Santiago
+15° C
Actualizado
viernes, 14 mayo 2021
06:13
h

Alemania se blinda contra los viajes a Mallorca por temor a la cepa brasileña

En la isla balear de han detectado dos casos de la variante más peligrosa del coronavirus hasta la fecha // Origina entre 1,1 y 1,8 veces más muertes y se transmite entre 1,4 y 2,2 veces más rápido, además de escapar a la respuesta inmune generada por las vacunas

La Semana Santa está suponiendo un verdadero reto a la hora de tomar decisiones para todos los países, no solo para España. Y si hay un territorio que se caracteriza por adelantarse a la gravedad de los acontecimientos, ese es Alemania. Pese a que toda Europa se encuentra ya sumida en una cuarta ola donde la incidencia de varios países --Francia, Italia, Polonia, República Checa o Suecia-- ya se ha disparado por encima de los 500 casos por cada cien mil habitantes, el país germano consigue mantener una incidencia controlada de menos de 200. ¿Por qué? Por la toma de decisiones temprana y por no temblarle la mano a la hora de imponer restricciones.

Y, una vez más, lo ha vuelto a hacer. Así, en el día de ayer, tras once horas de intensa reunión, a las tres de la madrugada comparecía en rueda de prensa la canciller alemana Angela Merkel, para anunciar que el país desaconseja a todos sus ciudadanos viajar en Semana Santa al extranjero “si no es estrictamente necesario”. Asimismo, alertó de que se exigirá a todos los ciudadanos que regresen al país, incluidos aquellos que vuelvan de zonas de bajo riesgo, como Mallorca, una prueba PCR como resultado negativo.

Esta polémica decisión está relacionada con el gran incremento en las últimas semanas de la compra de billetes para Mallorca en el país, cuya demanda se ha disparado después de que las autoridades alemanas sacasen a las Baleares de la lista de zonas de riesgo --lo que eliminaba la obligación, hasta ahora, de presentar una prueba PCR y guardar cuarentena--.

Pero, ¿por qué se están tomando tantas precauciones solo sobre Mallorca y no sobre otros destinos también altamente solicitados? Por el temor de las autoridades sanitarias germanas a la entrada en el país de la cepa brasileña, de la cuál ya han sido detectados dos casos en las islas. Así, a la precaución de frenar el crecimiento de la incidencia, se suma el tratar de evitar que la cepa más peligrosa de todas --hasta la fecha-- cruce las fronteras. Y es que ya se ha demostrado la elevada trasmisibilidad de esta variante (P1) y también su alta tasa de mortalidad, ya que es capaz de escapar a la respuesta inmune generada por las vacunas.

EVOLUCIÓN DE ALEMANIA. Cabe resaltar que Alemania no está mucho peor que España y, mientras aquí se habla de relajar medidas de cara a la Semana Santa, allá se habla de imponer cinco días de confinamiento estricto --cierre de todas las tiendas no esenciales y apertura de los supermercados solo el día 3 de abril-- entre el 1 y el 5 de abril. Y es que Merkel calificó de “muy grave” la situación que atraviesa Alemania en estos momento, en los que “el número de casos está aumentando exponencialmente y las camas de cuidados intensivos se están llenando de nuevo”.

Este mismo martes el país germano registraba 250 muertes, que bastaron para superar el umbral de los 75.000 fallecidos, y 7.485 casos, que fijaron los contagios desde el inicio de la pandemia en 2.674.710. Así, la incidencia se fija ahora en 108,1 casos por cien mil habitantes a catorce días, con 166.000 casos activos. En días anteriores, la tendencia fue similar. El lunes, se notificaron otros 7.709 nuevos casos y 50 muertes, con una IA de 107,3 casos.

El domingo, el número de nuevos positivos dobló incluso al de los últimos días, con 13.500 nuevos y 99 fallecidos, mientras la IA estaba en 103,9 casos. Y el sábado, hubo 16.033 afectados más y 207 fallecidos, siendo el momento en el que Alemania se situó en 99,99 casos por cien mil habitantes --casi en 100--. Hasta ese momento, el país no había registrado una incidencia superior a 90 desde comienzos de febrero.

EVOLUCIÓN DE BRASIL. Entonces, ¿por qué estando medianamente estable, en comparación con España, hay tanto temor a la Semana Santa? Como ya hemos avanzado, este miedo parte de llegada a través de alguno de estos turistas, de la variante brasileña, que está colapsando Brasil. El país latinoamericano superó este martes los 12 millones de casos y se enfrenta a una crisis de escasez de medicamentos para proceder a la intubación de pacientes críticos. Ayer, sin ir más lejos, sumaba 49.293 positivos y 1.383 decesos, cifras similares a los de los días anteriores, en que incluso se registraron más muertes.

El domingo, de hecho, se registraron 79.069 casos nuevos y hubo 2.438 muertes. El sábado se produjo el récord de casos diarios de todo lo que va de pandemia: 90.570, y hubo que lamentar la friolera de 2.815 decesos. En el conjunto de una semana, el número de muertes se elevó a 15.000 --un 50% más en estos últimos siete días que en los catorce anteriores--.

Y es que Brasil se está enfrentando ahora al peor pico de la pandemia. Tanto es así que este martes se reunirá la Agencia Nacional de Vigilancia Sanitaria para abordar la situación de crisis en los hospitales. La Organización Panamericana de la Salud (OPS) también anunció que ayudará al país a comprar sedantes y los medicamentos necesarios para atender a los pacientes en estado crítico (midazolan, propafol y fentanilo), debido a que hay grandes hospitales, como el de Sao Paulo, donde las ucis ya se encuentran al 89% de ocupación.

Mientras tanto, su presidente, Jair Bolsonaro, sigue recordando que “siempre” dijo que “tenemos que preocuparnos por la vida, sí, pero también por el trabajo”. “Un desempleado termina teniendo problemas que pueden llevar a la muerte, depresión y suicidio. ¿Vamos a buscar la manera de servir mejor a la gente? Vamos. Parece, en todo el mundo, que solo en Brasil muere gente”, sentenció este martes.

¿POR QUÉ ES TAN PELIGROSA LA CEPA BRASILEÑA? En España, la variante brasileña (P1) solo se ha detectado de forma puntual, según el último informe presentado por el Ministerio de Sanidad el pasado 4 de marzo, en el que se hablaba de que “el riesgo de diseminación” de la misma “se considera moderado en este momento” en nuestro territorio. Sin embargo, también alerta de que “el impacto podría ser alto en el caso de que la incidencia aumentase de forma considerable, ya que estas variantes pueden reducir de forma significativa la efectividad de algunas vacunas”. Así las cosas, y tras conocer ya dos casos recientes focalizados en la isla balear de Mallorca, resulta evidente que el temor es real.

Y no es para menos, pues esta cepa detectada en la región brasileña de Manaos a mediados de diciembre del pasado año 2020 se transmite entre 1,4 y 2,2 veces más rápido que la cepa original, y reduce la inmunidad generada por las vacunas entre un 25% y un 61%. Además, eleva la probabilidad de reinfección entre el 25 y el 60% y la mortalidad entre 1,1 y 1,8 veces más.

23 mar 2021 / 10:12
  • Ver comentarios
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
TEMAS
Tema marcado como favorito
Selecciona los que más te interesen y verás todas las noticias relacionadas con ellos en Mi Correo Gallego.