El Correo Gallego

Noticia 1 de 1 Panorama | info@elcorreogallego.es  |   RSS - Panorama RSS

Empeora la borrasca que trae cada CIS

Tras el estrepitoso fracaso andaluz, el nuevo barómetro sigue mimando al PSOE y sabe poco de Vox

A.P.F.  | 06.12.2018 
A- A+

La borrasca mensual que se cierne sobre la península ibérica cada vez que aparece un barómetro del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) provoca reacciones similares a las de una tormenta con origen en el Caribe. La prueba del algodón de las elecciones andaluzas vino a demostrar que el laboratorio (a él no le gusta que le llamen cocina) de José Felix Tezanos parece estar más en la madrileña sede socialista de la calle Ferraz que el número 8 de la calle Montalbán, donde se ubica el CIS. La debacle del sondeo electorales del 2-D en Andalucía no se recordaba en este país, a pesar de que fueron muchas las encuestas erradas.

Por eso, y por poner dos ejemplos de partidos maltratados (en la encuesta, se entiende), Albert Rivera, criticó a Tezanos, exmiembro de la ejecutiva del PSOE, y le pidió que dimita si es que tiene "un mínimo de dignidad". "Lo mejor que puede hacer el señor Tezanos es dimitir, por responsabilidad", dijo Rivera y en el PP más de lo mismo. Fue la portavoz, Dolors Montserrat, la última en sumarse instando a Tezanos, a disculparse ante la sociedad por los últimos resultados de la encuesta. "La verdad es que si Tezanos no ha acertado en Andalucía, imagínense en las próximas elecciones generales; quizás vemos al PSOE en el Grupo Mixto, porque lo que dice, no acierta", bromeó Monserrat.

¿Y qué dice el último barómetro del CIS? Mantiene al PSOE como primera fuerza política con un 31,2 % de voto más simpatía, seguido del PP, que vuelve a ser segundo con el 19,1 %, y sitúa a Cs y a Podemos prácticamente empatados con alrededor del 18 %, mientras no prevé la irrupción de Vox, que se queda con un 2,5 %.

La encuesta, cuyo trabajo de campo se elaboró entre el 1 y el 11 de noviembre, antes incluso del comienzo de la campaña electoral en Andalucía, refleja una caída de cuatro décimas en el PSOE; una subida de un punto al PP; y un retroceso de Cs, que pasaría del 21 % de octubre al 18,2 % de noviembre. Esto sitúa a Cs en tercera posición pero casi empatado con Unidos Podemos y sus confluencias que siguen estancados en el 18 % y en el cuarto puesto.

En quinta posición y con una subida del 4,3 al 4,8 % se sitúa ERC, a quien sigue Vox, que pasa del 1,3 al 2,5 % y se coloca por delante del PDeCAT, que cae del 1,4 al 0,8 %. También el PACMA, partido de ámbito nacional como Vox, supera a los nacionalistas catalanes y experimenta una subida de medio punto hasta el 2,1 % en voto más simpatía.

Con estos resultados que ofrece el CIS parece poco probable que Vox y el PACMA pudieran obtener escaño en el Congreso si se celebraran elecciones generales al tener repartidos sus votos por todas las circunscripciones, a diferencia de los partidos nacionalistas que tienen concentrado el voto. A En Marea, por ejemplo, la sitúa en el 0,9%.

En la explicación del barómetro que ofrece el CIS se aclara que los datos "en ningún caso" representan un "modelo de estimación de voto", sino simplemente el dato bruto de "voto más simpatía".De este modo, el CIS volvió a ofrecer los datos sin "cocina" tal y como estaba haciendo -no sin polémica- desde que el histórico dirigente socialista José Félix Tezanos fue nombrado presidente del organismo. No fue así en el barómetro preelectoral de los comicios andaluces, en el que el CIS recuperó el sistema tradicional de estimación de voto empleado en las últimas dos décadas. Una cocina que, es evidente, acabó por quemar los alimentos.