Santiago
+15° C
Actualizado
lunes, 29 noviembre 2021
10:19
h

Sánchez certifica su estabilidad hasta 2023 con el aval a los presupuestos

Con los mismos 188 votos que respaldaron las cuentas anteriores, su aprobación afianza el objetivo del Gobierno de agotar la legislatura

La aprobación en el Congreso de los segundos presupuestos generales del Estado del Gobierno de Pedro Sánchez certifican la estabilidad de la legislatura y afianzan la hoja de ruta del Ejecutivo con el objetivo de agotar su mandato y seguir aplicando sus políticas al menos hasta finales del año 2023.

Una estabilidad que ha venido de la mano de los socios habituales de Sánchez desde su investidura, con especial protagonismo de los partidos nacionalistas y, en particular, de ERC, como informa Efe.

Fueron 188 votos los que apoyaron las cuentas públicas para 2022, los mismos que obtuvo el proyecto de ley presupuestario para el presente ejercicio.

Una cifra que suma los escaños de los diputados del PSOE, Unidas Podemos, ERC, PNV, EH Bildu, PDeCat, Más País, Compromís, PRC, Nueva Canarias y Teruel Existe.

El único cambio respecto a la votación de los anteriores es que el BNG pasó de su negativa a la abstención.

En contra votaron 157 diputados, con Partido Popular, Vox y Ciudadanos a la cabeza, y hubo dos abstenciones.

Son más de doscientas enmiendas las que ha incorporado el proyecto de ley presupuestario de 2022 a su paso por el Congreso, que lo remitirá ahora al Senado para proseguir allí con su tramitación parlamentaria.

El Ejecutivo tiene la intención de que en la Cámara Alta no se introduzcan nuevas enmiendas y los presupuestos puedan aprobarse definitivamente el 22 de diciembre. Pero existe una duda con el PNV, ya que su portavoz en el Congreso, Aitor Esteban, pese a apoyar las cuentas, advirtió de que la negociación no estaba cerrada y podrían extenderla hasta el Senado.

Si presentara alguna enmienda, fuentes del Gobierno dicen no estar cerrados a estudiarla y a incorporarla al proyecto, lo que obligaría a que los presupuestos volvieran al Congreso para una última votación durante la semana del 27 de diciembre.

Pese a la actitud del PNV, la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, indicó este jueves que este partido sigue siendo su “socio absolutamente prioritario”.

No obstante, ERC ha ido ganando protagonismo en la negociación y dejó claro su apoyo a los presupuestos desde conseguir el compromiso del Gobierno de que la Ley Audiovisual fijaría una cuota para las lenguas cooficiales. El apoyo de ERC o de EH Bildu ha sido por su parte uno de los argumentos de la oposición para atacar las cuentas.

Así, la portavoz del PP, Elvira Rodríguez, destacó la falta de credibilidad de unos presupuestos al dictado de esos partidos para aprobarlos “al precio que sea”.

En nombre de EH Bildu, su portavoz, Mertxe Aizpurua, afirmó que la aprobación llega gracias a “la decisión de las izquierdas independentistas vasca y catalana de mantener abierta la ventana de oportunidad abierta hace dos años”, y el portavoz de ERC, Gabriel Rufián, recalcó: “las izquierdas en este hemiciclo estamos frenando retrocesos”.

Pedro Sánchez, que asistió a las votaciones finales de los presupuestos, se limitó a decir ante los preguntas de los periodistas que estaba contento y satisfecho por su aprobación, pero no hizo más valoraciones públicas.

Fuentes del Ejecutivo sí subrayaron la trascendencia que tiene este aval, ya que despeja “las pocas dudas que había” de que la legislatura estaba encarrilada y con la vista puesta en seguir aplicando políticas progresistas hasta el año 2023.

Aseguraron que el objetivo es aprobar otros presupuestos más en esta legislatura, y ante la posibilidad de que se puedan desmarcar ya entonces algunos socios por la cercanía electoral, señalaron que todo lo que ha ido planeando el Gobierno hasta ahora, se ha cumplido.

Una vez aprobados los presupuestos en el Congreso, el Ejecutivo pretende volcarse en aprobar la reforma laboral y la del sistema de pensiones.

De todas las enmiendas incorporadas a los presupuestos, la gran protagonista ha sido la creación de un fondo covid autonómico dotado con 9.362 millones de euros, una iniciativa de JxCAT que salió adelante con el apoyo de PP, Vox, EH Bildu, ERC y CC y la oposición de PSOE, Unidas Podemos y PNV.

La mayoría de las más de 200 enmiendas incluidas suponen inversiones territoriales, infraestructuras o beneficios fiscales para eventos.

Ley audiovisual, de vivienda e ingreso mínimo vital desbloquearon el pacto
Con dos semanas de retraso, el proyecto ha incorporado más de 200 reclamaciones

Madrid. El Gobierno volvió a entregar el proyecto fuera de plazo en el Congreso, dos semanas más tarde de la previsión que marca la Constitución (30 de septiembre), ya que las cuentas no pudieron ver la luz hasta conseguir Unidas Podemos el cumplimiento de uno de los acuerdos del ejecutivo de coalición, el control de precios en la nueva Ley de Vivienda.

Otras dos cuestiones extrapresupuestarias fueron las que desbloquearon las cuentas en el Congreso. Así, a última hora, con la enmienda a la totalidad ya redactada, ERC y el PNV anunciaban un acuerdo con el PSOE para avalar las cuentas en su primera votación: los primeros para asegurar una cuota a las producciones en lengua cooficial en la nueva Ley Audiovisual, y los segundos para concretar el traspaso del ingreso mínimo vital al País Vasco.

Pese a ello, ERC no garantizó su voto afirmativo a las cuentas hasta su última semana de tramitación, absteniéndose hasta entonces.

El PNV no tuvo problema en apoyarlas en todas sus votaciones sin renunciar a seguir negociando para concretar la llegada del AVE a las capitales vascas, incluso en el Senado si fuese posible.

En la fase de ponencia, el PNV logró modificar la Ley del Deporte para evitar que los clubes tengan que convertirse en Sociedad Anónima al alcanzar categoría profesional, y más tarde en comisión otras cuarenta enmiendas con inversiones en infraestructuras ferroviarias e hidráulicas, entre otras, por unos 30 millones.

Ya en el pleno, las cuentas sumaron a propuesta suya la ampliación de la prestación por cuidado por enfermedad grave hasta los 23 años.

Para superar las votaciones en comisión, PSOE y Unidas Podemos contaron con Bildu, tras el compromiso de hacer permanente la prohibición de desahucios sin alternativa y el aplazamiento temporal en el pago de rentas del llamado escudo social, un fondo de 25 millones para compensar a víctimas del amianto, la emisión de la cadena infantil ETB3 en toda Navarra e inversiones culturales, como la digitalización de contenidos en euskera y la reconversión de antiguos espacios industriales.

El de ERC llegó tras concretar en el 6 % la cuota de producciones en lenguas oficiales en la Ley Audiovisual, 50 millones en inversiones territoriales, la transferencia a Cataluña de 10 para compra de vivienda pública a la Sareb, la compensación de peajes y el inicio del traspaso de Rodalies. También la equiparación en la jubilación de los Mossos con las de la Policía Nacional y la Ertzaintza. e.p.

25 nov 2021 / 19:40
  • Ver comentarios
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
TEMAS
Tema marcado como favorito
Selecciona los que más te interesen y verás todas las noticias relacionadas con ellos en Mi Correo Gallego.