Santiago
+15° C
Actualizado
viernes, 15 enero 2021
11:41
h

Cerrada un aula burbuja en la Escuela infantil de Salgueiriños

Un caso positivo de coronavirus obligó ayer a la Escuela Municipal Infantil de Salgueiriños-Meixonfrío de Santiago de Compostela a cerrar una de sus aulas burbuja, concretamente la que acoge a los alumnos más pequeños. Las autoridades locales confirmaron a este periódico que el contagio no tuvo lugar en el recinto, sino en el ámbito privado hace unos días. El cierre de este aula se mantendrá durante unas semanas.

Y es que con el curso escolar ya a pleno rendimiento en las etapas de infantil y primaria en Galicia, los temidos contagios de coronavirus entre los alumnos no se han hecho esperar y, con ellos, las cuarentenas y aislamiento de compañeros de los afectados o, incluso, de aulas enteras.

Durante este martes también se conoció el caso de dos colegios de Ourense. En uno de ellos, el de los Maristas Santa María, un alumno de primaria dio positivo por covid-19, lo que obligó a poner en cuarentena a otros siete compañeros del joven. El estudiante acudió a clase el pasado viernes sin ninguna sintomatología, pero la familia comunicó al centro este lunes que había resultado positivo tras practicarle la prueba.

Según indican fuentes del centro , se notificó el caso a los responsables de Sanidad, a la jefatura territorial, que estudiaron los alumnos que debían quedarse en su domicilio a la espera de las pruebas del virus. A pesar de ello, el centro sigue funcionando con normalidad y arrancará un sistema de teledocencia para retransmitir las aulas online al alumnado afectado que se encuentra en su domicilio.

También en el centro de la ciudad de As Burgas, el Santo Ángel, un alumno dio positivo en la prueba del coronavirus y el centro, como medida preventiva, decretó el confinamiento del tutor y de todo el grupo de primaria en el que estudia el infectado (entre 20 y 25 alumnos), según fuentes del centro escolar.

Se activó, también, el protocolo en el CEIP O Cruceiro de Vilalonga (Sanxenxo). Allí una alumna de 4 años de infantil resultó afectada. La PCR se le practicó dentro de las pruebas de rastreo tras confirmarse el contagio de un familiar directo. La niña ya no acudió el lunes a clase y ayer, a última hora de la mañana, la familia recibió el resultado y lo puso en conocimiento del centro. La dirección del colegio contactó de inmediato con las familias del resto de alumnos del aula y de los docentes para poner en marcha los protocolos educativo y sanitario que requieren este tipo de casos.

Así mismo, ayer se tuvo conocimiento de otro positivo registrado en la escuela infantil de Vilaboa, en Pontevedra, por lo que se puso en cuarentena a los niños y a los educadores de uno de los grupos en el centro, dependiente de la Consellería de Política Social.

En concreto, se trata de uno de los escolares del grupo de 2 a 3 años. La familia informó de la confirmación del caso y, siguiendo las disposiciones vigentes, se procedió a aislar a sus compañeros y a los empleados que estuvieron en contacto con él. Once niños y dos educadores no acudieron al centro, que se sometió a tareas de limpieza y desinfección de sus espacios. Asimismo, se practicarán PCR tanto al personal como a los menores, aunque la guardería no cerró sus puertas.

renuncia Por otra parte, el equipo directivo del IES da Terra Chá Xosé Traperao Pardo, de Castro de Ribeiras de Lea (Lugo) , presentó su renuncia como consecuencia de la falta de criterios claros para establecer los correspondientes protocolos de seguridad ante el inminente inicio del curso en secundaria y por la falta de profesores para organizar convenientemente la actividad lectiva.

Noelia Blanco, hasta ahora directora, precisó a la agencia Efe que el equipo se puso a trabajar ya en julio de acuerdo con el protocolo de la Consellería de Educación, para lo que “se adaptaron los espacios del centro a las medidas de seguridad” y se compró el material higiénico-sanitario necesario. Sin embargo, lamentó que todo ese trabajo se quedase en nada con la llegada del protocolo definitivo, a finales de agosto, porque hubo que reorganizar de nuevo todo el espacio.

“Un caos”, lamentó, “nos volvimos locos para encontrar albañiles y electricistas” para hacer las obras necesarias en el centro y habilitar los espacios, algunos específicos, como las aulas de informática, a los nuevos usos y necesidades. “Ahora se produce un nuevo cambio”, lamentó Blanco, a pocos días del inicio del curso, y “no sabemos todavía qué profesorado tenemos” para comenzars.

Además, los padres de los alumnos de 6º de primaria del colegio Veleiro do Campo, en Castro de Rei, siguen sin enviar a sus hijos a clase. Aseguran que los niños no volverán hasta que se desdoble en dos grupos el curso.

quejas por suprimir un aula
Un caso positivo que se registró fuera del centro obliga a dejar a los más peques sin clase

··· Madres y padres de alumnos del CEIP Praza de Barcelos, en la ciudad de Pontevedra, protagonizaron ayer una protesta ante el centro, en pleno centro urbano, en la que reclamaron a la Xunta que rectifique en su decisión de cerrar una de las dos aulas de las que hasta ahora disponían en cuarto curso de Infantil. Almudena López, portavoz de las familias, leyó un comunicado en el que se critican la medida que adopta Educación “justamente en medio de una crisis sanitaria de esta magnitud” obligando a estar juntos a 23 pequeños cuando “en este colegio no hay los problemas de espacio que sufren otros centros”.

16 sep 2020 / 00:11
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
TEMAS
Tema marcado como favorito
Selecciona los que más te interesen y verás todas las noticias relacionadas con ellos en Mi Correo Gallego.