Santiago
+15° C
Actualizado
jueves, 24 junio 2021
10:07
h

Igea tiene "absoluta confianza" en los diputados de Ciudadanos y no teme imposiciones nacionales a favor de la moción de censura en Castilla y León

Arrimadas se reunirá la próxima semana con Mañueco y espera que el socialista Tudanca termine de entender que mantiene su apoyo al PP en la comunidad

El vicepresidente y portavoz de la Junta, Francisco Igea, de Ciudadanos, ha expresado este jueves su "absoluta confianza" en todos los procuradores del Grupo Parlamentario -está integrado por doce representantes en total- y se ha mostrado convencido de que ninguno de ellos está dispuesto a cambiar el sentido de su voto en la moción de censura "por una dádiva", al tiempo que ha garantizado que no teme imposiciones nacionales a favor de la moción.

"Son lo mejor de nuestro partido, son el alma de nuestro partido, son gente honrada, decente y comprometida", ha aseverado Igea, que ha sido tajante al advertir de que quien piense que los procuradores de Ciudadanos van a cambiar el sentido de su voto es porque no les conocen. "Este partido hace honor a sus compromisos y cuando se cumplen nosotros cumplimos porque somos gente de palabra", ha aseverado.

En este sentido, ha asegurado que no se le ocurriría pedir a ningún procurador que plasmara su compromiso por escrito. "Es una cosa de la que estoy convencido, aseguro que esto va a ser así", ha zanjado sobre el rechazo de Cs a la moción de censura.

Igea ha advertido que el secretario regional del PSOE, Luis Tudanca, va a tener que dar "muchas explicaciones" por las afirmaciones que ha realizado en las últimas horas respecto a que puede haber procuradores de Ciudadanos partidarios de apoyar la moción de censura, ya que "carecen del mínimo rigor".

"La sensación de abandonar mi actual cargo es de cualquier cosa menos de temor, el día que deje esto será uno de los días más felices de mi vida", ha aclarado también respecto a sus expectativas de futuro para recordar que estar en el Gobierno es una responsabilidad y es "difícil" ante la situación que vive la comunidad por la pandemia del coronavirus.

En este sentido, ha reseñado que no teme que haya imposiciones de la dirección nacional de su partido a favor de la moción de censura planteada por Tudanca y ha garantizado no tener miedo". "Soy una persona conocida porque suele decir su opinión, también lo hice en su momento, pero tengo lealtad absoluta, no al partido, sino a las ideas que simboliza este partido".

"Fue mi partido quien me encargó presentarme a las elecciones autonómicas, fue mi partido quien me encargó negociar un acuerdo, soy responsable con los encargos que me hace mi partido", ha explicado Igea.

Por otra parte, el presidente de la Junta de Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco, ha avanzado que su gabinete trabaja con el de la presidenta de Ciudadanos, Inés Arrimadas, para mantener una reunión la próxima semana. Además, ha asegurado que confía en la palabra de Igea, ya que, a su juicio, ha demostrado en estos dos años de legislatura que "con su intuición" las medidas que se han adaptado desde la Junta ha servido para "salvar vidas".

Por su parte, Igea ha subrayado que ha hablado con su partido y ha recibido un mensaje de Inés Arrimadas en el que garantiza su visita a la comunidad la próxima semana y en el que le traslada un mensaje de "tranquilidad". "No hay duda de cuál es la postura de Ciudadanos a este respecto, ya la próxima semana viene Arrimadas, a ver si así Tudanca se acaba de enterar", ha insistido el vicepresidente.

En este sentido, Igea ha defendido que en Castilla y León los compromisos se cumplen "a la perfección". "Tenemos un gobierno estable, no es un Gobierno ni del PP ni de Ciudadanos, es el Gobierno de Castilla y León". EUROPA PRESS

Cierre de filas de la formación naranja desde Andalucía

El “efecto mariposa” del obús político lanzado por Ciudadanos en forma de moción de censura con el PSOE en Murcia, donde gobernaba con el PP, se ha traducido en Andalucía, a simple vista, en un doble cierre de filas, tanto hacia el Gobierno con los populares como hacia su líder nacional, Inés Arrimadas.

Veinticuatro horas después de que estallara la tormenta, el responsable regional del partido, Juan Marín, sigue capeando el temporal insistiendo ante los periodistas en lo dicho desde el minuto uno: las elecciones en Andalucía serán en dos años y Cs ha hecho “lo correcto” en Murcia, nadie cuestiona a su presidenta, según informa Eva Ruiz, de la Agencia Efe.

El líder andaluz no se sale del guión, aunque a nadie se le escapa que en los lugares donde se da una réplica del modelo de coalición con el PP que ahora se ha roto habría gustado que las cosas se hicieran de otra manera en el feudo murciano o, al menos, en otro momento y no en medio de una pandemia.

“Es que parece que Ciudadanos tiene la culpa de todo”, es el comentario dolido de un diputado naranja en uno de los numerosos “corrillos” a los que ha dado lugar el pleno ordinario del Parlamento, donde todo el protagonismo se lo ha llevado la estabilidad del Gobierno andaluz tras el órdago murciano.

Este lamento se une a una pregunta: “¿De verdad pensaban en Madrid que no iba a repercutir en los sitios donde gobernamos con la misma fórmula?”, se plantean cerca de las altas instancias de la formación, donde se cree que habría sido más oportuno dejar pasar el verano antes de plantear movimientos de este tipo.

Todo esto ocurre en una formación en la que las aguas habían empezado a moverse ya para una cita con las urnas que se presume aún lejana, y en la que se mira de reojo si podría salir alguna voz discordante también con el planteamiento en el tablero parlamentario.

“El grupo está cohesionado”, defendía este miércoles Marín a escasos metros de Moreno, en una frase que resume el sentir de sus 21 diputados tras la reunión en la que el líder regional pulsó la situación en Andalucía con sus compañeros de grupo, después de lo ocurrido también en la Comunidad de Madrid.

Fue este un encuentro que desde dentro se califica como “duro” y en el que quedó claro que el interés de todos ellos va por el mismo camino: Ciudadanos disfruta ahora de una buena posición, ocupa prácticamente medio gobierno en la Junta y cuenta con una veintena de escaños, todo lo cual no está garantizado que se mantenga cuando se abran las urnas, a tenor de las últimos sondeos.

“Si ya estamos débiles...”, deslizan desde el interior del grupo, descartando cualquier movimiento que diera lugar a una posible moción de censura que además -y esto se comparte en las distintas corrientes internas- sería difícil de entender tras apenas dos años de “gobierno del cambio”.

Hay quien confía incluso en que este “todos a una” acalle de hecho debates internos hasta que las elecciones estén más cerca, y que las palabras más grandilocuentes que se pronuncien vengan de citas de otros políticos, como la que hizo el portavoz adjunto, Fran Carrillo, con el presidente de la primera república, Estanislao Figueras, al comienzo de este pleno.

“Estoy hasta los cojones de todos nosotros”, dijo en la tribuna del Parlamento. Hoy, además de declinar realizar más declaraciones, se le veía en la entrada al Salón de Plenos conversando con Marín, que a continuación departía distendidamente, también ante las cámaras, con la consejera de Igualdad y presunta rival en clave de partido, Rocío Ruiz. EFE

11 mar 2021 / 17:01
  • Ver comentarios
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
Selecciona los que más te interesen y verás todas las noticias relacionadas con ellos en Mi Correo Gallego.