Santiago
+15° C
Actualizado
martes, 07 diciembre 2021
20:34
h

Juan Carlos I optó por Dubai y no por Galicia para evitar a la prensa

En Emiratos “no molesto a la Corona”, reconoce// Admite sentir que algunos amigos le han dado la espalda en su situación actual, según el libro de Debray

El rey emérito quiere volver a España desde su exilio voluntario en Emiratos Árabes Unidos, donde permanece desde agosto del año pasado y donde se siente abandonado por algunos de sus amigos que le han dado la espalda, pero también es plenamente consciente de su situación y mantiene su deseo de no perjudicar a su hijo.

Eso es al menos lo que cuenta la periodista francesa Laurence Debray en su libro Mon roi déchu (Mi rey caído), en el que repasa su fascinación por don Juan Carlos, de quien ha escrito una biografía, así como los varios encuentros que ha mantenido con él en los últimos años, el último de ellos en Dubai la pasada primavera.

Una publicación en la que la autora dice no entender por qué el exjefe del Estado optó por el exilio y considera que Felipe VI no debería haber cedido ante la insistencia del Gobierno. Planteamiento ante el que Juan Carlos I le reconoció que se enfrentaba a “muchas presiones” y decidió dejar Zarzuela y no quedarse, por ejemplo en Galicia, porque le habrían perseguido por todas partes los periodistas. “Desde aquí no molesto a la Corona”, le subrayó.

En este sentido, cabe recordar que antes de su marcha a Dubai a principios de agosto pasado estuvo en Sanxenxo, localidad a la que acudía con bastante frecuencia, y que fue desde Galicia desde donde partió hacia Emiratos Árabes Unidos.

Tras varias conversaciones telefónicas y mensajes de Whatasapp durante el confinamiento por la pandemia, la escritora viajó a Emiratos en abril para reunirse en persona con el rey emérito, a quien admitió que esperaba encontrar “en un castillo” pero quien “no va vestido de rey”, sino con ropa deportiva que le hace parecer a “un turista estadounidense”, según informa Europa Press.

“He perdido doce kilos”, le contó a Debray, que constataó que ya no tenía la cara hinchada por los medicamentos y presentaba un aire saludable, pero que también se traslucía de él un halo de tristeza, aunque manteniendo “su risa franca, de niño”.

Don Juan Carlos, que saludó sin problemas con dos besos a la francesa tras pedirle que se quitara la mascarilla -”siempre ha amado el riesgo”, dijo ella-, “se levanta con problemas y avanza con paso inseguro con ayuda de un bastón”, precisó en su descripción del encuentro.

Según Debray, “su distancia no le impide estar informado de todo”. “España sigue estando evidentemente en el corazón de sus preocupaciones y el futuro de la monarquía es la primera de sus inquietudes”, aseguró.

En ese encuentro, “habla abiertamente de la situación delicada en la que se encuentra y, con un cierto pudor, de los amigos que le han dado la espalda. Incluso aquellos que le deben la riqueza y la fama”, si bien la periodista no da ningún nombre. Pese a todo, “no se queja de nada, solo constata, resignado”, añadió.

El antiguo monarca, muy al día ya que usa WhatsApp y Zoom según la escritora, reconoció que lo que más echaba de menos de España era “la comida”, aunque confesó que uno de sus amigos le hace llegar jamón serrano.

A sus 83 años y tras sus muchas operaciones, incluida una a corazón abierto en 2019, parece consciente de que podría no volver de su exilio. Según cuenta Debray en su libro, tras su primer encuentro en Abu Dhabi le llamó para volverse a ver.

“Mi llamada llega en mal momento. Está aún muy conmovido por el entierro del príncipe Felipe de Inglaterra, su primo político”, fallecido el 9 de abril”, relataba la escritora. “Fue magnífico, verdaderamente muy emotivo y elegante”, le dijo don Juan Carlos sobre el funeral, a lo que ella le respondió que “también se hacen buenos entierros en España”.

“El entierro de mi padre también fue muy bonito”, le reconoció. “Ahora debo pensar en el mío”, agregó.

De la relación con don Juan, su padre, habló en otro encuentro con Debray en 2014, cuando aún estaba en la Zarzuela. Él fue su verdadero mentor. “Estaba lejos físicamente pero moralmente estaba a mi lado”, le dijo.

Le confesó su pesar por no haber dado la importancia que tenía al acto en el que renunció a sus “derechos dinásticos” para que su hijo pudiera convertirse en rey de España. “Fue una jornada muy emotiva. Me arrepiento de no haberle atribuido más énfasis. Si tuviera que hacerlo de nuevo, le daría más importancia”, le dijo.

En cuanto a la mala relación entre su padre y Franco, reconoció que era una “pelota de ping-pong”.

Respecto a él y el dictador, aseguró que había cierta confianza entre ambos.

Regreso a españa
No sabe cuándo volverá

···Al ser preguntado por Laurence Debray en una conversación telefónica a mediados de noviembre pasado sobre cuándo tiene planeado regresar a España, el rey emérito admitió que “no tengo ni idea. Algunos están muy contentos de que me haya marchado”, y dijo también que en Emiratos tiene “buenos amigos”. No obstante, señaló que “sólo hace falta que coja un avión” para regresar, algo a lo que la francesa le animaba para que pueda poner en valor su legado, ante lo que don Juan Carlos aseguró que “las instituciones que he dejado deberían bastar, hablan por sí mismas; pero es cierto, se destruyen más fácilmente las instituciones que se construyen”. Una vuelta a España sobre la que Debray afirmó este miércoles en CNews que el exjefe del Estado espera poder hacerlo, indicando que “es muy consciente de su situación, pero que no se deja invadir por la amargura”, y subrayó que desde la soledad del exilio “intenta no molestar a su hijo y no molestar a la Corona”.

07 oct 2021 / 18:07
  • Ver comentarios
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
Selecciona los que más te interesen y verás todas las noticias relacionadas con ellos en Mi Correo Gallego.