Santiago
+15° C
Actualizado
jueves, 06 agosto 2020
02:00
h

La UE abrirá sus fronteras desde el miércoles a solo quince países

Se activa un proceso formal para decidir la lista definitiva, que se revisará cada dos semanas // Hay acuerdo en que la decisión esté basada en criterios epidemiológicos

Los Veintisiete tienen ya un principio de acuerdo sobre los criterios epidemiológicos que deben cumplir los países terceros a cuyos nacionales se permitirá viajar a la UE a partir del miércoles, 1 de julio, cuando el bloque empiece a abrir de manera limitada a apenas una quincena de países la frontera exterior que cerró en marzo para contener la propagación del coronavirus.

La “prudencia” del bloque ante los riesgos que supone retomar el tránsito en el contexto de contención de la pandemia y las dudas respecto a la “fiabilidad” de los datos epidemiológicos proporcionados por países que se sitúan dentro de los índices de la UE están siendo determinantes en una negociación ‘in extremis’ que no concluirá formalmente hasta pocas horas antes de la reapertura anunciada.

El viernes los embajadores de los estados miembros lograron llegar a un “texto de compromiso” y principio de acuerdo sobre los criterios para elegir qué países podrán retomar el tráfico con la UE. Esta propuesta incluye una primera lista de quince países autorizados, que deja fuera por temor a nuevos brotes a socios importantes como Estados Unidos, Rusia y Brasil.

Sin embargo, las delegaciones vieron necesario consultar con las capitales las posiciones de cada Estado miembro, por lo que se les dio de plazo hasta las 18.00 del sábado para presentar comentarios o reservas al texto. Pero “no todos los Estados miembro han respondido” dentro del plazo y serán necesarias algunas “consultas más” a lo largo del domingo, informa Europa Press. Tras analizar las posiciones que sí han llegado a tiempo la presidencia croata, de turno de la UE, cuenta con lanzar el procedimiento formal para la adopción de este acuerdo el lunes.

Esto es posible porque, aunque el control de las fronteras es una competencia de los estados miembro, la decisión en este caso se debe tomar por mayoría cualificada ya que afecta a políticas comunes como la libre circulación y los visados, por lo que puede salir adelante aún sin el respaldo unánime de los 27.

La lista de países cuyos nacionales serán los primeros en entrar en la UE incluye a Argelia, Australia, Canadá, Japón, Montenegro, Marruecos, Nueva Zelanda, Ruanda, Serbia, Corea del Sur, Tailandia, Túnez, Uruguay, Georgia y China, aunque las fuentes europeas precisan que en el caso de China el levantamiento del veto estará supeditado a reciprocidad, es decir, que este país también permita la entrada de ciudadanos europeos.

revisión periódica del listado Se trata de una primera relación de países, que se revisará periódicamente -probablemente cada dos semanas- para alinearla en cada momento con la situación sanitaria.

Con ella, no solo quedan fuera de la primera fase Estados Unidos, Rusia, Brasil o Argentina, cuya situación epidemiológica no da garantías, sino que la lista también excluye a la mayoría de los Balcanes occidentales pese a que la Comisión Europea pidió que se les incluyera, y tampoco aparecen otros países con niveles de infección similares a la UE, como Cuba, Uruguay, Costa Rica, Nicaragua o Venezuela.

CRITERIOS EPIDEMIOLÓGICOS En cualquier caso, el compromiso de los Veintisiete es basarse en criterios “epidemiológicos claros” que permitan acotar la lista en función de cuestiones sanitarias y científicas y no como consecuencia de decisiones políticas, de modo que la frontera se empiece a abrir a países en donde el alcance de la pandemia se encuentre en “los niveles de la UE” o similares.

Por ello, la recomendación pide que los elementos para decidir qué países tienen carta blanca para entrar se basen en el número de infecciones por cada 100.000 habitantes durante los últimos catorce días (que sean como en la medida de la UE, es decir, 19 casos), en la tendencia de nuevos positivos durante el mismo periodo de los catorce días anteriores y la capacidad de esos países para trazar, testar, contener, vigilar y tratar posibles nuevos brotes que se puedan dar dentro de su territorio.

Excepciones Se prevén una serie de excepciones para seguir permitiendo los viajes procedentes de los países vetados si se trata de circunstancias excepcionales, por ejemplo para permitir regresar a europeos o familiares de europeos atrapados en el exterior. Y se sopesa incluir nuevas categorías sugeridas por Bruselas, como es el caso de los estudiantes o de los trabajadores de alta cualificación.

Asimismo, deben consensuar cuál será el procedimiento de evaluación y validación de los cambios de la lista, porque los socios tienen claro que “no será un proceso automático”. Así mismo, tienen claro los países de la UE que el Centro Europeo para la Prevención y Control de Enfermedades (ECDC) debe tener un papel fundamental a la hora de proporcionar los datos epidemiológicos que se tendrán en cuenta, aunque no está estipulado si tendrá peso a la hora de validar la lista final o será una decisión única de los estados miembro, que tienen competencias exclusivas en materia de gestión de fronteras.

Desmentido
No hay 3 millones de lisboetas confinados

··· El Gobierno de Antonio Costa lanzó un comunicado desmintiendo las noticias publicadas en algunos diarios españoles, entre ellos ‘El País’, que aseguraban que 3 millones de lisboetas habían vuelto a ser confinados por un fuerte rebrote de coronavirus. El Ejecutivo aclara que sólo 19 de los 118 distritos (freguesías) que conforman el Área Metropolitana de Lisboa permanecen en «estado de calamidad», que limita las salidas de casa, mientras que el resto pasan a «estado de contingencia», con medidas más laxas. De esos 19 barrios, sólo uno de ellos pertenece a Lisboa capital. Lo que sí es cierto es que el aumento de casos en Lisboa y las áreas aledañas llevó al país a niveles de contagio similares al 8 de mayo, con 451 casos nuevos confirmados de covid-19 en 24 horas.

Hosteleros del sur de Galicia consideran que la reapertura de la Raia generará escasas reservas
Por el contrario, los comerciantes tienen más esperanzas porque muchos de sus clientes son lusos

Vigo. Hosteleros del sur de Galicia creen que la próxima reapertura de la frontera con Portugal, este miércoles, conllevará “escasas” reservas y avanzan que la mayor parte de las mismas se espera a partir de mediados de julio. La clausura tuvo una especial especial incidencia en los pasos transfronterizos situados en esta zona de la comunidad, que aglutinan el 50% del tráfico que discurre entre ambos países.

Provocó pérdidas económicas en los sectores del comercio y la hostelería de ambos márgenes del río Miño, donde los ciudadanos del país opuesto representan parte de la clientela. También los empleados se vieron perjudicados por el cierre de pasos transfronterizos, al suponer un incremento de la distancia a sus puestos de trabajo.

El presidente de la Asociación de Comerciantes e Industriales de Tui (Acitui), Juan Carlos Blanco, reconoce que las previsiones “no son nada buenas para la primera quincena de julio”, detallando que esperan un 30% de ocupación para ese periodo, esperando que se incremente hasta el 40% o 50% en la segunda mitad del mes, y hasta el 60% en agosto. Explica que se nota un retraso en las fechas de las estancias porque los clientes quieren tener las “máximas garantías” en su viaje.

El presidente de Acitui recalca la necesidad de que se reabra la frontera para recuperar el comercio y la hostelería, así como de que se reciban turistas de distintos países para mejorar la situación económica de la zona. También apunta que se prevé un turismo principalmente nacional para este verano, aunque ya tienen reservas de extranjeros para septiembre y octubre.

Por su parte, el secretario de la Asociación de Empresarios Tomiño (Adeto), Iago Pérez, indica que se espera “como agua de mayo” la reapertura de la fronteraal estimar que los ciudadanos lusos representan un 25% de la clientela de los comercios de la zona. Cree que favorecerá la economía de Tomiño (Pontevedra), calculando pérdidas de hasta el 70% en la recaudación en la hostelería y de un 40% en sector primario y comercio. Aunque la reapeartura no cree que dé grandes beneficios, Pérez apunta que podrá paliar la situación económica del sector ‘retail’ y la hostelería, y apunta que la comunicación con Portugal causa “bastantes” desplazamientos a Tomiño semanalmente. e.p.

28 jun 2020 / 21:33
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
Tema marcado como favorito