Santiago
+15° C
Actualizado
sábado, 16 octubre 2021
18:16
h

La Universidade da Coruña monitoriza sus aulas para garantizar espacios seguros

Es un proyecto investigador de Inteligencia Artificial // Es la primera de Galicia y de las pocas que hay en España

Santiago. Un equipo de investigación de la Universidade da Coruña (UDC) trabaja desde el mes de noviembre en un proyecto para medir el dióxido de carbono en sus espacios con la instalación de medidores en sus estancias para monitorizar el nivel de concentración de CO2 en diferentes dependencias universitarias como aulas o bibliotecas, con el objetivo de garantizar espacios de estudio y de trabajo seguros.

El proyecto, coordinado por el adjunto del rector para Tecnoloxías da Información e as Comunicacións, Carlos Escudero, catedrático del área de Teoría do Sinal e Comunicacións del Departamento de Enxeñaría de Computadores, cuenta con la colaboración del Servizo de Informática e Comunicacións, el Servizo de Prevencións de Riscos Laborais y el Centro de Investigación en Tecnoloxías da Información e a Comunicación (CiTIC) a través de un plan COVID de la Axencia Galega de Innovación (Gain). Se trata del CedCovid (Ciencia e Ingeniería de datos para la evaluación, predicción poblacional y personalizada de la evolución de la enfermedad COVID-19).

La Universidade da Coruña es la primera de Galicia, y de las primeras de España, en instalar medidores en sus espacios, dentro de un programa de investigación de Inteligencia Artificial (IA) con el desarrollo de técnicas de monitorización y modelos por parte de los propios investigadores, como una forma también de experimentación que sirva de ejemplo al resto de la sociedad.

La institución académica herculina instaló sesenta medidores de interior (y referencias exteriores) y cuenta con una infraestructura de red que permite rápidas redistribuciones de las zonas de medición en base a campañas en los diferentes campus y edificios concretos.

Para el proyecto, la universidad adquirió medidores de CO2 de última generación. La información proporcionada se recoge de forma centralizada para establecer patrones y poder actuar en tiempo real a través de sistemas de comunicación del Internet de las Cosas (IoT, por sus siglas en inglés: Internet of Things).

UNA MEDIDA QUE VIENE PARA QUEDARSE La medición de dióxido de carbono es clave para controlar la calidad del aire y la concentración de aerosoles provocados por el COVID en recintos cerrados. Los científicos que trabajan en el proyecto, y sin que haya todavía conclusiones definitivas de la investigación, consideran que la medición de CO2 “es una medida que viene para quedarse”, no solo por el tema relacionado con la pandemia, sino también por cuestiones de eficiencia energética y por la influencia del dióxido de carbono en el estudio “ya que con niveles altos de CO2 la atención disminuye”, aseguran, por lo que dificulta la concentración necesaria para el estudio. C. BARBA

16 abr 2021 / 01:00
  • Ver comentarios
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
TEMAS
Tema marcado como favorito
Selecciona los que más te interesen y verás todas las noticias relacionadas con ellos en Mi Correo Gallego.