El Correo Gallego

Panorama | info@elcorreogallego.es  |   RSS - Panorama RSS

Sánchez e Iglesias acuerdan un Gobierno de mano izquierda

Milagro del 10-N: España estrenará un Ejecutivo de coalición y el líder de Podemos asciende de vetado a vicepresidente // Pacto de contenido social, con el escollo de Cataluña

Sánchez pasó en tres años del abrazo a Rivera –hoy en fuera de juego– al abrazo a Iglesias. Costó pero llegó
Sánchez pasó en tres años del abrazo a Rivera –hoy en fuera de juego– al abrazo a Iglesias. Costó pero llegó

XOSÉ RAMÓN R. IGLESIAS SANTIAGO   | 13.11.2019 
A- A+

Pedro Sánchez ganó las elecciones generales y Pablo Iglesias, el pulso en el bloque de la izquierda. Lo que no pudo ser y además fue imposible en cinco largos meses, los que trascurrieron desde aquel 28 de abril en que tuvo lugar la primera cita con las urnas de este año, al 23 de septiembre en que quedaron convocados automáticamente los comicios del pasado domingo, se resolvió milagrosamente en poco más de 24 horas. España tendrá, por primera vez en su historia, un Gobierno de coalición, que será progresista y con mano tendida a las múltiples pequeñas formaciones de izquierda que pueblan el Congreso y sin cuyo concurso el pacto firmado en la mañana de ayer por los líderes de PSOE y Podemos quedaría en papel mojado.

El máximo dirigente de la formación morada destrozó la estrategia diseñada por el asesor áulico monclovita, Iván Redondo, y acabó torciendo el brazo al presidente del Gobierno en funciones y candidato del PSOE el 10-N, que de nuevo asume un giro inesperado en su algo alocada e irreflexi- va carrera política. Iglesias y Sánchez, como queriendo emular a James Dean en Rebelde sin causa, se habían retado hace meses a una de esas carreras de gallinas que salen en la película de Nicholas Ray: los dos se montaron en sus respectivos bólidos y aceleraron hacia los acantilados sabiendo que perdería el que frenase antes... o el que se precipitase al vacío. Resultaba obvio que el conductor socialista llevaba un mejor coche, de marca más reconocida y más caballos de potencia, pero más que una ventaja, las buenas prestaciones de su automóvil pudieron ser también su problema, porque cuanto antes llegase, antes se la pegaba. La clave era controlar los tiempos y aquí el piloto rupturista supo administrar mejor los ritmos del reto mortal, hasta provocar que su contrincante entrase en pánico y activase el ABS, mientras él se tiraba en marcha de su vehículo. Cuando Sánchez se detuvo, pensó por un momento que había ganado la carrera al ver como el auto familiar de su rival caía sobre los peñascos del arenal electoral, pero no tardó en verlo en pie a su lado, tocándole con sus nudillos la ventanilla de su deportivo para reclamar el botín apostado. El líder del PSOE comprendió que había perdido y apenas unas horas después ya estaba ofreciéndole el Gobierno de coalición.

La historia del nacimiento de este primer Gobierno central bipartito, con vocación netamente progresista, en esencia fue así, aunque también se podría haber contado con reiterativas fechas de desencuentros, cálculos electoralistas perversos, cifras de escaños ganados y perdidos, días de ira fecundos en reproches, reñidas negociaciones con falsificaciones y filtraciones incluidas, y la repetición esperpéntica de unos comicios que le salen a los españoles por un ojo de la cara. Podría relatarse así, sin épica alguna y con moderada emoción, que fue en realidad como presentaron ayer el pacto sus protagonistas.

El primer Ejecutivo que surge porque el PSOE cede a su izquierda -González siempre se lo negó a Anguita- podría venderse como algo histórico, pero por ahora sólo existe su esqueleto: Sánchez presidente e Iglesias, vice. El resto se negociará estos días.

Texto íntegro del preacuerdo

1. Consolidar el crecimiento y la creación de empleo. Combatir la precariedad del mercado laboral y garantizar trabajo digno, estable y de calidad.

2. Trabajar por la regeneración y luchar contra la corrupción. Proteger los servicios públicos, especialmente la educación -incluyendo el impulso a las escuelas infantiles de cero a tres años-, la sanidad pública y la atención a la dependencia. Blindaje de las pensiones de nuestros mayores: asegurar la sostenibilidad del sistema público de pensiones y su revalorización conforme al coste de la vida. La vivienda como derecho y no como mera mercancía. Apostar por la ciencia como motor de innovación económica y dignificar las condiciones de trabajo del sector. Recuperar talento emigrado. Controlar la extensión de las casas de apuestas.

3. Lucha contra el cambio climático: la transición ecológica justa, la protección de nuestra biodiversidad y la garantía de un trato digno a los animales.

4.Fortalecer a las pequeñas y medianas empresas y a los/as autónomos/as. Impulsar la reindustrialización y el sector primario. Facilitar desde la Administración las bases para la creación de riqueza, bienestar y empleo, así como el impulso digital.

5. Aprobación de nuevos derechos que profundicen el reconocimiento de la dignidad de las personas como el derecho a una muerte digna, a la eutanasia, la salvaguarda de la diversidad y asegurar España como país de memoria y dignidad.

6. Asegurar la cultura como derecho y combatir la precariedad en el sector. Fomentar el deporte como garantía de salud, integración y calidad de vida.

7. Políticas feministas: garantizar la seguridad, la independencia y la libertad de las mujeres a través de la lucha decidida contra la violencia machista, la igualdad retributiva, el establecimiento de permisos de paternidad y maternidad iguales e intransferibles, el fin de la trata de seres humanos con fines de explotación sexual y la elaboración de una Ley de igualdad laboral.

8. Revertir la despoblación: apoyo decidido a la llamada España vaciada.

9. Garantizar la convivencia en Cataluña: el Gobierno de España tendrá como prioridad garantizar la convivencia en Cataluña y la normalización de la vida política. Con ese fin, se fomentará el diálogo en Cataluña, buscando fórmulas de entendimiento y encuentro, siempre dentro de la Constitución. También se fortalecerá el Estado de las autonomías para asegurar la prestación adecuada de los derechos y servicios de su competencia. Garantizaremos la igualdad entre todos los españoles.

10. Justicia fiscal y equilibrio presupuestario. La evaluación y el control del gasto público es esencial para el sostenimiento de un Estado del bienestar sólido y duradero. El Gobierno impulsará políticas sociales y nuevos derechos con arreglo a los acuerdos de responsabilidad fiscal de España con Europa, con a una reforma fiscal justa y progresiva que nos acerque a Europa y en la que se eliminen privilegios fiscales".

LAS CUENTAS PARA UNA INVESTIDURA MINIFUNDISTA

La investidura cuenta ya, a priori, con 159 votos favorables, lejos todavía de la mayoría absoluta que se requiere para ser elegido presidente en primera votación. Son los 120 votos del PSOE, los 35 de Unidas Podemos y sus confluencias, el diputado del Partido Regionalista de Cantabria, socio del PSOE, y los tres de Más País y Compromís ya que, aunque no sellen el preacuerdo, tanto Íñigo Errejón como el valenciano Joan Baldoví se han comprometido en todo momento a apoyar un Gobierno progresista. A estos 159 apoyos, Pedro Sánchez podría sumar sin demasiadas dificultades los 7 del Partido Nacionalista Vasco y los únicos escaños con los que cuentan el BNG y Teruel Existe. De este modo, serían 168 apoyos. Si a estos se unieran los 10 de Ciudadanos, el líder socialista tendría la investidura salvada. Pero los naranjas ya anunciaron que no respaldarán al candidato del PSOE, al que no le quedará más remedio que someterse a la segunda votación, donde le vale con una mayoría simple, es decir, más votos afirmativos que negativos. Y aquí entrarían en escena los votos de las fuerzas nacionalistas más reticentes, con los que socialistas y rupturistas están abocados a negociar como mínimo quince abstenciones, ya que Partido Popular, Vox y Navarra Suma son votos seguros en contra. Coalición Canaria sería quien más cerca podría estar de prestar el apoyo de sus dos diputados, mientras que JxCat ya anunció que sus ochos representantes se mantendrán en el 'no'. A Sánchez le quedarían ERC (13), Bildu (5) y CUP (2), el independentismo con el que el candidato socialista no querría contar. Pero tendrá que sentarse a dialogar con ellos y lo más probable es que apueste por los republicanos catalanes.

Pedro Sánchez presidente del gobierno "Los españoles han hablado y nos corresponde superar el bloqueo. En julio estuvimos muy cerca y somos conscientes de la decepción que supuso"

Pablo Iglesias líder de podemos "Es tiempo de dejar atrás cualquier reproche. Seremos leales a este Gobierno, que es la mejor vacuna contra la extrema derecha crecida"