Santiago
+15° C
Actualizado
viernes, 01 julio 2022
02:09
h

Tormenta política tras el error en el voto que salvó la reforma laboral

El PP habla de fraude democrático y avisa que está en juego la soberanía nacional // El PSOE dice que no hay precedentes de repetir una votación por un error y pide asumir el resultado // Rufián (ERC): “El voto telemático va a misa” // Feijóo: “Es indigno de un partido y de un gobierno” // Adriana Lastra: El PP ha comprado la voluntad de los diputados de UPN, lo único que falta es saber el precio

La votación de este jueves en el Congreso de los Diputados en la que salió adelante la reforma laboral ha provocado una tormenta política de las que hacen época. Dos diputados de UPN rompieron la disciplina de voto de su partido y le retiraron su apoyo a la reforma; por otra parte, un “error” en el sufraguio telemático del diputado popular Alberto Casero, sirvió para que ganara el sí. Todo ello desató una serie de declaraciones e iniciativas de cara a la rectificación. “Fraude y pucherazo” son acusaciones de la derecha, mientras que la otra parte asume la validez del proceso y anima a aceptar el resultado. La vicesecretaria general del PSOE, Adriana Lastra, ha acusado al Partido Popular de “comprar” la voluntad de los dos diputados de UPN, que ayer votaron en contra de convalidar la reforma laboral, y ha añadido que lo único que falta es “saber el precio”.

PARTIDO POPULAR.
El presidente del Partido Popular, Pablo Casado, ha asegurado este viernes que la votación de la reforma laboral en el Congreso es un “atropello democrático” y ha anunciado que su partido llegará “hasta el final” para que se revierta, recurriendo al Tribunal Constitucional. Además, ha recalcado que es un “gran fracaso” para Pedro Sánchez que su “medida estrella” se haya aprobado con este “pucherazo parlamentario”. Así se ha pronunciado tras visitar la empresa de transportes y logística Molinero, ubicada en el Polígono Industrial Emiliano Revilla, de Ólvega (Soria), acompañado por la candidata a las Cortes de Castilla y León, Rocío Lucas, y el presidente del PP de Soria, Benito Serrano. En una declaración sin preguntas, el líder del PP ha censurado el “engaño a los españoles” que se ha producido tras la votación de la reforma laboral y ha recalcado que “no se puede contravenir la voluntad de un diputado para aprobar por la puerta de atrás un decretazo”.

AVISA QUE BATET PODRÍA ESTAR PREVARICANDO. “Lo que ayer vivimos en el Congreso es un atropello democrático a los derechos de los representantes políticos. Lo que vimos ayer en el Parlamento es un auténtico pucherazo a la soberanía nacional y vamos a ir hasta el final para que esto se revierta”, ha advertido, para añadir que lo ocurrido “no es propio de una democracia desarrollada”. El jefe de la oposición ha explicado que el PP ha solicitado a la Mesa que se reconsidere “este atropello” y ha avisado que, si no se hace de inmediato, la presidenta del Congreso, Meritxell Batet, podría “estar prevaricando”. “Y tendría consecuencias judiciales también para ella”, ha apostillado. Casado ha señalado que el PP también recurrirá al Tribunal Constitucional en amparo “para que no se pisoteen los derechos de representación política en España”. “Es muy grave lo que ha pasado con la reforma laboral y es un gran fracaso para Sánchez que la medida estrella de su legislatura haya tenido que aprobarse con este pucherazo parlamentario”, ha enfatizado. Además, ha subrayado que, después del “zoco” para lograr sacar adelante la reforma laboral, se comprueba que sigue “dependiendo de los radicales” de Bildu y ERC porque “no hay geometría variable que ya aguante a este Gobierno de tramposos”.

La portavoz del Grupo Popular en el Congreso, Cuca Gamarra, ha asegurado este viernes que debe “primar la voluntad” del diputado del PP Alberto Casero en contra del real decreto ley de la reforma laboral, máxime cuando se comunicó “previamente” cuál era el sentido de su voto. Dicho esto, ha exigido una reunión de la Mesa del Congreso porque “al final la soberanía nacional es lo que está en juego en estas circunstancias”. El Gobierno sacó adelante la reforma laboral por un solo voto y gracias a un error en el voto telemático del diputado del PP Alberto Casero. La votación fue muy ajustada, con 175 votos a favor y 174 en contra, y con resultado no esperado, ya que finalmente los dos diputados de UPN decidieron no acatar la disciplina de voto y votar en contra de la reforma laboral. En sendas entrevistas en Antena 3 y Telecinco, que ha recogido Europa Press, Gamarra ha asegurado que la Cámara debe conformar que lo que refleja el voto telemático corresponde con la voluntad del diputado y, en este caso, “su voluntad no era el voto que se computó”. “El resultado de una votación debe ser siempre la voluntad mayoritaria de la Cámara”, ha manifestado, para añadir que la presidenta del Congreso, Batet, no debería haber seguido adelante para que al final el resultado sea un “fraude democrático”.

El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, advertía de que “aprobar una reforma laboral utilizando un error” como el protagonizado este jueves por el diputado popular Alberto Casero, es “un error democrático imperdonable” y advertía de que el Gobierno de España piensa aplicarla “sabiendo que no está aprobada”. En un acto electoral celebrado en Ponferrada (León) para apoyar la candidatura de Alfonso Fernández Mañueco, invitó a los presentes a imaginar que en cualquier país de Europa “se dijera que está aprobada una reforma laboral que no está aprobada, que a un diputado no le dejan explicar su voto en libertad y que utilizan un error informático para darla por aprobada”. “Es indigno de un partido y de un gobierno, imposible en Alemania, en Francia o en Italia, y espero que en mi país se dé de una vez por todas el no a la reforma laboral, que es lo que salió en la votación”, dijo Feijóo. La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, ha sostenido este viernes que la reforma laboral nace “deslegitimada” al no escuchar el Congreso de los Diputados ni su Mesa al diputado del PP Alberto Casero que se equivocó en la votación de la misma, lo que provocó que saliese finalmente adelante, y que quería cambiar el sentido de su voto. Así lo ha señalado un desayuno informativo organizado por la Asociación Madrileña de la Empresa Familiar (AMEF), en Madrid, donde ha indicado que hoy es “un día triste” para la empresa. Ayuso ha criticado que “los políticos que no han creado ni un solo puesto e trabajo” se dediquen a “pastelear con el salario mínimo, con las bajas laborales o con las reformas”.

¿SE PUEDE DEMOSTRAR EL FALLO INFORMÁTICO?. Al ser preguntada si se puede demostrar ese error informático que alega el PP, Gamarra ha indicado que “lo que sí que se puede demostrar es que la voluntad mayoritaria de la Cámara no era la convalidación de ese real decreto” y que así se “advirtió con carácter previo” al inicio de la votación.

“Siendo conocedora la presidenta y otros miembros de la Cámara porque se puso en su conocimiento con carácter previo esta circunstancia, tenían que velar porque la voluntad del diputado fuera lo que se reflejara en ese voto”, ha dicho, para añadir que “hay mecanismos que no se utilizaron para que eso fuera así”. Gamarra ha recalcado que eso “derivó en que la voluntad mayoritaria de la Cámara no sea la que ha dado lugar a la convalidación”. A su entender, había margen para rectificar y corregirse porque se avisó con carácter previo a la votación presencial.

Tras criticar que la actuación de Batet, por no convocar este jueves la Mesa y “resolver esta circunstancia”, ha insistid en que se debiera “haber actuado de otra manera”, sobre todo cuando el voto de Casero llegó a ser “un voto decisivo”. “La Mesa tiene una obligación y responsabilidad y la presidenta también, y es garantizar en todo momento los derechos de un diputado. Y el derecho del voto de un diputado es un derecho constitucional que está reconocido y además velarse porque se ejecute y sea su voluntad la que se refleje en la votación”, ha indicado.

Gamarra ha señalado que Alberto Casero “había decidido venir a emitir el voto personalmente” en el hemiciclo, “a pesar de su enfermedad”, pero “se le impidió”. “Se nos advirtió además que al diputado no se le iba a permitir la entrada en la Cámara para ello”, ha señalado, para agregar que la Mesa podía haber “dejado sin efecto el voto telemático para que se computara el voto presencial”.

EL PP IRÁ AL CONSTITUCIONAL. Además, ha reiteradoo que el propio reglamento del Congreso “contempla la obligación de la Cámara de confirmar telemáticamente que los votos telemáticos responden a la voluntad de los diputados y no se hizo”. Después de lo ocurrido, Gamarra ha explicado que el PP ha solicitado en primer lugar una reunión de la Mesa del Congreso para que se “defienda el derecho fundamental” de un diputado porque “al final la soberanía nacional es lo que está en juego en estas circunstancias”. “Y si no se busca cómo resolverlo, el PP irá al Tribunal Constitucional”, ha confirmado, para añadir que en el pasado el PSOE en el Parlamento vasco acudió al TC “ante una situación similar”. A su entender, lo que debe “primar siempre es la voluntad del diputado”, máxime cuando ha sido “transmitida previamente”.

RESPONDE A BOLAÑOS. Ante las declaraciones del ministro de Presidencia, Félix Bolaños, asegurando que “cuando uno se equivoca, no hay una segunda oportunidad”, Gamarra ha respondido que cuando se ha avisado antes de la votación presencial que el voto emitido “no se corresponde con su voluntad”, “en una democracia como la española” se debe “garantizar” que el resultado sea el de la voluntad mayoritaria de la Cámara.

“Y señor Bolaños, ayer la voluntad mayoritaria de la Cámara era derogar el real decreto que al final se dio por convalidado”, ha espetado al ministro la portavoz del Grupo Popular en el Congreso de los Diputados.


PSOE. El portavoz del PSOE en el Congreso, Héctor Gómez, ha defendido este jueves la validez de la votación de convalidación del decreto ley de la reforma laboral, que el Gobierno ha logrado sacar adelante por un sólo voto y gracias al error de un diputado del PP que sostiene que se contabilizó su postura como un ‘sí’ por un error técnico. Así, ha señalado que la votación se ha llevado a cabo conforme a las reglas establecidas y que cuenta con el aval de los servicios jurídicos de la Cámara, por lo que el PP debe acatarla. El ministro de la Presidencia, Relaciones con las Cortes y Memoria Democrática, Félix Bolaños, ha asegurado este viernes que no existen precedentes de que se hayan repetido votaciones en el Congreso por culpa del error de un diputado y ha indicado que cada semana se producen docenas de equivocaciones en las votaciones, sin que haya segundas oportunidades “para nadie”. “Hay docenas de errores en las votaciones cada semana en el Parlamento (...) Este mismo señor (el diputado del PP Alberto Casero), según parece, se equivocó tres veces, no sólo en esta votación sino también en otras dos. Si cada vez que se equivoca alguien en la votación hay que repetirla, no harían otra cosa los diputados, estarían repitiendo votaciones continuamente. Esto es algo que ha ocurrido siempre y cuando uno se equivoca, no hay una segunda oportunidad, pero para nadie”, ha subrayado.

“Todo el mundo dice que este señor se equivocó, pero los que se eqivocaron fueron los otros ochenta y pico diputados del PP que no miraron por el interés general”, ha afirmado Bolaños, que ha pedido “no quedarse en la anécdota” y felicitarse por el hecho de que ayer se aprobara “un marco laboral para el siglo XXI”. Bolaños, en declaraciones a Onda Cero recogidas por Europa Press, ha explicado que una vez se repitió una votación, del decreto de interinos, pero fue debido a que una diputada votó dos veces, una de manera presencial y otra telemática, lo que no se ha producido en este caso. De cualquier modo, ha señalado que respetará cualquier decisión que adopte la Mesa del Congreso sobre la votación de ayer. “La Cámara tiene letrados que son los que velan por la legalidad de todas las decisiones de la Mesa y el Congreso (...). ¿Dónde dice el reglamento de la Cámara que hay una segunda oportunidad? (...) Lo que dice el reglamento es que la Mesa puede autorizarlo en los casos en que te falla la máquina, cuando no puedes votar, y no fue el caso”, ha explicado.

Para el ministro, “ayer fue un gran día” porque salió adelante la reforma laboral, y ha instado a los que votaron en contra de la misma a asumir el resultado aunque les cueste aceptarlo, tanto éste como el de la investidura de Pedro Sánchez como presidente del Gobierno. Así, Bolaños ha subrayado que si ayer no se hubiera convalidado la reforma laboral, se le habría bajado el sueldo a una camarera de piso de Barcelona en unos 400 euros y a un camionero de Madrid, en 600 euros. “Hay que quedarse en lo importante”, ha señalado el ministro, que ve “inexplicable” que fuerzas que se llaman “progresistas”, como los socios habituales del Gobierno, hayan dicho ‘no’ a la convalidación de la reforma laboral.

“SI HAY UN GOL EN PROPIA PUERTA, EL EQUIPO QUE GANA, GANA”. Bolaños ha reconocido que la ley salió adelante por la “mínima” y a causa de un error, pero eso no desmerece que se aprobara. “El resultado es una victoria para los intereses generales de nuestro país. En un partido de fútbol si el partido lo gana un equipo porque hay un gol en propia puerta en el último minuto, el equipo que gana, gana. Y esto es lo que pasó ayer. Hubo 175 diputados que apoyaron la reforma laboral. Ése es el resultado”, ha enfatizado. El ministro se ha mostrado crítico con los diputados de UPN que se saltaron la disciplina de voto y que, según los términos del pacto antitransfuguismo, encajan, en su opinión, en la definición de “tránsfugas”. “Mi responsabilidad es hablar con todos y doy por hecho que cuando hay un acuerdo, se va a cumplir, que son personas que cumplen su palabra y decentes. Y así hemos sacado adelante 120 leyes. Es un método que me permite estar tranquilo con mi conciencia”, ha asegurado.

También ha criticado la actitud de PP y Vox por alegrarse, erróneamente, de que la convalidación de la reforma no había salido adelante en los primeros instantes tras la votación. “¿De qué se alegraban? ¿De bajarle el sueldo a una camarera de piso? ¿A un camionero? ¿De que no iban a llegar millones de euros a España? Es un espectáculo muy discutible”, ha afirmado el ministro.

Bolaños ha afirmado que en esos segundos iniciales tras la votación, cuando se anunció erróneamente la no convalidación, hubo caras “lívidas” en algunos diputados que suelen dar apoyo al Gobierno, “probablemente porque pensaban que la reforma laboral iba a salir adelante”. A dichos partidos (ERC, PNV y Bildu), Bolaños les ha recordado que los avances sociales se producen “poco a poco” y que ésta no era la reforma del PSOE, sino la que han pactado los verdaderos protagonistas de las relaciones laborales, sindicatos y empresarios. En cualquier caso, el ministro cree que la negativa de estos grupos a respaldar la reforma laboral no es obstáculo para que en el futuro vayan a salir adelante otros proyectos legislativos con su apoyo. “Nosotros buscamos siempre apoyos y tratamos de convencerles siempre de la bondad de los proyectos. No sabemos hacerlo de otra manera”, ha añadido.

Bolaños ha explicado que la mayor dificultad que se encontraron la vicepresidenta Yolanda Díaz y él mismo a la hora de recabar apoyos a la reforma laboral era que “no podían ofrecer nada”, porque el texto tenía que quedarse como estaba para no romper “los equilibrios” alcanzados entre los agentes sociales. El ministro ha asegurado que trabajó con Díaz de manera coordinada, que no hay diferencias en el seno del Gobierno y que la aprobación de la reforma no es un triunfo del Ejecutivo, sino de las empresas y los trabajadores. “Estamos encantados y contentísimos de la convalidación. Era la ley más importante de la legislatura, porque Bruselas la considera imprescindible para liberar los fondos europeos”, ha recordado. A su juicio, lo que tendrían que hacer los partidos políticos es “mirar más por el interés general” y no quedarse “en la política pequeña de ver si pueden dar un golpe al Gobierno”. “El que votó ayer en contra antepuso sus intereses a los del país”, ha remarcado.

La vicesecretaria general del PSOE, Adriana Lastra, ha acusado hoy al Partido Popular de “comprar” la voluntad de los dos diputados de UPN, que ayer votaron en contra de convalidar la reforma laboral, y ha añadido que lo único que falta es “saber el precio”. Lastra, que está compareciendo en rueda de prensa en la sede socialista de Ferraz, ha afirmado que no desvela nunca el contenido de las negociaciones, pero que en esta ocasión se iba a saltar esa norma. Así, ha desvelado que con la primera persona que se puso en contacto la dirección del Grupo Socialista en el Congreso fue con los el diputado de UPN Sergio Sayas. Según su versión, éste les aseguró que los dos diputados de esta formación estaban de acuerdo con la reforma laboral si no se tocaba una coma del texto. Pero pidió al Grupo Socialista que contara con la dirección de UPN, con el señor Esparza y, precisa Lastra: “Es lo que hicimos”.

Además, ha añadido que hasta el último momento los dos diputados mantuvieron que iban a votar que sí a la convalidación de la reforma laboral. Sin embargo, en la votación, ha recordado, traicionaron a su palabra y a la dirección de su partido. Por lo tanto, la dirigente socialista ha concluido que se trata de un caso de “transfuguismo político, de compra de voluntaes y lo único que nos queda es saber cuánto ha pagado el PP”, “lo que les han prometido para que cambiaran su decisión”.

Además, ha precisado que en las imágenes de la votación de ayer en el Congreso “es claro que el PP conocía de antemano la decisión de los dos diputados”, que “había una estrategia planificada por parte de la derecha para comprar esas voluntades”. Una estrategia, ha dicho, que incluía que el Grupo Socialista no se les hiciera llegar la posición real para que no tuviera capacidad para reaccionar. Dicho esto, ha acusado al PP de Casado y de Egea de ser capaces de “cualquier cosa”, de “comprar voluntades” y en este caso, ha remachado que solo falta por conocer “el precio”. En este sentido, ha afirmado que ya se vio en Murcia, pero considera que lo de ayer es “de lo más flagrante”.

VOX.
La secretaria general de Vox en el Congreso, Macarena Olona, ha calificado de “pucherazo” lo ocurrido ayer en el Congreso de los Diputados en la votación de la reforma laboral y avisa de que agotará la vía parlamentaria “porque así lo establece la ley” sin descartar la vía penal contra la presidenta del Congreso, Meritxell Batet. “Ayer lo que vivimos fue un auténtico pucherazo. Esta reforma tenía que convalidarse por lo civil o por lo criminal y lo que se utilizó fue un error por parte de un diputado del PP para incumplir flagrantemente la normativa que es obligatoria en el Congreso”, ha explicado Olona este viernes en una entrevista en ‘Antena 3’, recogida por Europa Press. Según ha esgrimido Olona, una resolución de la Mesa del Congreso de 2012 determina que en el supuesto en el que un diputado emita su voto telemáticamente y luego quiera votar presencialmente, la Mesa tiene que tomar una decisión que, en caso de autorizar el voto presencial, deja sin efecto el voto telemático.

Al respecto, ha continuado, “el diputado del PP (Alberto Casero), al ver el error, solicitó poder votar presencialmente” y se personó en el Congreso y Batet, “en lugar de dar traslado a la Mesa de esa petición, se arrogó ella sola esa función y decidió unilateralmente entregarle la reforma laboral al Gobierno mediante un fraude de ley y hurtando la voluntad popular”, ha lamentado. En este punto, ha vuelto a cargar duramente contra la presidenta de la Cámara Baja que, a su juicio, “secuestró el Congreso” y “amordazó a la oposición” durante la pandemia y mantuvo en el escaño al diputado “podemita, pateador de policías”, Alberto Rodríguez, pese a una sentencia condenatoria del Tribunal Supremo.

BATET “MINTIÓ”. Por todo ello, Olona ha avisado de que la vía penal es “siempre la adecuada cuando hay responsabilidades penales”, si bien ha avanzado que primero presentarán un escrito ante la Mesa del Congreso denunciando lo que ocurrió ayer. Para la diputada de Vox Batet “mintió” y no le permitió a la portavoz ‘popular’, Cuca Gamarra, tomar la palabra tras convalidarse la reforma laboral “en contra del reglamento” y exponer la denuncia que quería hacer. Además, ha continuado, “para justificar que le denegase la palabra lo que dijo Batet es que la Mesa había tenido conocimiento de la cuestión técnica que Gamarra quería denunciar y que la Mesa tomó una decisión”. “Mintió, porque la Mesa nunca tuvo conocimiento como tal de la cuestión que había advertido el diputado del PP, y por tanto, nunca había podido tomar una decisión”, ha deslizado.

Según ha expuesto Olona, Vox agotará la vía parlamentaria “porque así lo establece la ley” y se abre a acudir al Tribunal Constitucional contra Batet. “Una vez tengamos la más que previsible desestimación de la solicitud que vamos a hacer, acudiremos en amparo ante el TC, y si se constata por el TC que se ha producido este pucherazo, es evidente que hay que dirimir en la vía penal la posible responsabilidad penal por prevaricación de la señora Batet en solitario”, ha zanjado.


ERC. El portavoz de ERC en el Congreso, Gabriel Rufián, ha señalado que el voto telemático “va a misa” tras la equivocación del diputado del PP en su votación y ha instado al Gobierno a “seguir hablando desde hoy” a pesar de que su formación votara en contra de la convalidación de la reforma laboral en la Cámara Baja, que finalmente salió adelante de forma ajustada con 175 votos a favor y 174 en contra, y gracias a esta equivocación del parlamentario ‘popular’. Rufián ha sostenido que todos los grupos parlamentarios en algún momento se han equivocado en el voto. “El voto telemático dificulta las cosas, es fruto de toda esta situación, pero va a misa. No se puede cambiar”, ha trasladado en una entrevista en TVE, recogida por Europa Press, en la que ha admitido que es “normal” que el PP haya intentado cambiar el voto. “Es el precio a pagar de sustentar todo esto en un partido que no es la primera vez que traiciona pactos, como UPN. Ya le pasó a Zapatero en unos presupuestos”, ha enfatizado Rufián, que cree que hubiera sido “más sencillo hacerlo por la vía de la mayoría de izquierdas”.

Asimismo, ha asegurado que no hay ningún tipo de connotación personal en el sentido del voto de ERC y, preguntado acerca de la ruptura de las relaciones con el Gobierno, ha señalado que “romper es una palabra muy gruesa” y que, simplemente, “las negociaciones han salido mal”. “La posición inexplicable no es la nuestra”, ha sostenido el diputado de ERC, al tiempo que ha apostillado que las “preguntas son para ellos” y no para su formación. Asimismo, ha destacado que “hay que seguir hablando” a partir de ahí porque son “muy conscientes de cuál es la alternativa”. “Es nuestro trabajo, no creo que haya otra colectivo que diga que como no ha salido bien esto, ya nunca más”, ha apostillado. En esta línea, el dirigente de ERC ha recordado que “esto ya empezó mal” cuando “por los medios de comunicación” se enteraron de que el acuerdo con los agentes social se había cerrado. Así, ha reiterado que “no ha habido un proceso de negociación”, sino de presión.

04 feb 2022 / 12:42
  • Ver comentarios
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
TEMAS
Tema marcado como favorito
Selecciona los que más te interesen y verás todas las noticias relacionadas con ellos en Mi Correo Gallego.