Santiago
+15° C
Actualizado
jueves, 06 agosto 2020
21:57
h

Los halcones frenan el plan con el que la UE busca su recuperación tras el covid

Austria augura largas negociaciones pese a la petición de Alemania de alcanzar el consenso cuanto antes

Los jefes de Estado y de Gobierno de la UE concluyeron ayer su reunión telemática sin avances sobre el diseño del futuro plan de recuperación económica tras la pandemia del coronavirus, tal y como era previsible, y se citaron para una nueva reunión a “mediados de julio” que, si es posible, será presencial en Bruselas, y en la que intentarán llegar finalmente a un acuerdo.

En una rueda de prensa tras cuatro horas de cumbre telemática, el presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, explicó que, aunque hay un “consenso emergente” sobre algunas cuestiones, todavía hay “dificultades” en otros puntos sobre los que deben trabajar, según informa Europa Press.

“Tenemos la intención de mantener una cumbre presencial a mediados de julio en Bruselas”, señaló el exprimer ministro belga, que será el encargado de poner una nueva propuesta sobre la mesa, tanto para el presupuesto de la UE de los próximos siete años como para el fondo de reconstrucción con el que contrarrestar los efectos de la crisis sanitaria del covid-19.

Este primer debate sobre el plan de recuperación sirvió para que cada capital expresara sus ideas acerca del planteamiento de la Comisión Europea, que sugiere un fondo de 750.000 millones de euros compuesto principalmente por transferencias directas y que se suma a un Marco Financiero Plurianual (MFF) para el período 2021-2027 de un total de 1,1 billones de euros.

El intercambio de opiniones dejó abiertas las cuestiones que ya estaban por resolver cuando empezó la reunión. En particular, el tamaño final de dicho fondo, su duración, la proporción de transferencias y préstamos, la clave de reparto de las ayudas, la condicionalidad que llevarán aparejada y el futuro de las reducciones de las contribuciones de los países más ricos al presupuesto comunitario.

“Los puentes que tenemos que construir todavía son grandes”, resumió la canciller alemana, Angela Merkel, en declaraciones recogidas por la agencia DPA.

El presidente del Consejo, por su parte, destacó que en los próximos días los Estados miembros tendrán que “trabajar activamente” en los temas “difíciles” para solventarlos.

Así, Michel preparará una nueva propuesta en la que intentará dar cabida a todas las opiniones expresadas por los jefes de Estado y de Gobierno de la UE, que se reunirán de nuevo en julio para intentar lograr un acuerdo.

Aunque el belga no supo precisar la fecha de dicho encuentro, sí que confirmó que tendrá formato presencial en Bruselas si lo permiten las medidas sanitarias, con la intención de facilitar el consenso.

Será una nueva oportunidad para acercar a Países Bajos, Suecia, Dinamarca o Austria, por un lado, y Francia, Alemania, España o Italia y el resto, por otra parte.

Los primeros abogan por reducir el tamaño total del fondo, aumentar el peso de los préstamos frente a las subvenciones y limitar la duración del plan extraordinario de recuperación. París, Madrid o Roma ven con buenos ojos la propuesta de Bruselas, sobre la que tampoco tiene grandes críticas Berlín.

Los países del Norte reclaman también que se mantengan las reducciones a sus aportaciones anuales al presupuesto de la UE, mecanismos de corrección que se les aplican desde hace años, pero que Bruselas quería eliminar gradualmente aprovechando la salida del Reino Unido del club comunitario.

Mantener estas reducciones y endurecer las condiciones para acceder a estos fondos podrían perfilarse como soluciones de compromiso para que los llamados cuatro frugales o halcones no impongan recortes al tamaño del fondo y éste mantenga una proporción más elevada a favor de las transferencias directas a los países.

Otra cuestión que queda abierta es la clave de reparto de las ayudas, que algunos estados quieren modificar para adecuarla más al impacto de la pandemia, en lugar de tener en cuenta, por ejemplo, los datos de desempleo entre 2015 y 2019.

Sobre esta cuestión, la presidenta de la CE, Ursula von der Leyen, explicó que calcular los sobres nacionales utilizando otros datos, como las previsiones económicas para este año, no supondría grandes cambios en el reparto, puesto que los países más afectados en esta crisis son también los que tenían peores indicadores antes de la misma.

la UE “debe ahora invertir y hacer reformas para salir de la crisis”. El fondo de reconstrucción, ha continuado, está pensado para “apoyar que la recuperación de Europa sea resiliente, sostenible y digital”: “En otras palabras, ayudará a Europa a modernizarse”

Según el criterio de Bruselas, a España le corresponderían unos 140.000 millones, de los cuales 77.000 llegarían en forma de subsidios no reembolsables. El Gobierno cree, no obstante, que acercar más el reparto al efecto del coronavirus no perjudicaría a España.

En cualquier caso, la alemana recordó que es “esencial” no “perder tiempo” para poner en marcha el fondo anticrisis, al tiempo que destacó que la “gravedad” de la crisis justifica una respuesta “común y ambiciosa que combine solidaridad, inversiones y reformas”.

Su compatriota Merkel insistió en que “necesitamos un acuerdo rápido; la presidenta del BCE, Christine Lagarde, nos ha recordado que estamos ante la crisis económica más grande de la historia de la UE y hay que actuar pronto.

Frente a esta urgencia en llegar a un acuerdo por parte de algunos, el Gobierno austríaco enfrió los ánimos al asegurar que la cumbre de ayer es sólo “el comenzo de una larga negociación”, e hizo hincapié en reclamar que el plan se base en créditos y no subvenciones, claramente limitados en el tiempo”.

“Tenemos una responsabilidad hacia nuestros contribuyentes y, por eso, rechazamos que se cree por la puerta de atrás una unión de deuda”, afirmó el canciller federal austríaco, Sebastian Kurz.

Austria, Holanda, Dinamarca y Suecia son los más críticos.

Lagarde apremia a un acuerdo rápido porque lo peor está por llegar
Recuerda que todo apunta a una caída del 13 % en el PIB conjunto y a un paro del 10 %

Bruselas. La presidenta del Banco Central Europeo, Christine Lagarde, advirtió ayer a los líderes de la Unión Europea de que no aprobar rápido un plan de recuperación tras la pandemia podría dar al traste con el incipiente repunte de la economía generado por las medidas aprobadas hasta el momento.

Intervino por videoconferencia en la cumbre de jefes de Estado y de Gobierno comunitarios de ayer para empezar a negociar el plan de recuperación planteado por la Comisión Europea para que los Veintisiete emerjan de la profunda recesión en que les sumirá la pandemia.

“La acción decidida y efectiva de los Gobiernos nacionales y los actores europeos ha probado su valor: han allanado el camino para un rebote hacia el final de año y ayudado a ganar algo de tiempo. Esto se refleja en el sentimiento del mercado, pero un fracaso podría llevar a un cambio en ese sentimiento”, dijo en su intervención, según fuentes europeas.

La presidenta del BCE advirtió de que cuanto antes se acuerde el plan de recuperación mejor le irá a la economía europea, y subrayó que este paquete debería ser amplio, rápido, flexible y estar “firmemente anclado en reformas económicas”.

Lagarde recordó a los líderes que las últimas previsiones del emisor de la eurozona apuntan a una caída trimestral del PIB comunitario del 13 % en el segundo trimestre del año y a una contracción del 8,7 % al final del presente ejercicio.

Asimismo, advirtió de que el peor impacto sobre los mercados laborales está aún por llegar y la tasa de paro en la UE podría subir al 10 %, lo que podría afectar particularmente a los jóvenes.

Instó a “dar forma a una visión positiva” para la economía europea y pidió “determinación común y unidad” para “demostrar que la Unión Europea ha vuelto”. A nivel comunitario, el BCE ha sido hasta ahora el principal cortafuegos ante los efectos de la crisis del covid-19, aprobando un paquete de compras de deuda específico por valor de 1,35 billones de euros y manteniendo sus bajos tipos de interés.

A ello se suma una batería de medidas aprobadas en abril por los Veintisiete por 540.000 millones . efe

Holanda duda de que este verano haya un acuerdo

Madrid. El primer ministro holandés, Mark Rutte, se mostró escéptico sobre la posibilidad de alcanzar este verano un acuerdo sobre el plan de recuperación económica posterior a la pandemia, después de que los líderes de la UE no cerrasen una posición común ayer.

Consideró que “tampoco sería devastador” que no se alcance un acuerdo en el Consejo Europeo previsto en julio. En este sentido, subrayó que “había buen ambiente” en la cita virtual, y recordó que “no estaba previsto” llegar a un acuerdo.

“No estoy seguro de que vayamos a alcanzar un acuerdo antes del receso de verano. Nadie quiere que nos tome mucho tiempo. Darse prisa podría ayudar, pero en este debate, (acordar) el contenido es fundamental.... Tampoco creo que sea devastador si no hay acuerdo a mediados de julio”, insistió.

Apunto que ya hay un paquete de 540.000 millones de euros aprobado por el Eurogrupo para la respuesta inmediata a la crisis sanitaria y que “sigue intacto” porque nadie ha recurrido a él.

Y añadió que “cree que los países que utilicen el fondo de recuperación” tendrán que poner las cosas en orden en sus economías internas, para “no tener que volver a usarlo en una crisis futura”.

El primer ministro italiano, Giuseppe Conte, instó a Bruselas a pactar en julio, aunque reconoció que está prosperando un “clima justo”.

“Hoy hemos dado un paso adelante. Aún hay una diferencia de posiciones, no estamos unánimemente orientados hacia la solución final, pero está madurando el clima justo”, insistió al respecto. efe

Sánchez reclama que el plan entre en vigor ya el próximo 1 de enero
Casado reivindica que exista una gestión eficaz ante los fondos europeos y que se vinculen a futuras reformas

Madrid. El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, pidió ayer a la UE una respuesta urgente y a la altura de la crisis provocada por el coronavirus, que incluya un plan europeo de recuperación económica que espera se apruebe el mes próximo y entre en vigor el 1 de enero.

“Cuanto más tiempo perdamos, más profunda será la recesión”, subrayó en la reunión del Consejo Europeo por videoconferencia.

El fondo ligado al presupuesto comunitario para el período 2021-2027 representa para Sánchez “el punto de partida de la negociación”, con el objetivo de alcanzar un acuerdo en julio, según el comunicado difundido por Moncloa.

La propuesta del Ejecutivo comunitario incluye un paquete dotado con 750.000 millones de euros, de los que 500.000 serían transferencias y 250.000 créditos.

El Gobierno español, añade el comunicado, confía en que el presidente del CE, Charles Michel, presente lo antes posible a los líderes un documento de negociación basado en esa propuesta.

Sánchez respalda la propuesta de la Comisión Europea, así como que el fondo de recuperación esté ligado a los próximos presupuestos y se centre en los sectores y áreas geográficas más perjudicados.

A su juicio, el paquete de medidas planteado por Bruselas presenta una oportunidad para transformar y reformar las economías europeas, acelerando su digitalización y reforzando la llamada green economy (economía verde).

El presidente del PP, Pablo Casado, reivindicó una “gestión eficaz” ante los fondos, y recalcó que esas ayudas europeas, que son “muy necesarias”, deben ir acompañadas de “responsabilidad, estabilidad y el mantenimiento de las reformas”.

Así se pronunció coincidiendo con la reunión telemática del Consejo Europeo centrado en los criterios de reparto de ese fondo de 750.000 millones para afrontar las consecuencias de la pandemia, delimitando qué parte serán transferencias y cuál préstamos.

Puso en valor la propuesta de la presidenta de la CE planteando una “línea de recuperación de las economías comunitarias de los países que más han sufrido, como es el caso de España”. agencias

20 jun 2020 / 01:07
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
TEMAS
Tema marcado como favorito
Selecciona los que más te interesen y verás todas las noticias relacionadas con ellos en Mi Correo Gallego.