Santiago
+15° C
Actualizado
martes, 27 septiembre 2022
12:49
h

Navarra, Aragón y La Rioja, declaradas zonas catastróficas por el Ebro

Evacuadas en Zaragoza personas con movilidad reducida ante el riesgo de caudal máximo para este martes

Zaragoza. Las consecuencias de la borrasca Barra han sido catastróficas para una gran parte de la cuenca del Ebro, con una riada extraordinaria en la que las lluvias de la vertiente cantábrica y pirenaica concurrieron en el eje del río dejando a su paso miles de hectáreas anegadas en Navarra, Aragón y La Rioja.

Una circunstancia que llevó al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, a anunciar este mismo lunes que el Consejo de Ministros declarará esta semana a estos territorios como zonas de emergencia.

El pasado domingo el Gobierno Navarra y este lunes los de La Rioja y Aragón anunciaron su intención de pedir la declaración de zona de emergencia por las consecuencias de la crecida, que además de daños en infraestructuras costó la vida a dos personas en la comunidad foral.

Una crecida fruto de las precipitaciones moderadas y persistentes que se produjeron desde el pasado día 9 en el tercio norte de la cuenca, desde la cabecera del Ebro y el Gállego, con acumulados promedio de 40-90 l/m² y máximos superiores a 200 l/m² en las cuencas altas del Nela, Zadorra, Arga y Aragón, sumadas a un aumento de las temperaturas que hizo subir la cota de nieve “bruscamente” desde los 600-800 metros hasta por encima de los 2.000 y que provocó su fusión.

En la estación de aforos de Tudela se alcanzó este domingo un caudal máximo de 2.700 m³/s, superior a los 2.580 m³/s registrados en la avenida de 2015 y en Zaragoza capital predicen que el caudal máximo se sitúe este martes entre los 2.200 y los 2.500 m³/s, aunque las afecciones ya se han adelantado.

Miles de hectáreas de terrenos inundados, la mayor parte de cultivos, explotaciones agrarias aisladas y carreteras cortadas fue la sobrecogedora estampa que arrojaron las imágenes de drones y de los vuelos realizados por los equipos de rescate y de las fuerzas y cuerpos de seguridad, mientras se sigue aconsejando a la población que evite acercarse al cauce por espectacular que sea la vista.

Con las calles de Tudela anegadas, en Novillas, primer pueblo de la ribera aragonesa, la localidad se preparaba para el peor de los pronósticos y, tras una larga noche, el pico pasó salvando el casco urbano, gracias a la elevación de la mota que se acometió este domingo, si bien anegó dos tercios del territorio, mientras se mantiene aún la incertidumbre aguas abajo.

La prevención fue la “clave” con la que actuó tanto el Gobierno de Aragón, coordinado con el resto de instituciones, organismos, fuerzas de salvamento y consistorios, como el Ayuntamiento de Zaragoza, que optaron sobre todo por la evacuación de los barrios y pedanías con más riesgo de inundación y de personas con movilidad reducida, y ya este domingo la Cruz Roja habilitó doscientas camas en cada uno de los pabellones de Luceni y Tauste.

En Aragón, un operativo compuesto por 444 personas pertenecientes a 63 dotaciones de las diferentes administraciones implicadas trabajan para hacer frente a la riada.

Por su parte en Navarra, el temporal causó dos fallecidos, una mujer de 49 años en Sunbilla al derrumbarse por un corrimiento de tierras un cobertizo, y un vecino de Elizondo de 61 años cuyo vehículo cayó al río Aragón.

En La Rioja, la crecida del Ebro dejó centenares de hectáreas de cultivo inundadas y cuantiosas pérdidas. efe

13 dic 2021 / 18:14
  • Ver comentarios
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
TEMAS
Tema marcado como favorito
Selecciona los que más te interesen y verás todas las noticias relacionadas con ellos en Mi Correo Gallego.