Santiago
+15° C
Actualizado
domingo, 04 diciembre 2022
02:05
h
la incógnita. Por el momento nada se sabe sobre la adopción de medidas adicionales en este ámbito, pero el Ejecutivo sigue apostando por subvenciones generalizadas TEXTO Antonella Santos

¿Habrá mayores ayudas al repostaje o se bajará el impuesto al combustible?

La rebaja del IVA sobre el precio de la luz es una medida que resulta bienvenida por una población que ya no sabe cómo ingeniárselas para llegar a fin de mes, pero lo cierto es que, a todas luces, parece insuficiente. A la gente de a pie lo que más le preocupa en estos momentos es el precio del combustible, que no deja de incrementarse día tras día y ya amenaza con poder llegar a los tres euros si la subida progresiva se mantiene por más tiempo.

En los últimos días, el litro de gasolina ha rebajado ligeramente su precio, hasta situarse en la actualidad en los 2,172 euros (el día 17 de junio, la pasada semana, había llegado a los 2,189). Mientras, el gasoil no da tregua y sigue acercándose al coste de la gasolina, estando ya en 2,122 euros el litro. Cinco céntimos de distancia entre ambos combustibles y una presión sobre los bolsillos de los conductores difícil de sostener.

Así las cosas, la vicepresidenta primera del Gobierno y ministra de Asuntos Económicos y para la Transformación Digital, Nadia Calviño, trató de lanzar un mensaje de tranquilidad este miércoles, afirmando que la bonificación al combustible se mantendrá hasta el 30 de septiembre de manera “generalizada”, porque “es lo más eficaz”. Sin embargo, los 20 céntimos son ya insuficientes en un momento en el que las petroleras se han comido prácticamente esa cuantía en el caso del litro de gasolina y van camino de hacerlo más pronto que tarde también en el caso del gasoil.

Sobre su posible ampliación por encima de los 20 céntimos nada se sabe y parece que habrá que esperar a que el próximo sábado el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez anuncie todas las medidas para ver si subir de 20 céntimos está entre ellas, algo que, por el momento, parece poco probable. De manera que aunque hay gasolineras como Repsol que descuentan hasta 30 céntimos, es por iniciativa propia.

NO HABRÁ DIFERENCIAS POR RENTAS NI POR PROFESIÓN. Otro de los puntos de conflicto en este ámbito es precisamente el que la tarifa sea generalizada para toda la población y no tenga en cuenta, tal y como propuso hace unas semanas la vicepresidenta segunta del Gobierno, Yolanda Díaz, el nivel de renta de cada persona o, como propusieron desde las asociaciones de transportistas, el importante kilometraje que ellos, por su profesión, deben realizar cada día.

“Al aplicarse a toda la población, inmediatamente baja el IPC. Es una de las medidas más eficaces que hemos puesto en marcha y vamos a seguir en esa dirección”, indicó la vicepresidenta Calviño en declaraciones en televisión ayer.

De este modo, zanjó de una el debate sobre si la bonificación debía tener en cuenta las rentas, como se pedía desde Podemos –un punto más en el que los socios de Gobierno muestran una tensa relación con el PSOE que hace aguas–.

NO HAY CONFIRMACIÓN SOBRE POSIBLES BONIFICACIONES AL TRANSPORTE PÚBLICO. Y con los combustibles a semejante precio, para muchas personas el transporte público es ya una opción que valorar seriamente. Falta un pequeño empujón (fundamentalmente en lo que tiene que ver con su precio) para que dejen a un lado el coche particular y cojan trenes o autobuses. Empujón que parece que aún no se dará ni se avanzará, al menos no hasta el sábado.

Y es que Calviño no quiso confirmar este miércoles si la prórroga del paquete anticrisis que se aprobará el sábado incluirá bonificaciones al transporte público, algo que también le demandó Unidas Podemos. La vicepresidenta se limitó a indicar que se está trabajando en un conjunto de medidas que aún tienen que “aquilatarse” de aquí al sábado.

“Todas las medidas que tomemos se van a basar en una evaluación seria de su eficacia y viendo también las medidas que están poniendo en marcha países de nuestro entorno que funcionan y cuáles pueden ser necesarias ante el nuevo escenario”, aseguró. Y si de ver lo que hacen otros países se trata... La respuesta es clara: bajar impuestos. Los países europeos, en su mayoría, han optado por tasas impositivas más pequeñas o incluso nulas sobre el combustible, al ver que no pueden hacer otra cosa para frenar su avance. En España, ni siquiera se ha escuchado hablar de ello por ahora.

evoluciones
España paga más que la media de la UE

··· España es uno de los países europeos con menor carga de impuestos sobre el litro de combustible, a pesar de que casi el 50 % de lo que se paga va directamente a las arcas del Estado. Sin embargo, unos impuestos menores no han sido suficientes para frenar la escalada de precios hasta el punto de que los conductores españoles ya están pagando los combustibles muy por encima de la media de la UE e incluso de Francia, Alemania e Italia.

··· Desde la última semana de marzo (antes de que se empezase a aplicar la bonificación de 20 céntimos) el litro de gasolina ha subido en España 23 céntimos y el de diésel siete. En la UE la gasolina solo subió nueve céntimos en la UE y el diésel incluso bajó cinco. Mientras que en Alemania la gasolina bajó trece céntimos y el diésel veinte.

23 jun 2022 / 00:00
  • Ver comentarios
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
Tema marcado como favorito