Santiago
+15° C
Actualizado
jueves, 06 agosto 2020
09:57
h

Las personas con grupo sanguíneo A tienen más riesgo si padecen Covid-19

Poseen un 50 % más opciones de precisar apoyo respiratorio // Los cromosomas 3 y 9 podrían determinan la severidad de la infección

Un estudio internacional ha descrito que la vulnerabilidad de ciertas personas al desarrollo de formas clínicas graves en la infección por el virus SARS-CoV-2, que genera el Covid-19, puede estar influenciadas por sus características genéticas. En este trabajo participó el CIBER, en su área de Enfermedades Hepáticas y Digestivas (CIBEREHD), así como de Enfermedades Respiratorias (CIBERES).

Esta investigación, publicada en el New England Journal of Medicine, indica que variantes de dos regiones del genoma humano se asocian con un mayor riesgo de desarrollar fallo respiratorio en pacientes con infección por SARS-CoV-2. Una de ellas se localiza en el cromosoma 3 y puede afectar a la expresión de genes que favorecerían la entrada del virus, así como la generación de la tormenta de citoquinas.

La segunda región se localiza en el cromosoma 9, en concreto en el gen que determina el grupo sanguíneo del sistema ABO. En este sentido, los datos mostraron que tener el grupo sanguíneo A se asocia con un 50 por ciento más de riesgo de necesidad de apoyo respiratorio en caso de infección por el coronavirus. Por el contrario, poseer el grupo sanguíneo 0 confiere un efecto protector frente al desarrollo de insuficiencia respiratoria (35% menos de riesgo).

Los investigadores han intentado responder a la pregunta de por qué algunas personas son asintomáticas o presentan cuadros leves mientras otras desarrollan cuadros de gravedad al ser infectadas por el virus SARS-CoV-2. “Hemos buscado la respuesta en los genes y hemos encontrado una fuerte asociación entre ciertas variantes genéticas en los cromosomas 3 y 9 y la gravedad de la enfermedad causada por el coronavirus”, detalla.

En el pico de la pandemia de Covid-19 en Italia y España (marzo-abril de 2020), investigadores del CIBER de diferentes hospitales de España (Euskadi, Cataluña, Madrid y Andalucía) y de Italia de la región norte de Lombardía iniciaron un proyecto colaborativo, coordinado por expertos genetistas de Noruega y Alemania para determinar, en el menor tiempo posible, si existe una predisposición génica que aumente el riesgo de enfermedad grave con fallo pulmonar en la infección por coronavirus.

Así, en apenas 3 semanas se aprobó el proyecto por los comités éticos de las instituciones españolas e italianas participantes y se recogieron muestras de sangre de 1.610 pacientes con Covid-19 que necesitaban apoyo respiratorio (oxigeno o ventilación mecánica). Se extrajo ADN de las muestras de sangre para estudiar en el laboratorio de Kiel (Alemania) cerca de 9 millones de variantes genéticas. Para ello se contó con expertos genetistas y bioinformáticos, así como con la rápida donación económica de filántropos noruegos.

Según explican los investigadores del CIBER, “se dispuso en menos de 2 meses de toda la información necesaria para evaluar los resultados y compararlos con un grupo control de 2.205 controles sanos”. Así, se identificó una mayor frecuencia de 26 variantes genéticas en los pacientes afectados por insuficiencia respiratoria en comparación con el grupo control no infectado, y 2 de ellas en particular localizadas en los cromosomas 3 (rs11385942) y 9 (rs657152) mostraron una potente asociación con la gravedad.

La variante genética del cromosoma 3 abarca una región de regulación de 6 genes que pueden tener funciones relevantes en la gravedad del Covid-19. Aunque los investigadores creen que aún es prematuro saber cuál de estos genes podría influenciar el curso de la infección, es sabido que el coronavirus se une a la proteína ACE2 en la superficie de las células para entrar en ellas. Uno de estos 6 genes implicados interacciona con la proteína ACE2 y la estabiliza. Otro de estos genes está relacionado con la respuesta inmunológica inflamatoria en los pulmones.

Cuatro vacunas en la 3ª fase

Cuatro de las cerca de 200 candidatas a convertirse en la anhelada vacuna contra el Covid-19 (dos en China, una en EE.UU. y otra en Reino Unido) están cerca de entrar en la tercera fase de ensayos, última antes de su posible producción masiva.

La experta india Soumya Swaminathan, jefa de investigación científica de la Organización Mundial de la Salud (OMS) expresó su confianza en que “en alrededor de dos semanas” las cuatro candidatas, de entre una decena que están al final de la 2ª fase, pasen a la mencionada fase tres de pruebas clínicas.

Se trataría de la vacuna investigada por la farmacéutica AstraZeneca en colaboración con la británica Universidad de Oxford, la Messenger RNA desarrollada por el Centro de Investigación de Vacunas de EE.UU. y la compañía Moderna, y dos candidatas de sendas instituciones médicas de China.

La fase tercera extiende las pruebas a millares de personas, en un proceso que normalmente dura al menos un año o año y medio, pero que cientos de instituciones están intentando acelerar debido a la gravedad de la pandemia.

19 jun 2020 / 00:33
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
TEMAS
Tema marcado como favorito
Selecciona los que más te interesen y verás todas las noticias relacionadas con ellos en Mi Correo Gallego.