Santiago
+15° C
Actualizado
domingo, 01 agosto 2021
20:12
h

El juez García Castellón investigará a Francisco González por administración desleal

audiencia nacional. El juez de la Audiencia Nacional Manuel García Castellón acordó investigar al expresidente del BBVA Francisco González por un supuesto delito de administración desleal en el marco de la causa sobre los encargos de la entidad a la empresa Cenyt, vinculada al excomisario José Villarejo. En un auto, el titular del juzgado central de Instrucción 6 atribuye indiciariamente este nuevo delito a González, que ya estaba siendo investigado por cohecho y descubrimiento y revelación de secretos, e imputa al responsable de comunicación del BBVA, Paul G.Tobin, por posible encubrimiento.

El magistrado atiende, de este modo, la petición de la Fiscalía Anticorrupción, que en un informe del pasado 8 de julio solicitó que se informara a González de que las pesquisas incluían una presunta administración desleal por utilizar recursos del banco para uso personal.

En concreto, el Ministerio Público se refería al empleo de los medios de la entidad para valorar la adquisición de una finca a título privado.

Sobre este punto se pronunció recientemente el que fuera director del gabinete de presidencia y actual jefe de auditoría interna del BBVA, Joaquín Gortari, que explicó que aunque los empleados no podían hacerlo, el presidente sí estaba habilitado a ello para evitar posibles conflictos de interés.

El juez recoge los argumentos de la Fiscalía en su auto, e informa a Francisco González de su derecho a declarar nuevamente, “si lo estima oportuno”, pero esta vez “sobre este nuevo delito investigado”.

El banquero ya le ha solicitado que deje sin efecto la decisión de ampliar la investigación, y ha negado que encargara a Cenyt informe alguno para valorar la adquisición de una finca.

De hecho, todas las gestiones que realizó con “brokers” y tasadoras fueron pagadas “de su bolsillo”, añade González en su recurso, en el que advierte de que no puede existir administración desleal si el principal afectado, que sería el BBVA, no ha interpuesto acciones legales.

IMPUTADO EL RESPONSABLE DE COMUNICACIÓN DEL BBVA. El magistrado también ha imputado al responsable de comunicación del BBVA a instancias de Anticorrupción, que sostiene que Tobin guarda “relación estrecha con los hechos investigados” en esta pieza separada sobre los negocios del excomisario.

Además, recordaban los fiscales en su último escrito, su testimonio “no se encuentra amparado por secreto profesional alguno” y serviría para esclarecer los indicios pues “dada su posición, se evidencia un trato cercano al expresidente de la entidad”, en alusión a FG (Francisco González).

Se remitían al interrogatorio de la responsable de seguridad física, Inés Díaz Ochagavia, quien relató que crearon una carpeta en la nube para “levantar la información” que pudiera existir en la entidad sobre las contrataciones con Cenyt, a petición de Paul G.Tobin.

Ahora el juez recupera el informe de Anticorrupción y apunta que “la información de la que dispuso PwC” para elaborar el “forensic” realizado por la entidad a raíz del caso Villarejo no incluye “ni la carpeta creada por Tobin ni la relación específica de metadatos” que permitiría rastrear qué personas podían acceder a ella.

A partir de todo ello se podría constatar asimismo “si existió borrado de algún archivo, máxime cuando existen correos electrónicos con archivos adjuntos sin que consten estos últimos”.

Por este motivo, el magistrado cree necesaria la declaración como investigado del directivo, por posible encubrimiento de FG.

OTRAS PRUEBAS.Finalmente, el instructor oficia a la Policía para que acuda a la sucursal del BBVA en la que, en diciembre de 2004, se abrió la primera cuenta de Cenyt, y recabe información como el contrato de apertura, cartulina de firmas y la identificación de personas que hayan operado con la cuenta en extracciones en metálico.

Al mismo tiempo, da traslado a la entidad para que, con pleno respeto a su derecho de defensa, se informe de una serie de extremos relacionados con la investigación, y ofrece a los empresarios supuestamente perjudicados, entre ellos el expresidente de Sacyr, Luis del Rivero, que ejerciten las acciones que crean oportunas.

La “operación Trampa”, novena pieza del caso Villarejo, gira en torno a los supuestos servicios de espionaje a políticos, empresarios y periodistas que el banco encargó al excomisario desde 2004, cuando la constructora Sacyr inició un movimiento para tratar de tomar el control de la entidad que finalmente no tuvo éxito.

A mediados de 2019, el juez acordó la imputación del BBVA y Francisco González en una causa en la que figuraban como investigados otros exdirectivos, como el exjefe de seguridad Julio Corrochano, o el ex consejero delegado Ángel Cano.efe

21 jul 2021 / 18:49
  • Ver comentarios
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
TEMAS
Tema marcado como favorito
Selecciona los que más te interesen y verás todas las noticias relacionadas con ellos en Mi Correo Gallego.