Santiago
+15° C
Actualizado
miércoles, 07 diciembre 2022
11:41
h
Afectará a todos los sectores, pero CEG, la patronal del pienso Agafac y Coren certifican el durísimo impacto al faltarle maíz y trigo que no pueden importar de otros países TEXTO Santi Riveiro

Temor del agro gallego a que arda en Ucrania su granero de cereales

Éramos pocos... y se nos cruzó Vladimir Putin con la invasión rusa de Ucrania. Si ya lo tenían cuesta arriba por la crisis por la pandemia, la falta de componentes y la locura de los costes energéticos, al sector productivo gallego se le cruza ahora este conflicto. Siempre primero con preocupación por las víctimas directas del ataque bélico, consultamos a distintos actores socioeconómicos que certifican que la guerra va a empeorar el desabastecimiento, golpear a los flujos comerciales y golpeará a todos los sectores... y en especial a la agroganadería.

Los confirma la patronal gallega y su presidente, Juan Manuel Vieites, quien indica a este periódico que los agricultores gallegos y las cooperativas podrían comenzar a tener problemas de abastecimiento, pues importan cereal de Ucrania, trigo y maiz, principalmente, aunque cita también a la cebada –ojo a la cerveza– o compañías dedicadas al aceite, que allí compran girasol. Detalló a Europa Press que esta semana tenían que llegar dos barcos de girasol a Galicia y diferentes pedidos de trigo y cebada, pero por el momento todavía no tiene constancia de si por el conflicto pudieron salir y acabarán atracando en nuestros puertos.

“Y por eso los agricultores y ganaderos españoles y gallegos piden a la Unión Europea que no miren a otro lado”, señala a EL CORREO GALLEGO. “Todo el país depende de Ucrania, el granero de Europa, en trigo, maíz y también fertilizantes. Un corte de suministros supondría otro freno en la recuperación para este sector”, sostiene Vieites.

Desde el sector. Certifica esta situación el Grupo Coren, desde donde reconocen a este periódico que “existe una gran preocupación por la repercusión que pueda tener la guerra de Ucrania en el sector agroalimentario, ya que tanto Rusia como Ucrania figuran entre los principales productores mundiales de maíz y trigo”. La mitad de las compras de cereales que hace Coren proceden actualmente de allí.

La cooperativa gallega está a la expectativa de la evolución del comercio con este país, “si bien las noticias que están llegando desde allí indican que el puerto de Odessa ya está bloqueado”. En todo caso, Coren cuenta con otras alternativas en países productores de Europa como Hungría, Rumanía o Francia.

Además del problema del suministro, la crisis también está disparando los precios de los cereales. Esto agrava aún más la situación de costes que ya sufría el sector, afectado por una escalada alcista que ya se venía produciendo desde agosto de 2020. De hecho, reconocen que el precio de las materias primas de alimentación animal era ya antes de comenzar la guerra “entre un 30 % y un 50 % más caro que hace 18 meses”. Con el estallido bélico, apuntan, el jueves 24 las cotizaciones en la Bolsa de Chicago y el Matiz de París –son los mercados referentes del sector– “subieron un 6 % en solo unas horas, lo que obligó a su suspensión”. Los cereales representan el principal coste de producción para los ganaderos, apuntan, pero a ello se suman otros costes que se estaban incrementando en los últimos meses y en los que también repercutirá este conflicto, como la electricidad, gas o carburantes. Todo suma sacrificio mientras resta rentas.

Golpe a la alimentación animal. Acudimos también a Bruno Beade, director de la Asociación Gallega de Fabricantes de Alimentos Compuestos, Agafac, que nos atiende desde uno de los grandes almacenes o silos al que llega el cereal ucraniano a Galicia, en el puerto exterior coruñés de Punta Langosteira. El otro es el de Marín. Casi trescientas mil toneladas de maiz han llegado en lo que va de año, pronto serían otras noventa mil de trigo si se produce la próxima semana la descarga de un cargero que estaba prevista.

Los últimos datos del sector arrojan una producción récord de piensos para alimentación animal de cerca de 3,3 millones de toneladas métricas en Galicia, en un sector que cuenta con 110 plantas productivas repartidas por todo el rural y que emplean a más de 1.300 personas directas, por encima de tres mil sumados puestos indirectos.

Beade reconoce que Ucrania está entre los tres primeros países exportadores de trigo del mundo (30 %) y entre la segunda y cuarta posición de maíz del mundo (15-20 %). “Estamos en un momento crítico para nuestro sector en Galicia, no podemos cargar ni importar maíz de otras zonas del mundo cómo pueden ser Brasil, que todavía no está la cosecha lista, Argentina por temas legislativos comunitarios, ni de Estados Unidos por ser variedades no autorizadas en Europa”, como los transgénicos.

“El momento y el dónde comprar era ahora en Ucrania, porque es el único sitio dónde se puede importar maíz. En trigo hay más partes de Europa dónde se produce, aunque hay una variación exponencial de precio; pero el maíz viene principalmente de Rumanía y sobre todo, Ucrania”. Denuncia que desde que empezó este conflicto el maíz subió del orden de entre 30 y 50 euros por tonelada, “en la última semana 25 euros, una brutalidad”, indica. Y se suma al año y medio acumulado de encarecimiento de precios de los cereales, “no partimos de un precio normal, sino súper elevado”. Sobre 350 euros la tonelada en la actualidad. A ello se suman los costes energéticos. “Ya estaba fea la situación, y esto no hace más que empeorar lo todo”. Ahora “tenemos preocupación de que pueda darse una ruptura logística de los barcos que salen del Mar Negro, principalmente desde Odesa, puerto que es objetivo militar de Rusia”.

¿Qué pide Agafac? Lo que cualquiera. Primero el fin de la guerra. Diplomacia. Paz. También poder diversificar las fuentes de aprovisionamiento en mercados ahora vetados, como el citado de USA o el argentino, aunque sea de forma extraordinaria, para capear el temporal.

Alarma entre las industrias, con el metal en cabeza, y en los puertos de la comunidad
Del motor al naval y pesca y el sector del frío ven peligrar sus operaciones tanto en Rusia como tierras ucranianas

Santiago. El secretario general de la Asociación de Industrias del Metal y Tecnologías Asociadas de Galicia (Asime), Enrique Mallón, mostró su “máxima preocupación” sobre la guerra entre Rusia y Ucrania que, a su juicio, “va a afectar” a la industria gallega. Mallón indicó que un conflicto bélico es “una de las peores noticias” que puede tener una industria, por lo que ha expresado su “profunda preocupación”, ya que se trata de un mercado que afecta “claramente” al sector del metal gallego.

Además de la industria de la automoción, que es la “principal actora gallega en esas zonas”, Mallón ha recordado que la industria marítima-naval tiene cada vez más peso allí, en relación con pesqueros o con sistemas de frío. Por todo ello, la afectación a las empresas gallegas puede ser “muy relevante”. La preocupación es “máxima”, aunque confía en que el conflicto “no vaya a más”.

“Desde luego, cuando empiecen a establecerse sanciones por colaborar o cooperar con Rusia, va a afectar a la industria gallega. Creemos que va a afectar a la economía de toda Europa y del mundo”, ha añadido, tras lamentar el “panorama de incertidumbre” que genera esta guerra y que se une a otros “atrancos” que ralentizan la recuperación económica tras la pandemia, como son el aumento de los costes logísticos, la falta de personal cualificado o de materias primas.

A Europa Press la Autoridad Portuaria del Puerto de Vigo le mostró su “preocupación” por el conflicto de Ucrania que tendrá afectación de forma “directa e indirecta” al tráfico de mercancías, aunque su titular, Jesús Vázquez Almuiña, explicó que el puerto no mueve “grandes valores” de mercancías con aquellos países. En 2021 se importaron desde Rusia 12.000 toneladas, sobre todo de productos pesqueros y madera, y grandes piezas industriales.

De Ucrania fueron 14.000 toneladas de pescado y coches. Almuiña teme el aumento del precio de la energía o de las materias primas que podrían afectar de forma indirecta al Puerto... y alerta sobre la crisis humanitaria por la guerra. E.P.

25 feb 2022 / 23:50
  • Ver comentarios
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
Tema marcado como favorito