Santiago
+15° C
Actualizado
viernes, 10 julio 2020
21:10
h

El Gobierno culpa a PP y ERC de su pacto para la reforma laboral

Afirma la portavoz que el Ejecutivo se vio obligado a negociar al ver en peligro la prórroga del estado de alarma// Ahora ve fundamental el diálogo con la CEOE

El Gobierno justificó ayer el polémico pacto suscrito entre el PSOE con Unidas Podemos y EH Bildu por el que se comprometió a derogar íntegramente la reforma laboral en la “obligación” del Ejecutivo de “amarrar” los votos necesarios para garantizar que la quinta prórroga del estado de alarma que autorizó el miércoles el Con-greso salía adelante.

En la rueda de prensa posterior al Consejo de Minis-tros que aprobó la nueva prórroga hasta el 7 de junio en los términos autorizados por la Cámara Baja, la ministra de Hacienda y portavoz del Ejecutivo, María Jesús Montero, culpó a PP y a ERC de forzar al Gobierno a explorar nuevas alianzas.

Montero subrayó que “lo deseable” habría sido que el PP “no hubiera dimitido de su responsabilidad” al decidir votar en contra de la prórroga, pero también, en alusión a ERC, que se situó en el no, lamentó que entrase “en una dinámica de negociación imposible con la esperanza de que la responsabilidad de otros partidos salvara la prórroga”. “Algunos votan en contra con los dedos cruzados para que salga adelante”, interpretó.

El acuerdo con Bildu a cambio de una abstención que finalmente no resultó imprescindible para superar la votación de la quinta prórroga ha molestado tanto en el seno del Gobierno como dentro del PSOE

Pero lejos de asumir el error, Montero pretendió descargar la responsabilidad en otros. Así, inició su exposición haciendo un llamamiento a “resetear” ciertas actitudes políticas porque la situación sanitaria y económica del país “no puede permitirse vetos contrapuestos que hacen inviable los acuerdos”.

Sobre el polémico acuerdo con Bildu, negociado a espaldas de ministros directamente afectados como Nadia Calviño y del resto de partidos, Montero reivindicó que la “obligación” del Ejecutivo es “dialogar y amarrar los apoyos necesarios” para mantener el estado de alarma mientras sea el único instrumento del que se dispone para restringir la libertad de circulación de los españoles.

Dicho esto, justificó el pacto con Bildu por la actitud del PP y ERC, que decidieron situarse en el voto en contra convencidos de que serían otras fuerzas políticas las que salvarían la votación. Montero lamentó que el principal partido de la oposición abandonara la sensatez y permanezca en cambio mirando “de reojo lo que hace la ultraderecha” de Vox.

También se quejó de que una formación que se define progresista como ERC, aunque sin citarla expresamente, entrase “en una dinámica de negociación imposible con la esperanza de que la responsabilidad de otros partidos salvara la prórroga”.

En cuanto al fondo de la reforma laboral, Montero se alineó con la aclaración posterior del PSOE al acuerdo firmado con Unidas Podemos y Bildu, recordando que el acuerdo programático de la coalición de Gobierno habla de derogar con urgencia los aspectos más lesivos.

La única autocrítica que hizo Montero fue cuando reconoció entender la sorpresa que generó en el presidente de la patronal CEOE, Anto-nio Garamendi, el acuerdo con Bildu. Y aseguró que “el diálogo con empresarios y sindicatos es más importante que nunca” y que éste será el marco donde se negociarán las medidas laborales.

Y aunque admitió que el Gobierno podría hacer las cosas “mejor”, denunció los intentos de la oposición de intentar “desgastar” al Gobierno. Sin embargo, ha subrayado que el Gobierno de coalición con Podemos se encuentra “fuerte, cohesionado y unido, le pese a quien le pese”, informa Europa Press.

Preguntada por el malestar que el acuerdo con Bildu generó en el PNV a las puertas de una campaña, Monte-ro subrayó que el PSOE mantiene con Bildu “diferencias abismales”.

Núñez Feijóo: ningún político en su juicio acordaría con EH-Bildu

Santiago. El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, cargó ayer contra el acuerdo alcanzado entre PSOE, Uni-das Podemos y EH-Bildu para derogar la reforma laboral del PP y consideró que “ningún político en su sano juicio” pactaría en este momento con una fuerza “residual” como la liderada por Arnal-do Otegi.

En una comparecencia de prensa posterior a la reunión semanal del Gobierno gallego, Núñez Feijóo tachó de “disparate” el hecho “de firmar con un partido disparatado como Bildu” cuestiones tan sensibles como “haciendas, vidas y empleos de 47 millones de españoles”.

“En el momento en el que España va a pedir más dinero que nunca a Europa generar el escenario de menor estabilidad y solvencia que nunca... Esto no se le ocurre a ningún político en su sano juicio”, remarcó.

Reprochó que el Ejecutivo negocie de forma unilateral “con un partido residual” la derogación de esta reforma sin hablar con los sindicatos, ni con la patronal y con el resto de formaciones políticas.

En su opinión , el Gobierno también batió “un récord de contradicciones” en la negociación de la última prórroga del estado de alarma en la que “engañó primero al BNG, al PNV, a Cs y a Bildu” e incluso a una parte del Gobierno.

Todo ello hace que sea imposible tomarse en serio que el Gobierno busque reeditar los denominados Pactos de la Moncloa, ya que al pactar con fuerzas como EH-Bildu se “dinamitan” el resto de opciones, consideró. efe

22 may 2020 / 23:55
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
Tema marcado como favorito