Santiago
+15° C
Actualizado
viernes, 20 mayo 2022
02:02
h

Una Azovstal devorada por las llamas con soldados condenados en su interior

Ucrania propuso el intercambio de los combatientes más graves por prisioneros rusos // Según la viceprimera ministra, a día de hoy, es imposible desbloquear” la planta por “medios militares

Lo que había sido un gran complejo industrial del sector metalúrgico, de 11 kilómetros cuadrados de extensión (prácticamente una pequeña ciudad), ha quedado reducido a cenizas, como toda la urbe que lo rodea. De Azovstal, en Mariúpol, solo queda el esqueleto. Los techos destruidos por misiles caen como goteras de hormigón sobre los soldados que se refugian en su interior. El polvo en el ambiente tras los sucesivos ataques dificulta su respiración. Y el aislamiento total por el cerco impuesto por las tropas rusas hace imposible que puedan comer o beber. Sin reservas, heridos, mutilados... No saben cuánto tiempo más tendrán que esperar para salir... Si es que salen algún día.

Y es que el propio presidente ucraniano, Volodimir Zelenski, lamentaba a comienzos de semana la situación de estos soldados –en su mayoría miembros del ultranacionalista Batallón de Azov–, asegurando que es “prácticamente imposible” su evacuación, como sí se logró hacer gracias a la colaboración de la OTAN y Cruz Roja con los civiles. La falta de municiones es uno de los principales problemas y los rusos no atienden a razones. De hecho, mientras salían los civiles, estuvieron muy pendientes para que no se colasen en medio soldados de Azov.

Así, entre operaciones a corazón abierto sin anestesia y amputaciones de las que recuperarse sin los cuidados médicos necesarios, siguen sucediéndose los días, y ya van meses. Además, las fuerzas armadas de Ucrania volvieron a alertar este jueves de que las tropas rusas “no dejan de infligir ataques aéreos” sobre la planta, donde además fallan a diario los nuevos corredores humanitarios propuestos, tal y como informó ayer el asesor del alcalde de Mariúpol, Petro Andriushchenko.

“En Mariúpol, los principales esfuerzos de los ocupantes rusos se centran en bloquear y tratar de destruir nuestras unidades en el área de la planta de Azovstal. El enemigo no deja de infligir ataques aéreos”, señalaron las fuerzas armadas de Ucrania en su último informe.

Por su parte, Andriushchenko hizo hincapié en que en Mariúpol prácticamente no hay agua, comida ni espacios para vivir, una situación que ha precipitado que las autoridades ucranianas hayan propuesto a Rusia el intercambio de combatientes de la planta siderúrgica a cambio de prisioneros rusos.

Quizá esa será la única salvación posible para los más de medio millar de soldados de Azov atrapados. El intercambio propuesto a Rusia fue confirmado a última hora del miércoles por la viceprimera ministra ucraniana, Irina Vereshchuk, quien reconoció que, a día de hoy, es “imposible desbloquear” la planta de Azovstal por “medios militares”.

Por ello, apuntó que el objetivo de Ucrania pasa, al menos, por lograr la liberación de los defensores “más gravemente heridos”, si bien incidió en que aún no se ha llegado a un acuerdo y que las negociaciones están en marcha. Mientras, el tiempo corre en su contra, pues la planta vuelve a estar en llamas a consecuencia de los bombardeos y cada vez peligran más vidas.

“Azovstal está siendo atacada no solo desde el cielo y con artillería, sino también con tanques y (Rusia está) tratando de abrirse paso con tropas”, denunció Andriushchenko, quien definió la zona como “el infierno en la Tierra”. Infierno que cada vez arde con más fuerzas, especialmente desde hace tres días, cuando la ofensiva sobre la metalúrgica se retomó tras la salida de un convoy de evacuación de Naciones Unidas cargado de civiles hacia Zaporiyia.

nuevo vídeo cnn
asesinato de civiles desarmados

··· La cadena estadounidense CNN publicó en la noche del jueves un vídeo obtenido por la cámara de vigilancia de un negocio a las afueras de Kiev en el que aparentemente cinco soldados rusos disparan a dos civiles ucranianos desarmados por la espalda. Uno de ellos era el propietario de un concesionario de vehículos que fue saqueado, cuya familia no facilitó su nombre, y el segundo se llamaba Leonid Oleksiyovych Plyats, de 68 años, y trabajaba como guardia de seguridad. Ambos se habían rendido.

13 may 2022 / 00:00
  • Ver comentarios
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
Tema marcado como favorito