imprimir

Afectados por la caída de tejados de dos viviendas en Ferrol estudian acciones legales contra la constructora

21.09.2006 Las 77 familias implicadas consideran que los edificios tenían "defectos constructivos"

E.P. FERROL

Los vecinos de los dos bloques de viviendas de Protección Oficial a los que dejó sin techó la tormenta tropical procedente huracán 'Gordon' estudian emprender acciones legales contra la constructora ACS, al considerar que los edificios contaban con "defectos constructivos".

Joaquín Prados, uno de los afectados cuyo coche quedó sepultado por una de las chapas del tejado, aseguró a Europa Press que el temporal "es secundario" y que el suceso fue provocado por una "mala construcción". Así, argumentó que casas como las de Bazán, de más de 50 años, o incluso los andamios de la obra del auditorio municipal "no han sufrido ningún daño".

Los vecinos de la calle Fonte de Greza criticaron la "falta de garantías" de las viviendas diseñadas por el arquitecto ferrolano Alfredo Alcalá, que hace una semana fue galardonado con el III Premio de Arquitectura Rodolfo Ucha del Ayuntamiento de Ferrol y lo culpan de "dar la espalda al problema".

Por su parte, otro de los vecinos afectados Gerardo Sanesteban recordó que la empresa constructora ya contaba con "varias denuncias" por diversas deficiencias en la construcción y que incluso el ascensor, que cayó a causa del temporal al perder la estructura que lo sustentaba, "no cumplía con la normativa".

Sanesteban, que se siente "abatido e impotente", se preguntó "qué firmaron los técnicos de la Xunta" y pide responsabilidades porque las casas no están en condiciones. Asimismo, y a raíz del incidente, reconoció que teme que los pilares no lleven el "cemento adecuado" y cedan las placas, que están siendo impermeabilizadas.

Como un terremoto

Joaquín Prados recordó el paso del huracán 'Gordon' como si de un terremoto se tratara. Así, explicó que sobre las ocho de la mañana la casa empezó a moverse "como si fuera un terremoto". Además, relató que se veían volar los "corchos" del falso techo de los soportales, como después lo hizo el tejado de los dos edificios que aterrizó encima de los coches aparcados en la acera.

Uno de los vecinos de las casas de Bazán, que se vieron afectadas por un corte en el suministro eléctrico, Daniel Cartelle Pena aseguró que la situación a primera hora de la mañana "daba miedo" porque las chapas metálicas que cubrían los edificios promovidos por VITRA, de Comisiones Obreras, "andaban por el aire". No obstante, reconoció que "hubo mucha suerte" porque no hubo que lamentar daños personales.

Datos

Los dos bloques de viviendas afectados por el paso de la tormenta tropical Gordon en el barrio de Caranza y conocidos como "Residencial Auditorio", fueron promovidos hace seis años por la Cooperativa VITRA del sindicato CC OO.

En ambos residen un total de 77 familias, que vienen a sumar más de 200 personas. Se trata, principalmente, de personas jóvenes que hacen frente a una hipoteca para comprar su primera vivienda. Los edificios fueron diseñados por el arquitecto Alfredo Alcalá y construidos por la constructora ACS.

Medidas provisionales

El alcalde de Ferrol, Juan Juncal (PP), destacó que, una vez que se recibió la llamada de auxilio, se puso en marcha el operativo de emergencia para "minimizar" las consecuencias del incidente y evitar que se produjesen "males mayores".

Asimismo, el ayuntamiento ferrolano se puso en contacto con el promotor de las viviendas para informarlo de la situación y que este adoptase las "medidas oportunas". Hasta el lugar de los hechos se desplazaron responsables de la empresa constructora ACS y el propio arquitecto de la obra, Alfredo Alcalá.

Juncal explicó que desde el Ayuntamiento la actuación se realizó en "tres frentes". Por un lado la Policía Local, que se encargó de acordonar todo el perímetro afectado; los Bomberos, que fueron los encargados del desescombro y de asegurar todos los elementos "susceptibles de precipitarse" a la vía pública, y los departamentos municipales de Urbanismo y Servicios Sociales.

En el primer caso, técnicos de la Concejalía de Urbanismo se encargaron de inspeccionar la estructura de los bloques y se procedió a impermeabilizar provisionalmente la placa para que las viviendas no se vieran afectadas a causa de la lluvia.

Asimismo, el área de Servicios Sociales se ofreció "atención personalizada" a las personas con problemas de movilidad así como asistencia psicológica a los afectados, algunos de los cuales tuvieron que ser tratados con "tranquilizantes" al comprobar el estado de los bloques.

Desde Servicios Sociales también se dispuso un lugar de acogimiento provisional, el Centro Cívico de Caranza, y se distribuyó comida y bebida, puesto que los vecinos tuvieron que desalojar el edificio en 30 minutos.

Gabinete de crisis

Para atender con la mayor celeridad posible a las 77 familias afectadas, el Ayuntamiento de Ferrol organizó un gabinete de crisis que se puso en contacto con la Xunta para poder realojar a los afectados aunque por el momento desconocer "a dónde ir".

La Consellería de Pesca ofreció la posibilidad de realojar a las familias en la Casa del Mar y en la Escuela Náutico Pesquera; mientras que la Consellería de Vivenda e Solo propuso reubicarlos en las viviendas vacías de las que dispone.

Asimismo, la Concejalía de Turismo mantuvo contactos con los hoteles de la ciudad para ver la disponibilidad hotelera, a tenor de la prueba automovilística que se va a celebrar en Ferrol este fin de semana y que mantiene la ocupación en unos niveles muy altos. No obstante, se han habilitado algunas plazas hoteleras.

Juncal explicó que, a pesar de que el ayuntamiento adoptó en primera instancia medidas provisionales. Una de ellas, es la contratación de la firma COPASA para que impermeabilice el tejado y tape los huecos dejados por las chapas, principalmente donde iban los ascensores.

"Ahora le toca el turno a la promotora VITRA, perteneciente al sindicato CCOO y a las propias aseguradoras, ya que en todo caso se trata de una propiedad privada", argumentó Juncal.

El alcalde ferrolano declaró que el ayuntamiento actuó de forma "rápida y efectiva" y se alegró de que no haya que lamentar "ninguna desgracia personal, sino tan sólo material"

Juncal avanzó que, "en principio", todo apunta a que la mayoría de las familias podrán volver a sus casas esta misma tarde, si bien preciso que habría que esperar a que COPASA finalice los trabajos de impermeabilización  y se restablezca totalmente el suministro de agua, gas y electricidad, suspendidos por motivos de seguridad.

No obstante, a última hora de la tarde los afectados están convocados a una reunión en el Centro Cívico de Caranza. En la caída a la vía pública de las chapas metálicas de estos dos bloques de viviendas también se vieron implicados 6 vehículos.

Asimismo, el regidor municipal también mantuvo un encuentro con todas las partes implicadas: aseguradoras, vecinos y promotora de las viviendas para clarificar las posturas y facilitar la toma de decisiones.