Santiago
+15° C
Actualizado
jueves, 29 septiembre 2022
05:01
h

Madrid busca cerrar una crisis que Rabat mantiene todavía abierta

La embajadora marroquí advierte que si Ghali sale como entró, “empeorará” la situación entre ambos países

Con la situación en la fronteras de Ceuta más normalizada y varios saltos a la verja de Melilla, el Gobierno de España trabaja en reconducir la crisis diplomática con Marruecos, que condiciona la continuidad del conflicto a que Brahim Ghali, el líder del Frente Polisario hospitalizado en Logroño, rinda cuentas ante la Justicia.

Pese al intento de cientos de personas de saltar la valla de Melilla, que una treintena de migrantes de nacionalidad marroquí franqueó, el Gobierno cree que la situación en la zona está volviendo a la normalidad.

Marruecos en cambio ve una “grave crisis”, y su embajadora en España, Karima Benyaich, que se encuentra en Rabat tras haber sido llamada a consultas, advierte de que si España opta por sacar a Brahim Ghali del país “con opacidad”, escoge “el estancamiento y empeoramiento de las relaciones” bilaterales.

Rabat quiere que Ghali responda ante la justicia y acusa a Madrid de proteger a un “criminal” y un “verdugo”, además de ofender “la dignidad del pueblo marroquí”.

El Ejecutivo continúa por su parte llamando al diálogo. En Telecinco, la ministra de Defensa, Margarita Robles, sostuvo que ve “noticias positivas y esperanzadoras” en la situación de Ceuta, según informa Efe.

Unos 6.500 inmigrantes de los aproximadamente 8.000 que llegaron de forma irregular a la costa ceutí desde Marruecos ya han sido devueltos, según la cifras aportadas por el ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska en la cadena Cope.

Además, la vicepresidenta primera, Carmen Calvo, enmarcó los seis intentos de asalto a la valla fronteriza de Melilla en “episodios que de vez en cuando ocurren” y no en una nueva reacción contra España.

La Delegación del Gobierno en Melilla destacó el “papel importante” de los agentes marroquíes al intentar contener a las entre 500 y 600 personas que trataron de entrar en este territorio.

De nuevo, Calvo calificó la crisis de asalto a las fronteras, pero negó que se vaya a pedir la mediación de Felipe VI para que interceda ante Marruecos.

Argumentó que lo principal en este asunto ha sido el apoyo pleno que ha recibido España de la Unión Europea, y recalcó que al Gobierno le ha parecido bien que Estados Unidos no haya querido implicarse.

Y es que varios ministros insistieron en la vía diplomática para resolver una crisis que, coinciden, no es migratoria. Robles no habló este viernes de chantaje, como sí había hecho el jueves, pero explicó que la integridad territorial no es negociable.

La ministra de Asuntos Exteriores, Arancha González Laya, argumentó, en una entrevista en La Razón, que la resolución de la crisis necesita de “discreción”, y defendió como un “gesto humanitario” la hospitalización en Logroño de Ghali y su entrada “discreta”, y no “secreta”, a España.

La misma fórmula, un gesto humanitario, utilizaron para defender la acogida del líder saharaui Defensa e Interior.

España ratificó, además, su posición respecto al Sáhara, que no ha cambiado: el conflicto requiere de “una contención política que tiene que ser negociada en el marco de Naciones Unidas”.

Los ministros de Unidas Podemos, formación que defiende la libre determinación de la exprovincia española, guardan por ahora silencio.

Continuaba sin embargo el enfrentamiento político en España a causa de Marruecos. Calvo acusó a Casado de “puerilidad inaceptable” después de que el líder del PP pidiese el jueves que Sánchez rompa con sus socios de Gobierno, Unidas Podemos, a los que achaca la crisis por su posición respecto al Sáhara.

Apuntó que no fue un error no avisar a Marruecos de la hospitalización del líder del Frente Polisario porque España es un país “soberano”.

El PP culpa a Rabat de la crisis, pero responsabiliza a Sánchez por no haber sido capaz de evitar un choque que, aseguran, su líder, Pablo Casado, sí vio venir.

En RNE, el portavoz nacional del partido y alcalde de Madrid, José Luis Martínez Almeida, defendió que “el Gobierno debe dirigirse a los españoles y explicar qué ha pasado, dar su versión sobre lo sucedido”.

Ceuta acelera la vuelta de los menores tras más de 4.400 llamadas

Ceuta. La ciudad autónoma de Ceuta aboga por “acelerar” el proceso de devolución de los menores marroquíes que han entrado en la ciudad esta semana, de los que ha identificado a 438, después de haber recibido desde el jueves hasta 4.400 llamadas telefónicas de familiares que dicen “tener hijos aquí”.

Así lo explicó la vicepresidenta primera del Gobierno ceutí, Mabel Deu (PP), quien calificó como una “situación terrible” la entrada de estos niños, “en lo que supuso una manipulación agresiva contra la voluntad de las personas”, sobre la avalancha del lunes y el martes.

Intenta suicidarse en la calle. Agentes de la Policía Nacional salvaron este viernes la vida de un joven inmigrante marroquí que había entrado irregularmente en Ceuta y que intentaba suicidarse.

Según informó la Jefatura Superior de Policía, un ciudadano alertó a una patrulla, que encontró al joven colgado de un cable metálico en una barandilla. efe

21 may 2021 / 18:36
  • Ver comentarios
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
Selecciona los que más te interesen y verás todas las noticias relacionadas con ellos en Mi Correo Gallego.