Santiago
+15° C
Actualizado
sábado, 23 enero 2021
01:00
h

Pelosi: “Trump debe irse porque es un peligro para EE. UU.”

Diez republicanos apoyaron el ‘impeachment’, el segundo al mismo presidente por primera vez

La Cámara de Representantes de EE.UU. aprobó ayer la apertura de un nuevo juicio político contra el presidente saliente, Donald Trump, en esta ocasión bajo la acusación de “incitación a la insurrección”, por el asalto de la semana pasada al Capitolio.

Trump se convierte así en único presidente en la historia de Estados Unidos que es enjuiciado políticamente en dos ocasiones. La votación de se saldó con 231 votos a favor y 197 en contra, con diez legisladores republicanos sumándose a la totalidad de la bancada demócrata.

“Sabemos que el presidente de Estados Unidos incitó esta insurrección, esta rebelión armada contra nuestro país común. Debe irse. Es un peligro claro y presente para la nación que todos amamos”, sostuvo Nancy Pelosi, la presidenta de la Cámara Baja, en el debate previo.

Estados Unidos vive una tensión política sin precedentes recientes después del violento asalto al Capitolio de la pasada semana por una turba de seguidores de Trump, que dejó cinco muertos.

El mandatario saliente criticó el nuevo juicio político en su contra como algo “absolutamente ridículo” y “una continuación de la mayor caza de brujas de la historia de la política”. Todo ello a menos de una semana de que se lleve a cabo la ceremonia formal de traspaso de poder, prevista para el 20 de enero, en la que el demócrata Joe Biden asumirá la Presidencia.

Varios legisladores republicanos se opusieron a la medida contra Donald Trump al asegurar que iba en contra de los llamados a la unidad en los difíciles momentos que atraviesa el país. “Éste no es el camino si queremos recuperar la unidad. Es momento de buscar la curación. Paremos este juicio político”, replicó Jeff van Drew, legislador republicano por Nueva Jersey.

Sin embargo, la acusación demócrata contra Trump de incitación a la insurrección por lo acontecido el día 6 en el Capitolio había conseguido en la mañana de ayer el respaldo público de al menos cuatro legisladores republicanos: Adam Kizinger, congresista de Illinois; Liz Cheney, de Wyoming; John Katko, de Nueva York, y Fred Upton, congresista por el estado de Michigan. Y, al final, fueron diez los que votaron contra su propio líder republicano.

The New York Times desveló igualmente que el líder republicano del Senado, Mitch McConnell, se mostró satisfecho por un posible juicio político contra el todavía inquilino de la Casa Blanca y que cree que una posible destitución podrá ayudar a purgar su partido de seguidores del actual presidente. El proceso iniciado en la Cámara Baja obligará al Senado a someter a Trump a un juicio político que se desarrollará cuando el presidente electo, el demócrata Joe Biden, ya esté en el poder, y que no tendrá como principal objetivo la destitución del mandatario, sino su posible inhabilitación para ejercer cargos políticos en el futuro.

El 20 de enero tendrá lugar la toma de posesión del demócrata Joe Biden, que ese día asumirá la presidencia en una ceremonia ante la que el jefe de la Policía de Washington, Robert Contee, anunció ayer que se han ampliado a más de 20.000 el número de miembros de la Guardia Nacional desplegados para los días previos y durante la investidura de Biden.

Hasta el momento, el máximo que se iban a desplegar desde este fin de semana se estableció en entre 10.000 y 15.000, muchos de los cuales fueron acuartelados el martes en el interior del Capitolio.

El Pentágono considera que el número de efectivos de la Guardia Nacional destinados a reforzar la seguridad en la capital estadounidenses se acerca a los 30.000, a los que se sumarán los cuerpos de la Policía del Capitolio, la Policía de Parques Nacionales, la policía local de Washington y el Servicio Secreto.

Horas después, y mientras se debatía el impeachment, el presidente saliente hizo un llamamiento a sus seguidores, a los que pidió no incurrir en “violencia” ni romper la ley en los próximos días, ante las múltiples informaciones que apuntan a que se están convocando nuevas concentraciones violentas.

horas críticas para el aún mandatario
peligra su marca y ya no tiene apoyo empresarial

···Tras cuatro años marcados por la polémica, el asalto al Capitolio protagonizado por sus seguidores le ha terminado por costar a Trump el apoyo de buena parte de la comunidad empresarial y amenaza el futuro de sus negocios una vez que abandone la Casa Blanca. La marca Trump, el principal activo del magnate neoyorquino, se ha convertido en tóxica y muchas empresas se apresuran a distanciarse. En una cascada con pocos precedentes, grandes compañías de todos los sectores han condenado los disturbios y al presidente saliente por instigarlos con denuncias de fraude electoral sin base. Influyentes grupos que han cooperado con la Administración han llegado a pedir que se considere su destitución antes de la toma de posesión de Biden.

13 ene 2021 / 23:13
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
Tema marcado como favorito