imprimir

MANIFESTACIÓN

A Mesa dice que incumplir el decreto del gallego es retroceder al "tardofranquismo"

29.04.2009

EFE. SANTIAGO

El presidente de A Mesa pola Normalización Lingüística, Carlos Callón, dijo hoy que el decreto del gallego en la enseñanza que aprobó el bipartito tiene que cumplirse mientras esté vigente, y consideró que cualquier paso atrás en este sentido sería retroceder al "tardofranquismo".
  
Callón, que presentó esta mañana la campaña de apoyo a la manifestación convocada para el día 17 de mayo, acusó al presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, de erigirse en el "enterrador" de la lengua gallega, y afirmó que "los gobiernos responsables tienen que cumplir la Ley". En este sentido, indicó que la sociedad gallega en general, y la comunidad educativa en particular, tratarán de impedir que el Gobierno de la Xunta eche por tierra los derechos adquiridos en defensa de la lengua gallega.
  
El máximo responsable de A Mesa acusó al Ejecutivo que preside Núñez Feijóo de avanzar en su "involución" del idioma gallego. Así, dijo que desde la organización que preside se ven "con estupor" algunas declaraciones del propio presidente de la Xunta o de miembros de su Ejecutivo. Por ejemplo, acusó al presidente de la Xunta de practicar un "falso bilingüismo", por entender que de esta forma queda desprotegida la igualdad jurídica y social del idioma gallego.
  
Carlos Callón presentó hoy el "Manifesto pola convivencia lingüística e a igualdade de dereitos para o galego" y la manifestación, que auguró "histórica", en defensa de la lengua gallega que se celebrará el día 17 de mayo. Así, explicó que el manifiesto está basado en dos ejes fundamentales: la convivencia lingüística y la igualdad de derechos para el idioma gallego.
  
La convocatoria de manifestación se celebrará bajo el lema: "O galego, a nosa columna vertebral. O idioma que nos une!". Callón dijo que la mayoría de "la sociedad gallega, utilice el castellano o el gallego, ama a su lengua y la siente como propia y como nexo de unión". Por ello alertó del riesgo de llevar a cabo medidas contra la lengua gallega, al entender que suponen "un peligro de confrontación indeseable u de fractura social".