El Correo Gallego

Noticia 1 de 1 Panorama | info@elcorreogallego.es  |   RSS - Panorama RSS

Ascienden a 29 los muertos en el accidente de Madeira

El siniestro se produjo al salirse de la carretera y caer sobre una casa un autobús turístico // Todas las víctimas son de nacionalidad alemana // Hay 27 heridos, de los que 4 permanecen en cuidados intensivos

Rescatistas inspeccionan el sitio del accidente el miércoles en Canico, Santa Cruz, isla Madeira (Portugal).  - FOTO: EFE/HOMEM GOUVEIA
Rescatistas inspeccionan el sitio del accidente el miércoles en Canico, Santa Cruz, isla Madeira (Portugal). - FOTO: EFE/HOMEM GOUVEIA

LISBOA. EFE  | 18.04.2019 
A- A+

La muerte de una turista alemana que se encontraba en cuidados intensivos elevó hoy a 29 el número de víctimas mortales del accidente de autobús ocurrido en la isla portuguesa de Madeira, que ha dejado también 27 heridos. Todos los fallecidos son de origen alemán.

El autobús era de una empresa turística y en él viajaba un grupo de alemanes que visitaba el archipiélago, confirmaron las autoridades.

El autobús, que trasladaba a un grupo de turistas alemanes, se salió en una curva en una carretera regional y volcó, para caer sobre una vivienda en el municipio de Santa Cruz, próximo a Funchal, la capital de la isla.

Junto al autobús siniestrado viajaba otro autocar, también turístico, cuyos ocupantes están recibiendo atención psicológica, ya que entre ellos figuraban amigos y familiares de las víctimas, según explicó el secretario de Salud de Madeira, Pedro Ramos, en la rueda de prensa.

También se han puesto traductores a disposición de los afectados para facilitar las comunicaciones y la autoridades lusas ya están en contacto con la Embajada alemana en Portugal para mantenerles informados.

Por el momento las autoridades desconocen si todos los heridos estaban dentro del autobús y las circunstancias del accidente siguen bajo investigación.

El vicepresidente del Ejecutivo regional señaló que el autobús era "relativamente nuevo", con sólo cinco años de actividad, que había pasado todas las inspecciones necesarias y estaba en condiciones de circulación.

El presidente de Portugal, Marcelo Rebelo de Sousa, que en un principio anunció que se desplazaría este mismo miércoles a la isla, decidió aplazar su viaje para dejar el avión de la Fuerza Aérea Portuguesa que iba a utilizar para el transporte de heridos, ya que previsiblemente algunos serán evacuados a Lisboa.

"Fui muy sensible a esta prioridad, que es la necesidad de los aviones, principalmente el avión que iba a utilizar de la Fuerza Aérea Portuguesa, puede ser utilizado para transportar heridos. Y siendo necesarios los dos (aviones), eso tiene prioridad", afirmó en una declaración a la prensa ante la sede de Presidencia.

Por su parte, el primer ministro portugués, António Costa, informó en su perfil oficial de Twitter de que ya transmitió sus condolencias a la canciller alemana, Angela Merkel.

Tras el traslado de los heridos, los equipos procedieron con las tareas de retirada de los cuerpos en la zona del siniestro para su traslado al Instituto de Medicina Legal, donde serán identificados.

El accidente de este miércoles fue la mayor tragedia por número de víctimas ocurrida en Madeira desde las graves inundaciones de 2010, que dejaron más de cuatro decenas de víctimas mortales.

En 2017, la caída de un árbol durante una romería dejó 13 muertos y casi medio centenar de heridos en la isla, situada a casi 1.000 kilómetros del Portugal continental y con unos 250.000 habitantes.

En accidentes de tráfico, el más grave sucedió en 1984, cuando un autobús de transporte público chocó contra un árbol en el centro de Funchal, la capital de la isla, lo que provocó más de una decena de muertos.

Al lugar del siniestro se desplazaron diecinueve vehículos de emergencias, entre protección civil, bomberos y servicios médicos. 

ÚLTIMO PARTE MÉDICO

Cuatro de los 27 heridos del accidente de autobús ocurrido el miércoles en la isla portuguesa de Madeira continúan este jueves en cuidados intensivos, mientras que las autoridades prevén empezar a identificar los cuerpos de las 29 víctimas mortales de aquí al sábado.

Según el último parte médico del Hospital de Funchal, cuatro heridos están en cuidados intensivos, ocho en servicios de ortopedia y otro internado en cuidados intermedios quirúrgicos, mientras que nueve ya han recibido el alta.

Además, hasta el momento se han realizado cinco operaciones de ortopedia y cirugía general, dos de ellas a los dos heridos de nacionalidad portuguesa.

El resto de los heridos, al igual que todas las víctimas mortales, son de nacionalidad alemana, turistas que formaban parte de un grupo que estaba de visita en la isla.

Aunque desde el hospital no confirmaron la identidad de los portugueses, medios locales aseguran que se trata del conductor del autobús y de la guía que les acompañaba.

"Todavía estamos en una fase de identificación de las víctimas", explicó la presidenta del Servicio de Salud de Madeira, Tomásia Alves, por lo que aún no han podido hacer llegar las informaciones a los familiares.

El Instituto de Medicina Legal, encargado de las autopsias, informó de que espera que de aquí al sábado "consigan iniciar los procesos de identificación y la entrega de los cuerpos".

Los equipos del instituto fueron reforzados con un grupo de peritos que llegó desde el continente.

Además, el hospital aseguró que no está prevista la evacuación de ningún herido a Lisboa, como se había informado en las primeras horas tras el siniestro.

La Fiscalía está investigando las circunstancias del accidente, aunque medios locales citan a testigos que apuntan a un posible problema en los frenos que habría provocado que el autobús en el que viajaban los turistas se saliera de la calzada y se precipitara sobre una vivienda.

Las víctimas estaban alojadas en el hotel Quinta Espléndida, situado en la localidad de Caniço, a pocos metros del lugar del accidente y donde se ha instalado un centro de apoyo para los familiares.

La mayoría de las víctimas, 28, fallecieron en el lugar del accidente, mientras que la última, una mujer, murió cuando estaba internada en los cuidados intensivos del Hospital de Funchal.