Santiago
+15° C
Actualizado
domingo, 28 febrero 2021
14:47
h

Feijóo se muestra rotundo: “Las cosas no van a mejorar en los próximos veinte días”

El presidente gallego cree que pese al aperturismo de las fiestas Galicia lo aplicó de la forma más racional y proporcional posible

El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, está convencido de que los datos de evolución epidemiológica en Galicia “no van a mejorar en los próximos veinte días” pues el incremento de la positividad registrado está íntimamente relacionado con las jornadas de Nochebuena y Navidad y todavía falta por ver el efecto de las de Nochevieja y Año Nuevo.

Las cosas “van a empeorar”, señaló en una entrevista difundida este domingo por el circuito gallego de la cadena Ser, en la cual aseguró que confiaba en que a finales del mes en curso la mejoría sea ya la tendencia.

Al ser preguntado si hubiese sido mejor no hacer ninguna aproximación familiar contesta, “pues sí”, en alusión al aperturismo que hubo en las fiestas, con períodos de movilidad extraordinaria con independencia de los cierres perimetrales en vigor. Con todo, Núñez Feijóo aludió a lo que fue norma para toda España y recordó que en Galicia se procedió de la forma más “racional” y “proporcional posible”, con la información que se manejaba a fecha de diciembre.

Al hilo de esta observación, se refirió a la situación de presión asistencial en planta y uci para concluir que, pese al panorama presente de contagios al alza, “es la mejor” del país. El jefe del Ejecutivo gallego no se mostró partidario de reclamar un confinamiento general y sí de aplicar medidas “localizadas y localizables”, de “ir mirando”.

Del comité clínico asesor, que se reúne dos veces por semana, el presidente contó que la mayoría de las decisiones se toman por unanimidad o por “mayoría cualificada importante”.

Si tuviese que decidir él mismo entre la dicotomía sanidad-economía, reaccionó a una de las preguntas formuladas con el argumento de que “no es el caso, pues no existe ahora tal debate”, pero, de haberlo, se mostraría, tal y como garantizó, a favor de la “balanza sanitaria” sin duda alguna con prejuicio de la otra.

En el campo monetario, Núñez Feijóo observó que lo lógico es que el producto interior bruto se recupere, pero no es “tan optimista” con el tema del paro. Su pensamiento, sin embargo, está centrado en el proceso de vacunación y fijó como un “objetivo de mínimos” llegar a finales del ejercicio en curso con inmunidad de grupo. Con dos vacunas, no podría dar una fecha para alcanzar ese propósito –“el dato no es muy positivo”– pero aguarda que a finales del primer cuatrimestre haya varios antígenos “a disposición” del mundo.

En el plano político, del Gobierno de Sánchez, y ante una cuestión expresa, consideró que su paisana Yolanda Díaz, ministra de Trabajo, es de “lo más aceptable”.

Por último, el presidente de la Xunta volvió a celebrar la ampliación del Año Santo a todo 2022 y apuntó que es una “buena noticia” para España entera.

“La palabra ola se quedará corta para definir lo que va
a pasar en próximos meses” alertan médicos gallegos

Santiago. Médicos que ejercen en Galicia muestran su preocupación por la tendencia al alza de los contagios de COVID a raíz del efecto navideño y uno de los más vehementes es Ignacio Ramil, internista en el Hospital de A Coruña, que mostró su convicción de que la palabra “ola” se va a “quedar corta para definir los próximos dos-tres meses que vamos a tener”. Este especialista hace un ruego en su cuenta oficial de Twitter, en la que indica que “la cosa está muy cruda” y ahonda en que la vigilancia ahora debería centrarse en la “pronta actuación” para evitar la “tragedia que otros países europeos están viviendo” y por tanto la actitud, entiende, debería ser la de una rápida actuación en caso de una “falta de respuesta esperada” a las medidas en vigor.

“La ocupación total de las camas hospitalarias COVID/resto está en niveles mucho más altos y cualquier medida que haga disminuir la llegada de gente” es muy necesaria, advierte. Muy crítico se muestra cuando dice que nunca debió haberse permitido el “despiporre” de las fiestas de diciembre. “Yo no sería capaz de hacerlo. No tengo el suficiente cuajo”, ahonda, y menos cuando lo que está en juego es “el sufrimiento de familias”.

Ramil recoge en esa red social un comentario del intensivista pediátrico Alberto García-Salido, que ejerce en el Hospital Infantil Universitario Niño Jesús de Madrid y que escribe que “a los dirigentes que ahora no paran de repetir vendrán semanas duras se les debería caer la cara de vergüenza” porque “sabían que iba a pasar esto. Lo sabían. Y ahora pedirán a la gente un esfuerzo. Es frustrante”, lamenta.

El reputado cardiólogo José Ramón González-Juanatey, que desde su puesto en el Complejo Hospitalario Universitario de Santiago (CHUS) conoce la situación actual de cerca, afirma en el mismo canal que los gestores que han facilitado “que la gente se reuniera durante casi un mes”, hoy se alarman y lo cierran todo. “¿Qué esperaban?”, se pregunta, y acto seguido se contenta a sí mismo con un lacónico: “No dan para más”.

En Ferrol, el médico de familia Roberto Martín destaca la virulencia al alza y la internista Sabela Sánchez avisa de que “vienen días duros, muy duros” para concluir que “no existe” la dicotomía economía-salud “puesto que sin salud, no hay economía”. ECG

11 ene 2021 / 00:00
  • Ver comentarios
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
TEMAS
Tema marcado como favorito
Selecciona los que más te interesen y verás todas las noticias relacionadas con ellos en Mi Correo Gallego.