Santiago
+15° C
Actualizado
lunes, 21 junio 2021
15:06
h

Antonio Antela: “La cuarta ola es inevitable, pero podemos hacer que sea menos intensa”

El jefe del servicio de Infecciosos del CHUS y el profesor de la UVigo Humberto Michinel, con la experiencia previa, ven posible un repunte de casos después de las celebraciones // Abogan porque lo ideal sería mantener las restricciones vigentes un poco más para llegar mejor al verano // A la campaña de vacunación aún le queda un poco para que se dejen sentir sus efectos // Es difícil alcanzar la inmunidad de rebaño antes del verano

Si bien es cierto que la tendencia a la baja de los casos activos y de la presión hospitalaria generan confianza entre la población de cara a una mayor movilidad y consumismo dentro de los locales de hostelería de la comunidad gallega, los epidemiólogos y expertos en COVID de prestigio de Galicia piden prudencia y no dar por ganada la batalla al virus.

“Nuestros modelos indican que se ha producido un cierto estancamiento de la disminución de casos activos”, asegura el profesor de Física en la UVigo Humberto Michinel, que, junto a su equipo, realiza un seguimiento minucioso de la situación pandémica en nuestra autonomía. La propia directora xeral de Saúde Pública, Carmen Durán Parrondo, explicaba el pasado miércoles en rueda de prensa posterior a la reunión del Comité Clínico, que si el ritmo de bajada había estado hace dos semanas en torno al -7%, para luego reducirse al -6,8% y al -6,3%, ahora se sitúa en el -5,8%, lo que evidencia ese estancamiento.

En estos momentos la situación no es unitaria en el conjunto de la comunidad, sino que varía en función de cada área sanitaria y adoptar medidas conjuntas para todo el territorio semeja muy difícil. Por ello, ya que hay distritos que se encuentran en grave riesgo, como el de A Coruña, y otros donde la situación ha mejorado sobremanera, como puede ser el propio caso de Santiago, “el mensaje general debería ser: tener mucho cuidado a la hora de relajar rápidamente las restricciones, sino después de Semana Santa pasaría lo mismo” que ya sucedió en Navidad, asegura el jefe del servicio de Infecciosos del CHUS, el doctor Antonio Antela, que también pide contención de cara al ‘puente’ o fin de semana largo de San José, este mismo viernes.

ES NECESARIO QUE LOS REPUNTES VENIDEROS AFECTEN MENOS QUE LA TERCERA OLA. El experto cree que “la cuarta ola es inevitable, porque no hay suficiente porcentaje de población vacunada aún para evitarla”. En este sentido, incide en que “habría que lograr un 70% de población vacunada para hablar de inmunidad de rebaño”, algo totalmente imposible a estas alturas “salvo que aumente la disponibilidad de las vacunas”. El doctor Antela ve esto difícil de lograr “incluso antes del verano”, ya que “es bastante probable que cuando se reduzcan las restricciones haya nuevas olas”. Sin embargo, sí ve posible que las nuevas embestidas del virus a las que tengamos que hacer frente “sean menos intensas”, y para lograrlo es necesario “que se alivien las restricciones de manera muy pausada”, de tal forma que aunque “se producirán casos, podrán controlarse mejor”.

RAZONES DE LA RALENTIZACIÓN DEL DESCENSO DE CASOS. En consideración del experto de la UVigo, “esto puede estar motivado por varias cuestiones”. En primer lugar, “el margen de mejora cada vez es menor, debido a las semanas de evolución positiva de los datos”, que hacen lógico que, llegado un determinado punto, no sea posible bajar más. Por otro lado, está el conocido como ‘efecto pánico’ entre la población, que “disminuye con los buenos resultados”, por lo que “la gente tiene tendencia a bajar la guardia”. Y todavía falta un poco para que se comience a ver el efecto de la campaña de vacunación, que Michinel espera que se evidencie “pronto”.

Por todo esto, a la hora de plantearse mayores aperturas, “hay que ser muy prudentes”, pues la incidencia “todavía no ha bajado de los 25 infectados por cada cien mil habitantes y el número de casos en uci es aún elevado”. De manera que, “la combinación de apertura y vacaciones de Semana Santa podría llevarnos a una cuarta ola”, sentencia, sin lugar a dudas.

LLEGAR EN MEJORES CONDICIONES AL VERANO. Así, el profesor de la UVigo se muestra partidario de que las restricciones actuales se mantengan en las próximas fiestas, pues esto nos permitirá “llegar en condiciones mucho mejores al verano”. “Es comprensible que la hostelería demande mayor apertura, pero se corre el riesgo de echar a perder una temporada de mayores beneficios como es la estival, por abrir mucho la mano ahora”, alerta a los hosteleros que reclaman ampliación de aforos y horarios. Y es que la “relajación” del toque de queda hasta las 23.00 horas “podría aumentar la influencia negativa de una mayor apertura”.

EL OBJETIVO FINAL: LA INMUNIDAD DE REBAÑO. “En estos momentos, la disminución de casos se está frenando y han aparecido algunos brotes que indican, claramente, que si se baja la guardia el virus se activa”, recuerda, explicando que “lo deseable sería llegar a niveles de incidencia de 25 casos por cada cien mil habitantes, lo que permitiría controlar la pandemia con el uso de rastreadores mientras la vacunación no alcance para conseguir la inmunidad de rebaño”.

15 mar 2021 / 11:19
  • Ver comentarios
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
Selecciona los que más te interesen y verás todas las noticias relacionadas con ellos en Mi Correo Gallego.