Santiago
+15° C
Actualizado
viernes, 26 febrero 2021
10:29
h

Otros mil positivos en un día marcan un nuevo récord de casos activos en Galicia: 10.864

La presión hospitalaria se mantiene al alza y se acerca a los 600 ingresados, 90 en uci // Epidemiólogos y expertos en la evolución del virus predicen que esta tercera ola superará a la segunda y necesitará de medidas más duras

Ayer fue el primer día de aplicación de las severas restricciones impuestas por el comité clínico el pasado martes. La hostelería cerró sus puertas a las 18.00 y los gallegos tuvieron que retirarse a sus casas una hora antes, a las 22.00. Mientras toda la comunidad aguarda que las duras medidas den resultados a medio plazo, el virus continúa su expansión imparable. Y es que este viernes se detectaron otros 1.013 casos, que suponen la segunda cifra más alta de contagios, solo superada por los 1.034 positivos notificados el pasado miércoles, 13 de enero. Cabe recordar que el pico de positivos diarios en la segunda ola se produjo el día 31 de octubre, con 786; y en la primera fue el 29 de marzo, con 516. Ambos máximos se encuentran muy por debajo del de esta tercera ola, que ya duplica los registros de la iniciada en marzo.

Esos 1.013 nuevos positivos elevaron el total de casos activos en Galicia a su máximo de toda la pandemia: 10.864, superando en 588 contagios el anterior récord: 10.276, registrado el pasado 7 de noviembre, y suponiendo más del doble de la cifra que tenía la comunidad a comienzos de año (cuando apenas se superaban los 5.000 contagios). Todo ello teniendo en cuenta que todavía estamos lejos de alcanzar el pico de la tercera ola y que esto no ha hecho más que comenzar.

TODAS LAS ÁREAS ELEVAN SU NÚMERO DE INFECTADOS. En concreto, el incremento de casos de este viernes se produjo de manera generalizada en todas las áreas sanitarias, siendo en tres de ellas superior al centenar de nuevos casos. En concreto, esto sucedió en la de A Coruña, que llegó ayer a los 2.635 casos activos (171 más); en la de Vigo, con 1.994 (101 más); y en la de Ourense, con 1.459 (111 más).

Por su parte, Santiago, el tercer distrito con más contagios activos, rebasó la barrera de los 2.000, tras sumar otros 98, que dejaron el cómputo global en el área en 2.081. Finalmente, Lugo y Pontevedra se acercaron al millar, con 992 (47 más) y 907 (40 más), respectivamente; y en Ferrol aumentaron hasta los 796 (86 más que la jornada anterior).

LOS HOSPITALES ACOGEN CADA DÍA A MÁS PACIENTES. Por lo que respecta a la situación que atraviesan los hospitales gallegos, esta comienza a ser preocupante, y es que pese al margen que todavía poseen para poder ingresar y atender a pacientes COVID, la tendencia de hospitalizaciones continúa al alza, con un 7,10% de camas ocupadas en planta y un 12,92% en críticos. Este viernes se sumaron otros 50 pacientes, ocho de ellos en las uci, lo que elevó el total a 595 personas hospitalizadas, de las cuáles 90 necesitan todavía de cuidados intensivos.

Si se toma como referencia el arranque del nuevo año, hace justo dos semanas, el incremento de pacientes COVID fue de un 40%, tanto en unidades convencionales como en uci. Y es que el 1 de enero había 345 hospitalizados por los 595 que se notificaron dos semanas después. Y, las zonas de críticos, acogen a 90 personas en estos momentos frente a las 35 que las ocupaban el 1 de enero.

INCREMENTOS DE DOS DÍGITOS EN los hospitalizados en OURENSE Y A CORUÑA. Al igual que sucedió con el número de casos totales, este viernes todas las áreas sanitarias empeoraron también sus datos respecto al jueves con incrementos generalizados que alcanzaron los dos dígitos en distritos como el de Ourense y A Coruña-Cee.

El crecimiento se aceleró desde el pasado lunes, día en el que había 127 pacientes ingresados menos que en la jornada de ayer, en la que, además, había 19 personas más en uci que cuatro días atrás.

Así las cosas, el distrito coruñés se mantuvo un día más como el área con más ingresados con COVID y sumó otros 14, que elevaron a 164 los pacientes hospitalizados, con 26 en críticos (uno menos). Por otro lado, el de Santiago-Barbanza superó de nuevo el umbral del centenar de ingresados con 104 (4 más), 10 en uci (2 más que en la jornada anterior).

SE DISPARA LA IA A 14 DÍAS en 25 puntos Y LA POSITIVIDAD CONTINÚA EN AUMENTO. Por lo que respecta a la incidencia acumulada, este viernes se produjo un gran incremento, de unos 25 puntos con respecto a la jornada anterior, hasta situarse en 392,70 casos por cada 100.000 habitantes. Es la octava más elevada de España. A 7 días se sitúa en 251,79.

Asimismo, en la jornada de ayer se llevaron a cabo 10.194 pruebas (1.112.020 desde el inicio de la pandemia en Galicia), de las cuáles un 11,3% arrojaron resultados positivos. Con estas cifras, la comunidad vuelve a situarse en máximos en cuanto a tasa de positividad y en valores similares a los registrados en las primeras semanas de abril, en plena primera oleada de la crisis sanitaria. El umbral del 5% que marca la OMS para dar por controlada la pandemia no baja desde el 24 de diciembre.

“Son necesarias restricciones más drásticas para doblegar la curva”
El epidemiólogo ve el confinamiento como la forma “más eficiente” de controlar el virus

Santiago. Esta tercera ola del coronavirus, “sin duda, será peor”, y eso es algo que “ya estamos viendo”, asegura el epidemiólogo y profesor de Medicina Preventiva en la USC, Juan Gestal. Explica que esta se trata de la ola del invierno, una estación “más favorable para la difusión del virus, algo que ya se está demostrando”, apuntando a las altas incidencias, “no alcanzadas en toda la pandemia”.

Es por ello que no cree que el endurecimiento de las restricciones llevado a cabo por la Xunta a partir del día de ayer sea suficiente para frenar la expansión del virus. “Son necesarias medidas todavía más drásticas que permitan doblegar la curva rápidamente, para evitar el colapso del sistema sanitario, que se producirá si no se actúa de prisa”, alerta, añadiendo que también es necesario “disminuir el número de muertes que se van a producir, que van a ser muchas”.

Además, pese a que el Gobierno descarta casi a diario la posibilidad de que toda España vuelva al confinamiento, el profesor Gestal apunta que “ese confinamiento domiciliario es lo que nos piden (igualmente) que hagamos, aunque no pueden implementarlo debido a que el decreto del actual estado de alarma, incomprensiblemente, no lo ha incluido”.

Desde su punto de vista, como experto en la materia, para controlar esta enfermedad deben adoptarse siempre dos conjuntos de medidas. Uno “dirigido a disminuir los contagios limitando los contactos sociales” y, otro, “dirigido a localizar el máximo número de fuentes de infección para cortar las cadenas de transmisión y disminuir también los contagios”.

En este momento, tal y como señala, la mayoría de positivos de los test “ya no son como se veía antes asintomáticos, sino sintomáticos que van a sobrecargar el sistema de asistencia sanitaria”. Eso hace que la búsqueda de asintomáticos sea en esta situación “menos eficiente”, afirma, añadiendo que “debe actuarse con medidas más eficientes para evitar los contagios mediante la disminución al máximo de los contactos sociales”.

En este sentido, ve el confinamiento domiciliario como “la más eficiente de las medidas para poder controlar en menos tiempo el virus”. El epidemiólogo excluiría de este confinamiento a los trabajos esenciales y la enseñanza primaria e infantil, al menos. Á.P.

“Se espera un número de pacientes superior al de la primera ola”

Santiago. “Por lo que hemos observado en olas anteriores, el pico de contagios se alcanza generalmente varios días después de la toma de las medidas más restrictivas”, indica el profesor de Medicina Preventiva y Salud Pública en la USC Alberto Ruano, que recuerda que eso fue lo que sucedió durante la primera y la segunda ola.

Sobre la primera, el profesor recuerda que, en Galicia, el pico de ingresos hospitalarios “se alcanzó el 6 de abril, habiéndose decretado el estado de alarma, con un duro confinamiento, el 14 de marzo”. En ese contexto, el número de ingresos hospitalarios “siguió creciendo hasta tres semanas después de decretarse el confinamiento”. Por lo que se evidencia que el pico de ingresos hospitalarios “ocurre 2 o 3 semanas más tarde”, afirma.

Esto supone, en opinión del doctor Ruano, que los ingresos que se están produciendo en la actualidad se corresponden con “contagios ocurridos bastantes días antes”. “Se espera un número de ingresos hospitalarios y en uci muy elevado y, previsiblemente superior al de la primera ola”, asegura el experto. A esto contribuye, además, que esta tercera ola “parte de una situación epidemiológica peor --casos activos existentes en la población-- que la de la primera ola”.

Ante esta previsión, el profesional cree que las nuevas restricciones “probablemente sean insuficientes”. “Se han perdido enormes oportunidades de estudiar el patrón de contagios al no poder analizar los datos que producen las aplicaciones móviles –por ejemplo, el patrón horario de los contactos de riesgo o los lugares en donde se producen estos contactos–”, considera el doctor Ruano, que apunta que esta información “hubiese sido tremendamente útil para tomar medidas basadas en datos reales”.

Asimismo, respecto a la posibilidad de recurrir de nuevo al confinamiento domiciliario, como en el mes de abril, el profesor lo tiene claro. “En el momento actual España tiene un número de casos por millón de habitantes igual al de Reino Unido y duplica el dato alemán”, indica, por lo que, pese a que el confinamiento “es una medida muy dura, tenemos evidencia científica de su efectividad durante la primera ola”.

Del mismo modo, también hay evidencias de que “la prohibición o reducción de contactos entre los no convivientes” ayuda. El objetivo principal de cualquier medida, para el profesional, es “preservar la salud” de la población y la “capacidad del sistema sanitario”, al menos, “mientras no haya una vacunación efectiva que permita conseguir una inmunidad de rebaño”. Es por ello que el profesor de la USC resalta que, al igual que “no tiene sentido no confinar cuando es necesario, tampoco lo tiene cuando la incidencia comunitaria es baja, como sigue siendo el caso de muchos municipios gallegos”, asegura, afirmando que ve las nuevas medidas “razonables” por el momento, dejando la puerta abierta a que puedan endurecerse en el futuro. Á.P.

“Predecir la evolución del COVID ahora es como adivinar si lloverá en un mes”
El físico explica que los modelos matemáticos no pueden determinar más allá de 4 o 5 días

Santiago. “Solamente con la predicción de pocos días ya se ve que esta ola superará claramente a la anterior, al menos en lo que a casos activos detectados en un mismo día se refiere”, valora el profesor de Ingeniería Física en la UVigo Humberto Michinel, que, con todo, puntualiza que “respecto a los pacientes en uci es más difícil hacer una previsión exacta, aunque la tendencia de los últimos días tampoco es nada buena”.

El autor, junto a su equipo universitario, del modelo matemático capaz de predecir los contagios que dejaría el coronavirus en la comunidad gallega con dos días de antelación, indica que “es imposible predecir la evolución (de esta tercera ola y de cualquier otra) con una antelación superior a cuatro o cinco días”, porque eso sería parecido a “pretender adivinar si va a llover dentro de un mes”.

El doctor Michinel explica que los modelos de propagación de las epidemias se basan en reglas matemáticas llamadas “no lineales” y tienen unas pautas de comportamiento “que hacen que sea muy complicada la predicción a largo plazo”. Incluso con su modelo sería imposible determinar con tanta antelación cuál sería la evolución futura del COVID.

Pese a todo, en una situación tan complicada como la actual, el profesor de la UVigo se mantiene alerta. “En la anterior ola, medidas --como el toque de queda y el cierra anticipado de la hostelería-- se demostraron efectivas”, pero, “el escenario es muy cambiante y, si dentro de una semana la evolución se acelerase en lugar de empezar a frenarse, no habría que descartar decisiones más duras” que las que están ahora en vigor, afirma el experto.

Además, realiza un llamamiento a la prudencia, pues habiendo comenzado a aplicarse las nuevas restricciones este viernes “es necesario esperar unos pocos días para ver si funcionarán después del periodo de las fiestas navideñas”, aunque alerta de que “tampoco se puede esperar semanas”.

En su opinión, “aparte de los aspectos legales que implica el confinamiento domiciliario, si en los próximos días las medidas adoptadas empiezan a funcionar, no sería necesario ir a soluciones más drásticas”. Por lo tanto, solo queda esperar y confiar en que las restricciones den resultado para no tener que regresar a marzo. á.p.

crecen los contagios y los brotes

··· Los usuarios de residencias de mayores con coronavirus se elevaron este viernes a 345 (15 más), al detectarse, entre otros casos, un brote en la residencia Mi Casa de Pazos de Borbén (Pontevedra), que afecta por ahora a siete internos y un trabajador. El personal infectado se elevó a 185 (cuatro más). En concreto, se notificaron ayer 28 positivos en usuarios: la mayoría en Pazos de Borbén (7) y el centro DomusVi de Carballo (5).

··· Por lo que respecta a la situación en los centros educativos, este viernes se produjo un nuevo repunte de contagios, con 94 nuevos casos, que elevaron la cifra total hasta los 1.535. También se incrementó el número de aulas en cuarentena hasta 31 (seis más), y cerró un segundo centro: la escuela unitaria de A Pobra de Trives (Ourense).

16 ene 2021 / 00:00
  • Ver comentarios
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
Tema marcado como favorito