Santiago
+15° C
Actualizado
lunes, 06 diciembre 2021
16:58
h

Reproches entre Sánchez y Casado en medio de la crisis con Marruecos

Fuentes del Gobierno lo tildan de asalto // Un total de 5.600 migrantes vuelven al país africano // Europa se pronuncia y USA calla // Cambio favorable de actitud en el reino de Mohamed VI

Mientras la prensa marroquí prestaba escasa atención al fenómeno migratorio acontecido en Ceuta, el Gobierno apreció este miércoles un cambio de actitud del país africano, donde sus autoridades sellaban Tarajal y recibían a 5.600 compatriotas que eran devueltos desde España. No obstante, las espinas llegaban con la rosa. El Ejecutivo de Sánchez consideró la llegada masiva de 8.000 foráneos como un asalto a la frontera, mientras en Marruecos, su ministro de Derechos Humanos hablaba del “precio de subestimar” a su nación. Todo ello tras una intensa jornada en la que Estados Unidos se lava las manos sin declaración alguna y Pablo Casado critica que la responsabilidad es del Estado y que todo esto “se podía haber evitado”.

Cuando la embajadora marroquí, Karima Beyaich, la misma que decía este martes que “hay actos que tienen consecuencias y se tienen que asumir”, despegaba del territorio español hacia su tierra en las últimas horas tras la llamada a consultas de sus superiores en plena crisis diplomática, nuestro presidente ya estaba en la península tras haber sobrevolado el día antes el cielo de Melilla, donde la pasada madrugada varios agentes impedían otro intento de entrada irregular gestado en el Dique Sur que se saldó con dos guardias civiles lesionados tras recibir sendos impactos de pedruscos.

En paralelo, este miércoles, el Gobierno español indicaba que la llegada multitudinaria de aproximadamente 8.000 migrantes, quienes saltaron las vallas ceutíes desde el gran continente, había sido un asalto al paso fronterizo y no, como parecía ser, un conflicto migratorio. Así lo reconocían fuentes del Ejecutivo, sobre esta especie de aviso que habría sido consecuencia del asilo prestado a Brahim Ghali, líder del Frente Polisario. Su ingreso en un centro hospitalario de Logroño (La Rioja) sería el desencadenante, puesto que este (también presidente de la autoproclamada República Árabe Saharaui Democrática) es el “enemigo número 1” de la nación marroquí.

Así las cosas, desde el Partido Popular, Pablo Casado reiteró que su partido “siempre estará ayudando” al Ejecutivo español “ante cualquier agresión que venga del exterior” , si bien dejaba claro que “la crisis diplomática es culpa de Marruecos pero la responsabilidad es del Gobierno porque se podía haber evitado”.

“En política exterior, nosotros estamos a la altura porque España necesita que en política de Estado haya un Gobierno responsable y una oposición responsable”, argumentaba el líder del PP a las puertas de un Congreso que vivió una dureza inusual este miércoles en una sesión de control con muchos reproches.

En la misma, Sánchez denunciaba el papel que ha jugado Casado, “desleal” ante los intereses generales del país cuando todavía sigue en pie la disputa con Marruecos. El socialista, que le acusó de usar “cualquier calamidad para intentar derribar el Gobierno y cuestionó de “qué lado está el principal partido de la oposición”, fue rebatido por el popular, quien le pidió que fuese “humilde” y “se deje ayudar”, después de cargar contra él por ocultar a Ghali entre “documentación falsa”.

EL PRECIO DE SUBESTIMAR. Desde la nación africana, este miércoles volvían a llegar desafortunadas declaraciones. En este caso de Mustafá Ramid, ministro de Derechos Humanos de Marruecos, quien señaló que España era consciente “que el precio de subestimar” a su territorio “era muy caro” por haber resguardado a Ghali “a costa de su relación”. Así lo hizo constar mediante un comunicado que difundió en su cuenta pública de Facebook el también ex ministro de Justicia.

No hubo valoración alguna en los Estados Unidos, nación que reconoció la soberanía marroquí en el Sahara Occidental. “Estamos al tanto de la situación en Ceuta, pero dejamos que sean los gobiernos de España y de Marruecos quienes comenten este tema”, manifestó en ese tono un portavoz del Departamento de Estado a las cuestiones formuladas por la agencia Europa Press.

En la misma línea se posicionó la prensa escrita del reino, que durante este miércoles prestó muy poca atención a todo lo que ocurrió durante las pasadas jornadas en Ceuta. Así, el diario Assabah mostraba la cara amarga ante la avalancha migratoria bajo el titular “Bombas y tanques (españoles) para impedir la entrada de miles a Ceuta”, mientras el Al Ahdath al Maghribia, Le Matin o la MAP tan siquiera informaban sobre lo acontecido.

Ante estas tensiones se pronunció Bruselas. La Comisión Europea señaló este 19 de mayo que el reino de Mohamed VI ha acordado custodiar la conexión con Ceuta. “Ha habido contactos y las autoridades marroquíes se han comprometido a ayudar y asistir en esta situación. Tenemos confianza en que se puedan encontrar soluciones compartidas”, señalaba Christian Wigand, portavoz comunitario, añadiendo que están en estrecho contacto con España a fin de observar cómo evoluciona la gran crisis que incumbe a la ciudad autónoma . En este sentido, el mismo órgano también informaba de que el país marroquí es el segundo que más fondos obtiene de la UE para la cooperación migratoria: 346 millones de euros.

EL OBJETIVO: “TEJER PUENTES” pero siendo firmes “en la defensa”. En estos momentos, España, por su parte, “no va a entrar en un ejercicio de alimentar la escalada” de roces existentes con Marruecos. Así lo constató Arancha González Laya, ministra de Asuntos Exteriores, argumentando que su intención es “tejer puentes” aunque sea “firme en la defensa de su integridad territorial y de sus fronteras”.

La titular, quien comentó que la acogida de Ghali fue por humanismo y que no quería con ello provocar “ninguna agresión a nadie”, aun sabiendo es “de enorme sensibilidad” para los marroquíes el conflicto que actualmente abordan en el Sahara Occidental, mantuvo la misma posición que el Gobierno, que, según fuentes del Ejecutivo, este miércoles ha apreciado una mejor respuesta del país africano.

Dicho cambio de actitud se ha hecho patente ante la voluntad de las autoridades de Marruecos por cerrar la frontera de Tarajal, cortando de raíz el éxodo migratorio que posibilitó la irrupción de unos 8.000 migrantes de forma irregular. El reino de Mohamed VI está “suavizando” su posición, indicaron los mismos testimonios a Efe, antes del citado acontecimiento.

Mientras 5.600 de estos migrantes que accedieron a Ceuta ya han sido devueltos a su tierra natal, según confirmó la propia Delegación del Gobierno, explicando que 1.500 de todos los que entraron en España son menores de edad, las anteriores fuentes dicen que no puede relacionarse lo ocurrido únicamente con la presencia en nuestro país de Ghali, indicando que lleva más de un mes en Logroño y hasta ahora la nación vecina no había movido ficha.

En lugar de ello se han desligado de este motivo, dirigiendo su mirada hacia otras razones razones que consideran que tienen mayor peso. Algunas de ellas serían el temor que siente Marruecos ante un hipotético cambio de actitud sobre el Sahara Occidental por parte de la nueva administración estadounidense que dirige el demócrata Joe Biden e incluso una especie de “aviso” de prevención destinado a la Unión Europea por la posición que pueda también ofrezca sobre este tema.

declaraciones
Reacciones al conflicto

Puigdemont salió a defender al Gobierno marroquí, transmitiéndole este miércoles todo su apoyo ante el conflicto diplomático que están viviendo. El expresidente de la Generalitat, huido en Bélgica, apuntó que Ceuta y Melilla son “dos ciudades africanas”, defendiendo el derecho de Marruecos a “plantear” su “soberanía” sobre las ciudades autónomas.

Idoia Villanueva abogó por no caer en el “chantaje” marroquí. En este sentido, la eurodiputada y secretaria Internacional de Podemos les acusó de provocar una crisis en Ceuta solo para “presionar” y generar “tensiones” en España.

García Margallo se mostró a favor de imponer sanciones a Marruecos desde la comunidad internacional si continúan empleando la migración como arma. El exministro de Asuntos Exteriores espera el apoyo del presidente Joe Biden.

Maros Sefcovic recalcó que “las fronteras de Ceuta son las fronteras de la UE”. Así lo dijo el vicepresidente de relaciones interinstitucionales y prospectiva de la Comisión Europea.

20 may 2021 / 01:00
  • Ver comentarios
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
TEMAS
Tema marcado como favorito
Selecciona los que más te interesen y verás todas las noticias relacionadas con ellos en Mi Correo Gallego.