Santiago
+15° C
Actualizado
domingo, 28 febrero 2021
17:36
h

Investigadores de EE. UU. trabajan en una inyección efectiva en una sola dosis

No requerirá cadena de frío para conservarse, igual que la de la Universidade de Santiago

Madrid. Investigadores estadounidenses trabajan en el desarrollo de una vacuna de nanopartículas para COVID que no requiera una cadena de frío para su almacenamiento o transporte, como la de la USC, y que se suministre en una sola dosis, de modo que sea más barata.

Antes de la pandemia, el laboratorio del bioquímico Peter S. Kim, de la Universidad de Stanford, estaba centrado en el desarrollo de vacunas contra el VIH, el ébola y la influenza pandémica. Pero, a los pocos días de cerrar el espacio de laboratorio de su campus como parte de las precauciones de COVID, centraron su atención en una vacuna para el SARS-CoV-2.

Aunque el coronavirus estaba fuera del área de especialización específica del laboratorio, ellos y sus colaboradores lograron construir y probar una vacuna candidata prometedora. Su vacuna, que se detalla en la revista ACS Central Science, contiene nanopartículas salpicadas de las mismas proteínas que componen los distintivos picos superficiales del virus.

Estos picos facilitan la infección al fusionarse con una célula huésped y crear un pasaje para que el genoma viral entre y secuestre la maquinaria de la célula para producir más virus. Los picos también se pueden usar como antígenos, lo que significa que su presencia en el cuerpo es lo que puede desencadenar una respuesta inmune.

Punto de partida sólido. Las vacunas de nanopartículas equilibran la efectividad de las inmunizaciones de base viral con la seguridad y facilidad de producción de las vacunas de subunidades. Las que utilizan virus para administrar el antígeno suelen ser más eficaces que las que solo contienen partes aisladas de un virus. Sin embargo, pueden tardar más en producirse, deben refrigerarse y es más probable que causen efectos secundarios.

Las vacunas de ácido nucleico, como las vacunas de ARNm de Pfizer y Moderna, que ya fueron autorizadas para uso de emergencia, son incluso más rápidas de producir que las vacunas de nanopartículas, pero son caras de fabricar y pueden requerir múltiples dosis.

Las pruebas iniciales en ratones sugieren que la vacuna de nanopartículas de Stanford podría producir inmunidad contra el COVID después de una sola dosis. Y los investigadores tienen la esperanza de que pueda almacenarse a temperatura ambiente, por lo que están investigando si podría enviarse y almacenarse en forma de polvo liofilizado.

En comparación, las vacunas que están más avanzadas en desarrollo en los Estados Unidos deben almacenarse a temperaturas frías, que van desde aproximadamente 8 a -70 grados Celsius (46 a -94 grados Fahrenheit).

“Esta es una etapa realmente temprana y aún hay mucho trabajo por hacer. Pero creemos que es un punto de partida sólido para lo que podría ser un régimen de vacuna de dosis única que no se basa en el uso de un virus para generar anticuerpos protectores después de la vacunación”, dijo Abigail Powell, ex becaria posdoctoral en el laboratorio de Kim y autora principal del artículo.

La proteína de pico del SARS-CoV-2 es bastante grande, por lo que los científicos a menudo formulan versiones abreviadas que son más simples de hacer y más fáciles de usar. Después de examinar de cerca el pico, Kim y su equipo decidieron quitar una sección cerca de la parte inferior. Para completar su vacuna, combinaron este pico acortado con nanopartículas de ferritina, una proteína que contiene hierro, que se ha probado previamente en humanos. redacción

12 ene 2021 / 00:00
  • Ver comentarios
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
Tema marcado como favorito