Santiago
+15° C
Actualizado
sábado, 24 septiembre 2022
19:10
h

Misión de la ONU concluye que Rusia ha cometido crímenes de guerra en Ucrania

El Consejo de Derechos Humanos de Naciones Unidas quedó impactado ante el elevado número de ejecuciones // También ante las torturas a mujeres de entre cuatro y 82 años

La misión de investigación de la ONU en Ucrania concluyó este viernes, después de visitar el país en junio para realizar diversas investigaciones, que Rusia ha cometido crímenes de guerra durante su invasión. Así lo destacó el presidente de esta comisión tripartita, Erik Mose, en su comparecencia ante el Consejo de Derechos Humanos de Naciones Unidas.

“Nos impactó el gran número de ejecuciones perpetradas en las áreas que visitamos”, señaló el experto noruego, que indicó que la misión investiga este tipo de asesinatos en dieciséis localidades ucranianas, aunque ha recibido denuncias creíbles de crímenes de este tipo en mucho otros lugares.

Muchos de estos asesinatos se perpetraron sobre personas previamente detenidas, destacó Mose, quien indicó que numerosos fallecidos presentaban las manos atadas a la espalda, heridas en la cabeza y cortes en la garganta, indicios que demuestran que se trató de ejecuciones sumarias.

El presidente de la comisión también denunció que soldados de la Federación Rusa cometieron violencia sexual y de género, a víctimas “de entre cuatro y 82 años”, y que, en algunos casos, sus familiares fueron forzados a ver cómo esas personas eran maltratadas o torturadas.

La misión –formada también por el colombiano Pablo de Greiff y la bosnia Jasminka Dzumhur– “documentó casos en los que los niños fueron violados, torturados y detenidos ilegalmente”, siendo asesinados en algunos casos.

Testigos entrevistados por la misión denunciaron haber sido sometidos a palizas, descargas eléctricas y desnudez forzada durante detenciones ilegales, en algunos casos después de ser llevados desde Ucrania a territorio ruso.

El experto noruego también denunció el reiterado uso de artefactos explosivos en zonas no militares, que afectaron a áreas residenciales, escuelas, hospitales y a otras infraestructuras, y que según la Oficina de Naciones Unidas para los Derechos Humanos acabaron causando la muerte de unos 6.000 civiles en siete meses de conflicto.

“Una parte de los ataques que investigamos fueron lanzados sin distinción entre civiles y combatientes”, señaló Mose, aludiendo a una de las pruebas de posibles crímenes de guerra.

Estas conclusiones son las primeras que comunica la misión desde su creación por parte del Consejo de Derechos Humanos el pasado mes de marzo, y cubren especialmente actos perpetrados en febrero y marzo en zonas próximas a Kiev, Chernihov, Járkov y Sumi.

“El reciente descubrimiento de más fosas comunes ilustra la gravedad de la situación”, destacó el presidente de la comisión, quien indicó que las autoridades ucranianas colaboraron con ellos en las pesquisas, mientras que Rusia por ahora se ha negado a comunicarse.

Mose matizó que la misión recogió también dos incidentes de maltrato a soldados rusos por parte de fuerzas ucranianas, un tipo de crímenes que “aunque son menores en número, seguirán sujetos a nuestra acción”, aseguró.

Ahora la delegación de Ucrania ante el Consejo de Derechos Humanos de la ONU pide la creación de un “tribunal con jurisdicción específica” sobre la agresión rusa a su país. “Si estos actos de agresión por parte de un miembro permanente del Consejo no son respondidos, nos hundiremos en un oscuro mundo de impunidad y permisividad”, afirmó el embajador extraordinario ucraniano, Anton Korinevich, quien aseguró que las atrocidades rusas “no se habían visto en Europa desde hace décadas”.

El diplomático comparó ayer la brutalidad de los crímenes del régimen de Putin en Ucrania con los cometidos en la antigua Yugoslavia, Ruanda y la República del Congo, y pidió a la ONU seguir investigando.

La CE busca una postura común sobre dar asilo a los desertores rusos

Bruselas. La Comisión Europea (CE) intenta coordinar una postura común entre los países de la Unión Europea sobre cómo actuar ante los ciudadanos rusos que están huyendo del país tras la movilización decretada por el Kremlin, mientras insiste en la obligación que tienen de analizar individualmente las peticiones de asilo.

“Seguimos muy de cerca la situación y hay contactos en curso con los Estados miembros”, dijo este viernes el portavoz jefe de la CE, Eric Mamer, en la rueda de prensa diaria de la institución, pero insistió en que “en cualquier caso, hay un marco jurídico en materia de asilo que continúa estando en vigor”.

Bruselas asegura que la situación en las fronteras exteriores de la UE es estable, aunque está recabando información sobre cuántos rusos han intentado cruzar las fronteras desde que el presidente Vladimir Putin decretó el miércoles la movilización de 300.000 hombres para combatir en Ucrania.

En Finlandia, sin ir más lejos, entraron ayer 6.470 ciudadanos rusos, según informó ayer la Guardia de Fronteras del país, una cifra que, a pesar de ser “más alta de lo normal”, continúa estando en los niveles del fin de semana. Tampoco Estonia y Lituania observaron en los últimos días un incremento de ciudadanos rusos, según informaron a Efe fuentes de ambos países.

La Agencia Europea de Fronteras aumentó ligeramente de 58 a 63 los guardacostas desplegados en el este de Europa. Y hay que tener en cuenta que, a raíz de la guerra, los países bálticos y Polonia han dejado de emitir visados de turista a los ciudadanos rusos, y Finlandia ha reducido los permisos a un 10 %, de tal manera que solo permiten la entrada bajo contadas excepciones, por ejemplo, por razones humanitarias.

Alemania, en cambio, considera que sí “tiene que haber un camino” para que los objetores de conciencia y desertores rusos “puedan venir a Europa” y evitar la movilización decretada por el Kremlin, tal y como proclamó este mismo viernes un portavoz del Gobierno. La falta de acuerdo se hace notar. efe

acusación
El Kremlin habla de nueva Guerra Fría

··· El subsecretario del Consejo de Seguridad de Rusia, Alexander Veneditkov, alertó este viernes del inicio de una “nueva Guerra Fría” y llamó a Occidente, a quien, liderado por Estados Unidos, culpa de las tensiones, a resolver la situación siguiendo el “ejemplo” de la Crisis de los Misiles de Cuba en 1962. Para Veneditkov, es necesario que las partes tengan en cuenta la experiencia de haber resuelto “con éxito” aquel conflicto, conocido en Rusia como Crisis del Caribe, y otros episodios “igualmente peligrosos” de la confrontación que vivían Rusia y Estados Unidos tras la Segunda Guerra Mundial. “Los hechos de 1962 son un ejemplo de cómo las dos ‘superpotencias’ pueden dejar de lado las profundas diferencias ideológicas que las dividen en nombre del trabajo constructivo conjunto en beneficio de la humanidad”, dijo Veneditkov.

··· Cabe recordar que el Kremlin ya acusó anteriormente a Occidente de iniciar una suerte de nueva Guerra Fría no solo con las medidas impuestas contra la economía rusa, sino también con las sanciones dirigidas a oligarcas y personalidades del país por su apoyo al presidente ruso, Vladimir Putin. De hecho, el ministro de Exteriores, Sergei Lavrov, lamentó hace unos meses que la actitud de las potencias occidentales revelaba “sus verdaderas intenciones” y ponía en evidencia “los eslóganes tan bonitos que exhibían cuando terminó la Guerra Fría”.

balance
56.000

militares rusos han muerto en combate hasta la fecha, según las Fuerzas Armadas de Ucrania. Entre ellos se incluyen 550 en el último día. El Gobierno ruso afirmó hace tan solo dos jornadas que solo cerca de 6.000 soldados habían fallecido desde el inicio de las hostilidades, el pasado 24 de febrero.

23 sep 2022 / 20:05
  • Ver comentarios
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
TEMAS
Tema marcado como favorito
Selecciona los que más te interesen y verás todas las noticias relacionadas con ellos en Mi Correo Gallego.