Santiago
+15° C
Actualizado
jueves, 13 mayo 2021
23:34
h

Jessica Giner, cooperante de la ONG coruñesa Semilla para el Cambio en India: “La ayuda internacional no la notamos”

Se encuentra en Benarés, al norte del país y el cuarto estado más golpeado por la COVID-19 // Relata las largas colas de cadáveres esperando en los crematorios y la escasez de madera para quemarlos // En su entorno se han contagiado casi todos, ella incluida // Aún sufre secuelas de al infección

La oenegé Semilla para el Cambio, fundada por la coruñesa María Bodelón, trabajó desde sus inicios en India, en Benarés, la ciudad sagrada del estado de Uttar Pradesh, en el norte del país asiático. En el terreno está actualmente Jessica Giner, una barcelonesa que lleva casi toda la vida de país en país, como voluntaria y cooperante.

Desde Benarés, Jessica explica que es cooperante “para Semilla para el Cambio desde hace tres años, me encantó cuando conocí a María Bodelon y el equipo”. Ella ya había estado en otras entidades, pero quería dedicarme y apoyar a una oenegé más pequeña y cooperar para que esas semillas crezcan”. Y no solo en India, ya que se define como “trotamundos”, ha colaborado “en diferentes proyectos tanto con gente con discapacidades como animales en países como Camboya, Nepal, Turquía, Egipto, Birmania, Holanda, Irlanda, Perú...”.

Llegó a su actual destino el 19 de marzo –“el cuarto estado más afectado por el COVID-19. ¡Estamos desbordados y sin medios!”– y no tardó ni dos semanas en contagiarse. “Cuando llegué me sorprendí, nadie llevaba la máscara, todos estaban celebrando los festivales, restaurantes abiertos, comercios, todo era normal como en el 2019 o principios de 2020. Y pasó el festival del Holi (festival de los colores) y empecé a ver como parte de nuestro equipo se ponían enfermo, gente conocida, vecinos, el del tuk tuk (vehículo triciclo motorizado a modo de taxi), todo mi alrededor y finalmente caí”.

Aún sufre secuelas de la infección Un mes y medio después, ella aún sufre las secuelas de la infección. “Lo pase muy mal, la verdad, es un virus muy severo y agresivo. Aún no estoy bien del todo, continúo sin poder comer y respirar bien por la tos. Tuve todos los síntomas de la variante: fiebre, vómitos, diarrea, dolor de cabeza muy fuerte, dolor de estómago horrible, escalofríos, picor de piel, mucha tos y me costaba mucho respirar”. Y añade que el calor, con 45 grados, “no ayuda nada”.

Su trabajo se centra en promover los procesos de desarrollo que garantizan la igualdad de las personas. Cooperan para mejorar las condiciones de vida de las “comunidades más desamparadas en Benarés, son personas que ahora mismo viven en chabolas de plástico a 45 grados e infectados por el COVID”. Les asisten y apoyan en todo lo que pueden “con todo el cariño y atención, ya que el gobierno en la normalidad nunca les ayuda, imaginaros en una situación así. Precisamente, este año nos han cortado las ayudadas del proyecto de salud para Semilla para el Cambio y está siendo difícil prepararnos y abastecer a todas las familias con esta segunda ola”.

Preguntada sobre cómo está afectando este tsunami de coronavirus en la zona, Giner cuenta que “nos hemos infectados mas de la mitad y nuestras familias también. Casi todo el mundo que conozco se ha infectado, solo algunos no, pero durante dos días estaban medio mareados, quizás su sistema inmune también padeció, pero más leve”, explica Jessica.

“No hay camas en los hospitales públicos” Y sobre la ayuda internacional que se está enviando a India, asegura que “no la hemos notado de momento”, añadiendo el problema de los hospitales. “El gobierno tiene que hacer un acuerdo con los hospitales privados. No hay camas en el publico y hablamos de un país como la India, donde la población no puede pagar un hospital privado, todo se convierte en un negocio y los seres humanos pierden su vida, y sus pobres familiares se desesperan. Esto es muy duro y miserable para aquellos que hacen negocio o sacan beneficio de todo”. Y aprovecha para pedir colaboración (https://www.semillaparaelcambio.org/haz-un-donativo/).

“¡Es muy triste, inhumano!” La sensación de Jessica en estos momentos es como si “nos hayan tirado a todos algo para infectarnos, ¡esto no es normal!”. Cuando se curó de su contagio, fue al segundo crematorio para ver si era cierto lo que le contaban. Cuando la semana anterior a los festivales celebrados había “3 o 4 cadáveres, esta vez conté 15 o 16 cuerpos rápidamente, más cuerpos en las escaleras en espera, no había madera suficiente”. Había tantos cadáveres “que no puede cruzar de tanto fuego”, recuerda. “Era terrible, pobres, y sus familias... ¡Es muy triste, inhumano! Tanto es así, que las autoridades acaban de habilitar en la zona un tercer crematorio para incinerar la gran cantidad de cadáveres que se acumulan.

Su teoría es que la celebración de “tres festivales fue un error, demasiada gente y aglomeraciones, luego el gobierno y la población creían que tenían la inmunidad del rebaño porque así parecía, y los 45 grados no ayudan”. Y sobre la solución, considera que “todos los políticos se unieran lealmente sin intereses farmacéuticos, ni dinero bajo en mano, sin competiciones e hicieran un plan todos unidos y global”.

Los casos siguen subiendo, el país supera ya los 20 millones
Lleva más de 13 días seguidos registrando más de 300.000 contagios cada jornada
Image

Madrid. India supera ya los 20 millones de casos de COVID-19, en concreto registró este martes 20.282.833, tras notificar en las últimas 24 horas 357.229 nuevos contagios, según informan las autoridades sanitarias. En la última jornada también se registraron 3.449 nuevos decesos por la enfermedad, cifra que sitúa al total de víctimas mortales del coronavirus en 222.408.

El Ministerio de Salud también confirmó que son 3.447.133 los casos activos del virus, mientras que 16.613.292 pacientes se curaron, 320.289 en el último día.

Durante 13 días seguidos, India detectó más de 300.000 casos diarios, superando casi diariamente récord de positivos y muertes en tan solo 24 horas. Pese a esta crítica situación, que tiene en alerta a toda la comunidad internacional, el primer ministro indio, Narendra Modi, se resiste a aplicar un confinamiento a nivel nacional.

De hecho, hace dos semanas pidió a los estados que valoraran un posible confinamiento como “última opción”, aunque el recrudecimiento de la crisis sanitaria llevó a gran parte de la sociedad, entre ellos aliados políticos de Modi o líderes empresariales, a instar a adoptar medidas más restrictivas.

En referencia a la comunidad internacional, numerosos países enviaron ayuda hasta el país, mientras que el equipo de Naciones Unidas está apoyando a las autoridades para hacer frente a la pandemia de COVID-19, incluso abordando la desinformación, ofreciendo consejos a la población, sobre todo en zonas rurales. europa press

05 may 2021 / 01:00
  • Ver comentarios
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
TEMAS
Tema marcado como favorito
Selecciona los que más te interesen y verás todas las noticias relacionadas con ellos en Mi Correo Gallego.