Santiago
+15° C
Actualizado
jueves, 22 octubre 2020
01:14
h

La Generalitat pide a Sánchez la moratoria del IVA, del impuesto de sociedades y la SS

Asegura que si dependiera de su Gobierno, la medida que reclama “ya” se habría tomado

El vicepresidente de la Generalitat en funciones de presidente, Pere Aragonès, ha pedido en una carta al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, una moratoria en el pago del IVA, el Impuesto sobre Sociedades y las cotizaciones de la Seguridad Social para los sectores más afectados por las medidas para frenar la pandemia de la covid-19.

Aragonès, también conseller de Economía y Hacienda del Govern catalán, destaca en su carta que las medidas “difíciles pero del todo imprescindibles” que adopta la Generalitat por la pandemia afectan especialmente a sectores como el de bares y restaurantes y crean un escenario económico difícil, por lo que pide al ejecutivo central que “esté a la altura”.

“Hemos tomado decisiones difíciles (explica Aragonès) porque tienen un impacto muy severo sobre sectores económicos de nuestro país muy importantes. Pero hemos tomado las decisiones necesarias para intentar avanzar la respuesta a una evolución de la covid-19 que amenaza, si no la frenamos a tiempo, con provocar una situación tan complicada como la que vivimos la pasada primavera”, indica.

Aragonès subraya que “una de las medidas más destacadas y con una derivada económica de mayor calado” es la de limitar la actividad de bares y restaurantes durante 15 días. “Tras esta medida  –aduce– no hay ninguna otra voluntad que contribuir a limitar las interacciones sociales en unos espacios en los que, a pesar del gran esfuerzo de los profesionales, la ciudadanía se relaja en exceso y facilita la propagación de la pandemia. Es una medida severa a nivel económico pero al tiempo, totalmente imprescindible a nivel sanitario”.

El vicepresidente señala también que se han tomado otras medidas similares, como el cierre de ludotecas, parques de atracciones, salas de juego y centros de estética, y limitado el aforo a ámbitos económicos tan diversos como el del ocio nocturno, “que lleva meses sin poder trabajar”, subraya.

El vicepresidente indica que el Govern, en su próxima reunión, aprobará un paquete de medidas económicas dirigidas a esos sectores, entre ellas una línea de avales extraordinarios por medio del Institut Català de Finances (ICF) para cubrir las necesidades de tesorería a corto plazo de las empresas.

“Pero si queremos que realmente (las medidas) actúen como un auténtico plan de rescate (agrega Aragonès-, necesitamos ir acompañados de una moratoria del cobro de impuestos”. El vicepresidente incide en que “es imprescindible que ante la difícil situación a que se ven abocadas muchas empresas catalanas”, el Gobierno decrete la moratoria en el pago del IVA, Impuesto sobre Sociedades y cotizaciones de la Seguridad Social, además de una moratoria en el pago de préstamos y de los suministros básicos.

COBRANDO IMPUESTOS “Lo que no tendría ningún sentido (continúa el vicepresidente) es que el Estado continuara cobrando impuestos con normalidad cuando muchas empresas, a consecuencias de las medidas para frenar la covid-19, no pueden operar con normalidad”. Aragonès pide, por ello, que el Gobierno actúe “con la máxima celeridad”.

Asegura que la suya “es una exigencia urgente”, que si dependiera de la Generalitat, “ya” se habría tomado, y que se suma, recuerda, “a la necesidad no atendida de ayudar económicamente a los padres y madres que no pueden trabajar porque deben atender a menores en cuarentena preventiva”.

Aragonès reitera también en su carta la petición de que la Generalitat gestione directamente la parte de los fondos europeos de reconstrucción que le corresponden a Cataluña, y explica que su gobierno ha diseñado “un plan de reactivación con una clara vocación transformadora del modelo productivo”, concluye.

Las antiguas juventudes del CDC deciden romper con el PDeCAT

Santiago. La Joventut Nacionalista de Catalunya (JNC), las juventudes de la antigua CDC, aprobaron ayer romper el protocolo de relaciones con el PDeCAT y apostar por el nuevo partido del expresidente Carles Puidemont, Junts.

Según indicó la JNC en un comunicado, el acuerdo de ruptura del vínculo que le unía con el PDeCAT fue adoptado con el 88 % de los votos del Consell Nacional, reunido en sesión extraordinaria para votar la propuesta planteada por el comité ejecutivo nacional. Las juventudes postconvergentes afirmaron que siempre han apostado “por la consolidación de Junts per Catalunya como partido político aglutinador de la corriente central del independentismo”, y así lo expresaron en el Congreso de Reus (Tarragona) del año 2019 y en diversos posicionamientos del Consell Nacional.

Destacan, en este sentido, que “la voluntad mayoritaria de la militancia siempre ha sido esta”, y sostienen que no son ellos los que se han movido de aquello que defendían, por lo que su posicionamiento “no puede coger a nadie por sorpresa”.

La JNC opina, además, que el PDeCAT “ha decidido que supedita el objetivo nacional de la independencia de Cataluña a una serie de condiciones que nosotros no compartimos, de modo que nuestra relación no puede continuar”.

Los jóvenes posconvergentes consideran que el instrumento más útil para caminar hacia la independencia es el partido de Puigdemont porque “desde la transversalidad quiere continuar el proyecto independentista”. EFE

17 oct 2020 / 23:30
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
Tema marcado como favorito