 diputados en 2019 y haber gobernado durante dos años con los populares.

Frente a ello, Arrimadas subrayó que Cs es un partido de “personas valientes, que no tiran la toalla”, y recordó que hace sólo un año que se celebró la última asamblea general, en la que “se inició una nueva etapa” con “un nuevo rumbo y unos nuevos Estatutos”, tras la marcha de Albert Rivera de la formación en 2019. e.p.

05 may 2021 / 20:19
  • Ver comentarios
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
TEMAS
Tema marcado como favorito
4M
Selecciona los que más te interesen y verás todas las noticias relacionadas con ellos en Mi Correo Gallego.