Santiago
+15° C
Actualizado
lunes, 25 octubre 2021
22:29
h

JxCat, eje central y “no sectario” del independentismo

Carles Puigdemont advierte de que el partido debe ser una “herramienta no excluyente”

El expresidente de la Generalitat Carles Puigdemont dio ayer el pistoletazo de salida al congreso fundacional de JxCat, que representa a su entender la “corriente central” del independentismo y de Cataluña en su conjunto y que debe ser una “herramienta no sectaria ni excluyente”.

Junts per Catalunya retransmitió ayer el acto inaugural de su proceso congresual como partido, una retransmisión en diferido a través de su canal de YouTube, con un formato insólito, como si se tratara de un programa televisivo, con montaje y edición, conducido por la periodista Pilar Calvo.

El acto ha ido intercalando discursos de las caras más conocidas de JxCat con vídeos enlatados y una conversación entre “presos y exiliados” en un plató donde estaban presentes físicamente Josep Rull, Jordi Turull, Jordi Sánchez y Meritxell Borràs, que han intercambiado unas palabras de ánimo y afecto con la imagen virtual de cuerpo entero de Carles Puigdemont y Lluís Puig.

En su intervención, en la que no ha hecho ni una sola referencia al PDeCAT, que podría escindirse del espacio de JxCat, Puigdemont subrayó que en su nueva organización “no sobra nadie”.

“Nos necesitamos todos, todas las miradas, acentos y estrategias para conseguir legar a las generaciones futuras el país al que tenemos derecho. Nuestra aspiración es reforzar la alianza de quienes estamos en el mismo bando, fortalecernos internamente para llegar hasta el final en los objetivos que nos marquemos”, dijo.

En pleno pulso con la dirección del PDeCAT, apeló a las bases de JxCat: “Os pido que todos trabajemos para hacer de JxCat una herramienta no sectaria ni excluyente, que se comporte como una organización moderna”.

“Mantengamos la apertura de miras a un lado y otro, seamos la corriente central de un país que es diverso, plural, subrayó.

Este propósito de convertir JxCat en el “carril central del país” es el mismo que expresó, con otras palabras, Jordi Sànchez, que apostó por construir un proyecto de “gran centralidad”.

En un clima ya preelectoral en Cataluña y en abierta pugna con ERC por situarse en cabeza en la carrera hacia las elecciones, el líder de la Crida Nacional per la República ha subrayado: “Junts es el partido que quiere volver a tener una hegemonía en este país, una hegemonía fuerte, que incorpore todas las sensibilidades”.

En la ronda de discursos de los presos, Joaquim Forn empleó un concepto pujolista que en su día definió a Convergència, para explicar lo que es JxCat, una fuerza que “debe convertirse en el ‘pal de paller’ (eje central) del independentismo”.

El exconseller preso Josep Rull fue el único de los que intervinieron que reivindicó su procedencia política: “Vengo de Convergència”, señaló, antes de destacar que JxCat pretende aunar fuerzas entre “gente de tradiciones políticas muy diferentes”.

En el acto fundacional del partido de Puigdemont brillaron por su ausencia las referencias al PDeCAT, formación heredera de CDC. No hubo llamamientos directos a la cúpula del PDeCAT, que encabeza David Bonvehí, a sumarse al proyecto de JxCat, porque la nueva organización aspira a absorber la militancia y los cuadros dirigentes de la formación demócrata sin pactar cuotas.

En los vídeos que la realización fue intercalando entre los discursos aparecieron figuras históricas de CDC como el exalcalde de Barcelona Xavier Trias o los exconsellers de la época pujolista Josep Maria Cullell y Joan Vallvé, para expresar su apoyo a Junts.

También intervinieron dos exconsellers que huyeron a Bélgica con Puigdemont, Antoni Comín y Lluís Puig, pero no apareció la también exconsellera y ahora eurodiputada de JxCat, Clara Ponsatí.

Junts per Catalunya –hasta ahora una marca electoral surgida en 2017, sin estructura de partido– inició ayer su proceso congresual.

25 jul 2020 / 20:30
  • Ver comentarios
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
Tema marcado como favorito