Santiago
+15° C
Actualizado
viernes, 01 julio 2022
17:11
h

Luceño escribió “pa la saca” en un correo enviado a Medina al cerrar el contrato con Madrid

El empresario reconoció ante el fiscal anticorrupción que se dedicaba a adquirir vehículos de lujo para después venderlos

El empresario Alberto Luceño emitió un correo electrónico a su socio Luis Medina tras cerrar el contrato con el Consistorio madrileño para hacer llegar material sanitario a la capital en el que le escribió “pa la saca”.

Así consta en los mensajes que incorpora el sumario de la investigación que instruye el juez Adolfo Carretero por la presunta comisión de delitos de estafa agravada, falsedad documental y blanqueo de capitales, apunta Europa Press.

En concreto, este correo está fechado el 30 de marzo de 2020 a las 19.19 horas. “Pa la saca...”, le traslada Luceño a Medina seis días después de cerrar el contrato de material sanitario con el Consistorio de la capital. El alcalde, José Luis Martínez-Almeida, aseguraba este miércoles que el contrato se cerró el 24 de marzo de 2020.

Ambos están llamados a declarar el 25 de abril en calidad de investigados por los citados delitos en relación al supuesto cobro de mordidas en los contratos de emergencia en la primera ola de la pandemia del coronavirus.

El juez Adolfo Carretero investiga la querella de la Fiscalía Anticorrupción contra estos empresarios, a quienes se les atribuye la comisión de los delitos de estafa agravada, falsedad documental y blanqueo de capitales por irregularidades en una operación de compraventa de material sanitario en marzo de 2020.

Según la querella, Alberto Luceño y Luis Medina “actuando de común acuerdo y con ánimo de obtener un exagerado e injustificado beneficio económico, ofrecieron al Ayuntamiento de Madrid la posibilidad de adquirir grandes remesas de material sanitario fabricado en China”.

La querella señala que las operaciones costaron al ayuntamiento 10,8 millones, obteniendo “un millón de mascarillas que, a pesar de ser de buena calidad, el vendedor habría estado dispuesto a vender por un precio muy inferior; concretamente, el 40 % de lo que el ayuntamiento pagó por ellas”.

También recibió dos millones y medio de pares de guantes de nitrilo, de calidad “muy inferior y características distintas a las que se le habían ofrecido, y por los que éste pagó aproximadamente el cuádruple del precio que tenían ese tipo de guantes en un supermercado de Madrid en esas mismas fechas”.

Además, recibió 250.000 test covid-19, de los que casi una cuarta parte (60.000) eran inservibles por su reducido nivel de sensibilidad (66,7 %), y otra parte importante (115.000) eran, cuando menos, también de dudosa eficacia por su bajo nivel de sensibilidad (80 %).

“Como contrapartida, Alberto Luceño recibió en concepto de comisiones un total de 5.100.000 dólares -4,6 millones de euros-, mediante transferencias remitidas desde Malasia a una cuenta personal”, recoge.

Por otra parte, reconoció ante el fiscal anticorrupción que adquiría vehículos de lujo como una forma de “inversión” para poder venderlos posteriormente.

“Hemos vendido tres ya. Parte son coches de inversión, los compramos porque valían 700.000 euros, 800.000 y los conseguimos por 399.000”, mantuvo durante su declaración ante el fiscal anticorrupción, a la que ha tenido acceso Europa Press, según consta en las diligencias de la investigación.

El Ayuntamiento de Madrid comunicó hace más de un año a la Fiscalía otra presunta estafa millonaria con la venta de 500.000 mascarillas, según publicaba El País y confirmó la portavoz y delegada de Seguridad y Emergencias, Inmaculada Sanz.

La Policía Municipal indagó sobre el pago de 1,25 millones a una consultora de Nueva York a cambio de 500.000 tapabocas que no se “ajustaban a la normativa”.

Sanz indicó en un audio remitido a los medios de comunicación este jueves que la compra de estas 500.000 mascarillas en marzo de 2020 “nada tiene que ver con el caso que está investigando la Fiscalía respecto a las compras a la empresa Leno”, con sede en Malasia, que fue la proveedora del material sanitario, en parte defectuoso, por el que el ayuntamiento de la capital llegó a pagar 12 millones, según informa Efe.

El portavoz socialista en la Asamblea y secretario general del PSOE-M, Juan Lobato, y la portavoz socialista en el Ayuntamiento de Madrid, Mar Espinar, solicitaron a José Luis Martínez-Almeida que deje de ser “un alcalde a la fuga” y “dé la cara” por “la utilización de dinero público para enriquecer a amigos, a familiares y a la misma panda de siempre” en operaciones de compraventa de material sanitario realizadas en marzo de 2020.

Entre marzo y noviembre de 2020, durante los meses más duros de la pandemia, una alto cargo del Ayuntamiento de Madrid y el empresario Alberto Luceño se cruzaron un sinfín de mensajes para cerrar la compra de material sanitario con la que él y Luis Medina se habrían embolsado más de 6 millones de dólares de comisión.

Las conversaciones ocupan hasta 24 páginas del sumario de la causa que instruye el Juzgado de Instrucción número 47 de Madrid a raíz de la querella que interpuso Anticorrupción contra ambos empresarios y a la que ha tenido acceso Efe.

Lobato mostró su indignación “por la utilización de dinero público para enriquecer a amigos, familiares y a la misma panda de siempre”, y señaló que Alberto Luceño, que “ahora se ha llevado cinco millones de euros, había sido administrador de una de las empresas afectadas de Fundescam en el caso de financiación ilegal del PP”.

14 abr 2022 / 17:45
  • Ver comentarios
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
TEMAS
Tema marcado como favorito
Selecciona los que más te interesen y verás todas las noticias relacionadas con ellos en Mi Correo Gallego.