El Correo Gallego

Panorama | info@elcorreogallego.es  |   RSS - Panorama RSS

Aung Min Hlaing

Twitter cancela la cuenta del jefe del Ejército birmano

RANGÚN (BIRMANIA). EFE  | 16.05.2019 
A- A+

La red social Twitter ha cancelado la cuenta del jefe del Ejército birmano, el general Aung Min Hlaing, que también fue vetado anteriormente en Facebook para prevenir el aumento de "las tensiones étnicas y religiosas" en el país.

La ONU ha pedido que se juzgue al líder castrense por su responsabilidad en las operaciones militares llevadas a cabo hace dos años en el estado Rakáin, en el oeste, que causaron el éxodo de más de 700.000 miembros de la minoría rohinyá a la vecina Bangladesh.

El jefe del Ejército birmano, que tenía más 20.000 seguidores en Twitter, ha defendido en diversas ocasiones en las redes sociales que no hubo un excesos en esa campaña, calificada sin embargo como una "limpieza étnica" con indicios de genocidio por la ONU tras centenares de testimonios de violaciones y asesinatos.

Twitter no ha emitido ningún comunicado sobre las razones para cancelar la cuenta del general esta semana, aunque en sus normas menciona "los tuits o comportamientos abusivos" como uno de los motivos para suspender perfiles de forma temporal o permanente.

El pasado agosto, Facebook bloqueó a Aung Min Hlaing, junto a la de otros militares y grupos en Birmania (Myanmar), para prevenir la incitación al odio y las noticias falsas.

Entonces, el general decidió abrirse una cuenta en la red social rusa VK, pero tres semanas después también fue vetado en esta por violar las "condiciones del servicio".

El jefe de las Fuerzas Armadas birmanas solía usar el término "bengalí" para referirse a los rohinyás, una minoría musulmana a los que las autoridades niegan la ciudadanía y tratan en general como inmigrantes de Bangladesh, donde tampoco son reconocidos.

En Birmania, un país de mayoría budista, los rohinyás son discriminados y privados de derechos, al tiempo que unos 120.000 se encuentran hacinados en campos de desplazados en Rakáin en condiciones precarias desde una ola de violencia sectaria en 2012.