El Correo Gallego

Panorama | info@elcorreogallego.es  |   RSS - Panorama RSS

Críticas y aplausos a partes iguales a la propuesta de modificar la Lomce

La Xunta asegura que el Ministerio no les trasladó el documento // Carmen Calvo ve "buenas condiciones" para llevarla a cabo // Los estudiantes piden "valentía"

Los alumnos no tendrán las evaluaciones de fin de ciclo y tendrán una nueva asignatura en un curso de Primaria: Educación en Valores Cívicos y Éticos - FOTO: Sangiao
Los alumnos no tendrán las evaluaciones de fin de ciclo y tendrán una nueva asignatura en un curso de Primaria: Educación en Valores Cívicos y Éticos - FOTO: Sangiao

ROSA RÍOS - SANTIAGO  | 10.11.2018 
A- A+

La reforma en la educación que está preparando el Gobierno español contempla, entre otros asuntos, que el Estado no regulará el uso de la lengua cooficial poniéndola en manos de las comunidades autónomas, la eliminición de la obligatoriedad de ofrecer la asignatura de Religión en 1º y 2º de Bachillerato, además de no contar en la nota media para acceder a la universidad, y la eliminación de las tan discutidas y mal llamadas reválidas.

El documento remitido por el Ministerio de Educación a las principales organizaciones de la comunidad educativa para su consulta pública titulado Propuestas para la Modificación de la Ley Orgánica de Educación fue recibido por sindicatos, docentes, familias y estudiantes con críticas y aplausos. Le dan la bienvenida por lo que supone de reformar la ley pero lo consideran insuficiente porque no deroga la Lomce ni pretende una reforma profunda del sistema educativo.

En Galicia, los responsables de ensino de la Confederación Intersindical Galega (CIG) y Comisións Obreiras (CCOO) se muestran contentos porque entienden que la propuesta "resposta" a las reivindicaciones que vienen haciendo desde la entrada en vigor de la Ley Wert y están de acuerdo en que es un punto de partida para debatir los temas punto por punto. Mientras, desde la CIG aseguran que coinciden con sus principales denuncias, echan de menos "maior contundencia" en los cambios. José Fuentes, de CC OO, insiste por su parte en que encuentra buenas intenciones en el documento, pero entiende que para llevarlas a cabo de forma adecuada, "requiren" un plan de acción "claramente definido, pero también presupuestado". "Boas intencións si, pero agora accións", dice el sindicalista.

También coincide en darle la bienvenida a la reforma Paula Carreiro, de UGT, aunque advierte de que la central está estudiando el documento para consensuar su posición entre todas las comunidades autónomas. Eso sí, tienen claro que apoyan la atención a la diversidad y la lucha contra el fracaso escolar pero no están de acuerdo en la evaluación a los docentes. En lo que no difiere ningún sindicato en Galicia es en que la medida supone volver a la LOE, aunque piden actualizaciones por el cambio sufrido por la sociedad desde entonces. También son contundentes al asegurar que lo adecuado es que la reforma sea duradera en el tiempo y por eso van a ser críticos con cada punto para alcanzar un consenso.

ANPE, por su parte, declara que la propuesta solo conlleva cambios legislativos superficiales y no reponde a la reforma profunda que necesita el sistema educativo y exige que el debate se lleve a la Mesa de Negociación del personal docente.

Por parte de los gobiernos autónomos, desde la Xunta, la Consellería de Educación, preguntada por su valoración, respondió ayer que no entra a valorar una reforma educativa que "non coñece" porque el Ministerio "non lle trasladou ningunha proposta nin ningún documento" a las comunidades autónomas, "polo menos a Galicia". "Non sería rigoroso", aseguraron enl a Consellería, "facer unha valoración previa ao coñecemento do texto".

Sin embargo, el conseller de Enseñanza de la Generalitat, Josep Bargalló, mostró su satisfacción por la propuesta, aunque hubiera preferido una derogación absoluta de la norma. Además, señaló que "desaparecen las voluntades intervencionistas" del Estado con la lengua, en referencia al uso de la lengua cooficial. Desde la Generalitat Valenciana consideran que las medidas están "en sintonía" con las acciones de su Ejecutivo.

Carmen Calvo, vicepresidenta del Gobierno central, indicó que "ve buenas condiciones" para la reforma, que se trata de un asunto "mayor" para el Gobierno que quiere acometer el acuerdo, "contando con todo el mundo".

No opinan lo mismo los partidos de la oposición. El presidente del PP, Pablo Casado, ya mostró su "rechazo absoluto" a lo que llama el "desmantelamiento" de la Lomce y acusó al Ejecutivo de querer "cargárselo todo, volver al modelo fracasado del paro juvenil masivo". Desde Ciudadanos, Toni Roldán aseguró que el Gobierno "crea más divisiones que soluciones" y le reprocha que plantee la reforma ahora tras haber "dinamitado" el Pacto de Estado por la Educación al abandonar la negociación el pasado marzo "después de 18 meses de trabajo".

La Confederación de Nais e Pais de Galicia le hizo llegar al Gobierno un documento con todos los puntos que considera "absolutamente" necesarios para una nueva "Lei Educativa Participativa, Democrática e Inclusiva", mientras la Ceapa -padres y madres del Estado-, la considera una propuesta "muy positiva" porque "ya es hora de que se entierre la Lomce que ha sido una ley nefasta para la educación en España".

Los estudiantes ven "con buenos ojos" las propuestas del departamento de Celaá, aunque creen que el Gobierno debería ser "más valiente" y no limitarse a resolver los problemas urgentes del sistema educativo. Así, la Confederación Estatal de Asociaciones de Estudiantes Canae, pide que se sienten las bases de un modelo educativo más estable y anuncia una batería de propuestas para acometer esta reforma.

También quiso hacer oir su voz la Asociación Mundial de Educadores Infantiles (AMEI-Waece), al pedir a Educación que la reforma establezca que se estudiará la financiación de la educación infantil de primer ciclo (de 0 a 3 años), que permita su universalización.