Santiago
+15° C
Actualizado
domingo, 28 febrero 2021
17:36
h

Los países de la UE analizan al detalle el pacto pos-‘brexit’

Los embajadores de los Veintisiete expondrán sus posturas mañana en un nuevo encuentro

Los Estados miembros de la Unión Europea se encuentran inmersos en el análisis del acuerdo sobre la relación con el Reino Unido tras el brexit, con vistas a respaldar su aplicación provisional desde el próximo 1 de enero.

Aunque se conocen las líneas generales de ese pacto, del que Bruselas informó el pasado jueves, los elementos concretos no han sido detallados, a la espera de su escrutinio por los estados, algo que tiene lugar en las distintas capitales y en Bruselas en reuniones de expertos de manera simultánea.

En pleno período festivo navideño los trámites se suceden a ritmo acelerado, con vistas a facilitar la aplicación provisional del acuerdo a principios de año.

Por primera vez en la historia de la UE, el 25 de diciembre tuvo lugar una reunión de embajadores europeos y en ella se analizó el acuerdo, que establece el marco de la relación futura entre las partes a partir del 1 de enero de 2021, cuando la legislación comunitaria habrá dejado de aplicarse en territorio británico.

Está previsto que los embajadores se reúnan de nuevo mañana para volver a abordar el asunto, indicaron fuentes diplomáticas.

La CE propuso la aplicación provisional del acuerdo entre el 1 de enero y el 28 de febrero de 2021, mientras se completa el proceso de aprobación formal, que exige la ratificación del texto por parte del Parlamento Europeo.

La prolongación de las negociaciones hasta Nochebuena ha hecho imposible que la Eurocámara le dé el visto bueno antes de fin de año, con lo que dará su consentimiento en la sesión plenaria de enero, según informa Efe.

Antes de dar su visto bueno, los países disponen de unos dos o tres días para examinar los textos de los compromisos, que solo en la parte de comercio y cooperación ocupan 1.246 páginas. La comisión debe presentar en los próximos días al consejo, que reúne a los estados miembros, la decisión sobre la firma y aplicación provisional del pacto y sobre la conclusión del convenio.

El Consejo, por unanimidad, debe apoyar ambas decisiones. A continuación, tendrá lugar la firma oficial del acuerdo sobre la relación con el Reino Unido tras el brexit y después el convenio se publicará en el diario oficial de la Unión Europea antes de fin de año, de forma que se pueda aplicar de manera provisional desde el 1 de enero.

Ya en el nuevo año, está previsto que el PE ratifique el acuerdo en una votación durante la sesión plenaria del 18 al 21 de enero.

La Eurocámara no tiene la posibilidad de hacer enmiendas a este texto, pero mantiene su capacidad de vetar la totalidad del pacto.

Este fin de semana la Comisión Europea propuso una Reserva de Ajuste al Brexit, dotada de 5.000 millones de euros, para ayudar a contrarrestar las consecuencias económicas y sociales sobre los sectores que se vean más afectados por la salida británica de la UE.

La reserva ayudará a empresas y sectores, en particular a la pesca, e incluirá apoyo al empleo y la formación.

Con vistas a los nuevos trámites y exigencias, apoyará también a las administraciones públicas en el funcionamiento de los controles fronterizos, aduaneros, sanitarios y fitosanitarios y para garantizar servicios esenciales a los ciudadanos y empresas.

La reserva se distribuirá en dos rondas: la mayor parte de los 5.000 millones de euros se prefinanciará en 2021 y las sumas serán calculadas sobre la base del impacto en la economía de cada estado miembro, teniendo en cuenta el grado relativo de integración económica con el Reino Unido, incluido el comercio de bienes y servicios y las repercusiones negativas en el sector pesquero.

Un tramo más pequeño se repartirá en 2024, en caso de que el gasto real supere la asignación inicial.

Para poder recibir reembolsos de la reserva, los Estados miembros deberán demostrar la relación directa de esas peticiones con el Brexit.

Reino Unido y la Unión Europea disfrutarán de una “relación especial” como resultado del histórico acuerdo firmado el pasado jueves y que regulará el futuro en convivencia entre ambas partes, según el ministro de la Oficina del Gabinete del Reino Unido y número dos del Gobierno, Michael Gove.

“Ahora podemos embarcarnos en un capítulo nuevo y más esperanzador en nuestra historia”, escribió en una columna en The Times recogida por Europa Press.

“Podemos desarrollar un nuevo patrón de cooperación amistosa con la UE, una relación especial si se quiere, entre soberanos iguales”, dijo.

Planas considera que se da estabilidad al sector pesquero español

Madrid. El ministro de Agricultura, Pesca y Alimentación, Luis Planas, calificó como “bueno” el acuerdo alcanzado entre la Unión Europea y Reino Unido, que dota de estabilidad y seguridad jurídica al sector pesquero, ya que podrá continuar con el ejercicio de su actividad, en condiciones similares a las actuales.

Según explicó su departamento a través de un comunicado, las reducciones de capturas que se han planteado tendrán efectos limitados para la pesca española, que seguirá contando con cuotas ajustadas a sus necesidades.

Planas destacó además que quedan fuera del acuerdo pesquero especies de gran interés para España como los stocks del sur de caballa, jurel y bacaladilla. Y se han logrado beneficios a favor de la flota española en merluza norte, principal especie para los buques que faenan en la zona.

Mediante el acuerdo, Reino Unido recupera la soberanía sobre sus aguas y el control de sus recursos pesqueros, si bien se ha conseguido establecer un período transitorio de 5 años y medio -hasta el 30 de junio de 2026- para que el sector pueda adaptarse de forma gradual y equilibrada a la nueva situación, sin interrumpir su actividad.

Reino Unido obtiene un incremento de sus cuotas de pesca que, al final del período en 2026, alcanza un 25 % del valor medio de capturas realizadas por los países comunitarios en aguas británicas.

Para alcanzar ese valor, el porcentaje de reducción en volumen de capturas de las diferentes especies compartidas es distinto. Habrá descensos, al final del período de cinco años y medio, de apenas un 1 % en el caso de merluza norte, especie de gran interés para España, e incluso hay especies que se han quedado fuera del acuerdo.

Así, las cuotas de los stocks del sur, con especies tan importantes como la caballa, jurel y bacaladilla para la actividad de la flota española, principalmente la de bajura, no sufrirán ninguna modificación y se mantienen las posibilidades para la flota española. Tampoco hay cesiones en especies de aguas profundas, como el besugo, alfonsinos, sable negro y granaderos.

En lo que se refiere a otras especies de gran interés para la flota española (merluza, rape y gallo), cubre las necesidades del sector pesquero. e.p.

27 dic 2020 / 00:00
  • Ver comentarios
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
Tema marcado como favorito