El Correo Gallego

Noticia 1 de 1 Panorama | info@elcorreogallego.es  |   RSS - Panorama RSS

Férrea defensa del PP a su pacto con la ultraderecha para Andalucía

Insiste en que su acuerdo con Vox es "constitucional y moderno" // Feijóo recalca que "no damos ni un paso atrás en violencia de género" // Las mujeres empiezan a movilizarse contra posibles recortes en sus derechos

Beatriz Bosquet con la representante del Partido Popular, Carmen Crespo - FOTO: ECG
Beatriz Bosquet con la representante del Partido Popular, Carmen Crespo - FOTO: ECG

PATRICIA HERMIDA   | 11.01.2019 
A- A+

En pleno 2019, el futuro Gobierno de Andalucía se declara antiabortista y contrario a la memoria histórica. A pesar de sus reticencias delante de las cámaras, PP y Ciudadanos ya han atado un pacto para gobernar esta comunidad durante los próximos cuatro años gracias al apoyo de Vox. La ultraderecha irrumpe así (aunque indirectamente) en las instituciones españolas, casi 44 años después de la muerte del dictador. Y la alianza también tiene repercusiones en Galicia, donde el presidente de la Xunta justificaba ayer el acuerdo con Vox: "No damos ni un paso atrás en violencia de género, confío plenamente en nuestro candidato Juan Manuel Moreno porque es fiable y centrista". Las palabras de Alberto Núñez Feijóo se esperaban en el PP, después de que destacadas figuras como Borja Semper cuestionasen estas nuevas relaciones. Ahora los populares recalcan que "el acuerdo es constitucional, moderado y moderno". En Galicia, ya hay candidatos municipales del PP que se abren a pactar con Vox para lograr alcaldías en mayo. Desde Vigo, Elena Muñoz indica que el acuerdo con Vox "es una buena noticia" tras 36 años de gobierno socialista en Andalucía. Y sobre su posible reedición en la ciudad olívica, recalca que "esa decisión la tomaremos después de las elecciones y por el bien de los vigueses". El presidente de la Xunta y líder de los populares gallegos se muestra "tranquilo y seguro de que Moreno Bonilla hará lo razonable y lo que puede suscribir cualquier militante del PP". Niega discrepancias con el partido a nivel estatal. Y sobre una reedición de ese pacto para las autonómicas de 2020, apuesta por ir "partido a partido".

Pero la triple hermandad andaluza ya nace con tensiones. Ciudadanos insiste en que su acuerdo es con PP, no con Vox. Y la ultraderecha avisa con "continuar peleando por la aplicación de todo nuestro programa". El popular Juan Manuel Moreno Bonilla se erigirá como presidente de la Junta la próxima semana, con debate de investidura los días 15 y 16. Pablo Casado presume de que su partido "es el único que puede pactar con la derecha y la izquierda, a Andalucía llevamos la regeneración". Pero el líder de Ciudadanos, Albert Rivera, quiere marcar distancias con los ultras: "Vox se la ha tenido que envainar, votaremos contra las leyes que no nos gustan y su acuerdo con el PP es papel mojado". Desde la formación de extrema derecha, su secretario general, Javier Ortega-Smith, advierte que "lucharemos por aplicar todas las propuestas que le hicimos al PP, no renunciamos a ningún punto".

Ya ayer la presidenta del Parlamento andaluz, Marta Bosquet, proponía a Bonilla como candidato tras su ronda de contactos con todos los partidos, incluidos PSOE y Adelante Andalucía. Susana Díaz no se presentará como candidata, pero "liderará la oposición". El Gobierno central anunciaba el miércoles que permanecerá vigilante ante cualquier vulneración de los derechos civiles en esta comunidad. Y los colectivos feministas preparan las movilizaciones de un 8-M contundente, ante un programa de la extrema derecha que cuestiona nada menos que la legislación contra la violencia de género. Todavía no existe un documento que englobe el programa definitivo del nuevo Gobierno, con 11 consejerías (dos menos que en la anterior legislatura) a través del bipartito PP-C's. En sus negociaciones a puerta cerrada e incluso en espacios secretos, los populares y la extrema derecha también firmaron sus propias condiciones. Incluyen desde medidas antiabortistas, hasta la eliminación de la Ley de la Memoria Histórica, o la prioridad para la tauromaquia y la caza. Estos elementos no aparecían en la firma con Ciudadanos. Según el líder de esta formación en Andalucía y futuro vicepresidente, Juan Marín, "lo que han negociado Vox y PP deben resolverlo ellos, nuestro acuerdo es con los populares con 90 puntos y 21 medidas en 100 días... yo no estoy vinculado con el resto".

Pero el PP insiste en su estrategia de normalizar las relaciones de poder con la ultraderecha. Según su presidente Pablo Casado, "nosotros sí que sabemos lo que es pactar". Reformula así su anterior discurso de idolatría por la lista más votada. La portavoz de su grupo en Andalucía, una Carmen Crespo encargada de presentar a Moreno Bonilla como candidato, recalca que no hay "puntos ocultos" en el pacto con Vox. En las condiciones de la ultraderecha presentadas el martes para facilitar el cambio andaluz, figuraba la eliminación de las leyes contra la violencia de género y por los derechos de los LGTB. Finalmente, esas medidas no aparecían en la rúbrica del jueves.

También falta una fotografía conjunta de las tres formaciones promotoras del cambio de gobierno. Y en la derecha no faltan algunas voces críticas contra este giro hacia postulados tan extremos. Borja Semper ironizaba el miércoles desde su perfil de Twitter: "Ya puestos, hubiera sido más directo exigir la expulsión de Andalucía a los que no sean de Vox. Pero pata negra. Y nos evitamos tanto rollo".

Ahora el PP recalca públicamente que todos los barones de las comunidades autónomas respaldan el acuerdo. Y según su portavoz en el Congreso, Dolors Montserrat, "seguimos siendo el centro derecha reformista y liberal, que vela por la libertad de todos los españoles... hemos aglutinado a otras fuerzas hacia nuestros postulados". Se impone así el ideario de que el PP ha domado presuntamente a la fiera.

 

EN EL OJO DEL HURACÁN

"Por la vida y la familia"

••• El líder de Vox en Andalucía ya dejó claro ayer cómo actuará su formación a partir de ahora. En su intervención tras reunirse con la presidenta del Parlamento, Juan Manuel Serrano no admitió preguntas de los periodistas. Y anunció que apoyará la investidura de Moreno "para defender a España, a las familias y a la vida". El partido dirigido a nivel estatal por Santiago Abascal se compremete a "luchar contra el totalitarismo ideológico de la izquierda, por eso nos tienen tanto miedo". Propone la creación de una Consejería de Familia (otro eje de discrepancias con Ciudadanos), para apostar por la natalidad, la vida y el apoyo a las familias numerosas. Y afirma que "la derechita cobarde ha sido vencida por este pacto".

Alberto Núñez Feijóo

Presidente de La Xunta de Galicia

"El pacto con Vox es transparente y lo suscribiría cualquier militante del PP. La mayoría de los andaluces no están preocupados por lo que se ha firmado"

Javier Losada

Delegado del Gobierno en Galicia

"Nos preocupa el pacto del Partido Popular que da alas a Vox. La violencia de género no es un invento del feminismo radical sino un problema de derechos fundamentales"