Santiago
+15° C
Actualizado
jueves, 23 septiembre 2021
23:00
h
Las instalaciones herculinas no han recibido nuevos residuos sanitarios de bajo riesgo procedentes de los centros adscritos al Servizo Galego de Saúde desde el 11 de marzo TEXTO J. Garnelo

Parón en la planta COVID de Sogama ante una mejor situación epidemiológica

Las buenas cifras que arroja el territorio gallego respecto al COVID y la mejor situación epidemiológica que continúa pronunciándose entre sus fronteras han concluido en el “stop” de la planta provisional que Sogama había adaptado en sus instalaciones medioambientales de Cerceda a fin de gestionar los residuos derivados del coronavirus: distintos deshechos sanitarios de bajo riesgo.

Así lo manifestaban desde la Consellería de Medio Ambiente, Territorio e Vivenda ayer, apuntando que el progresivo descenso de los casos activos en la autonomía desembocó en “una notable reducción” de diferentes restos contaminados por el virus, tal como guantes, mascarillas, EPIS y demás productos. Todos ellos usados en los hospitales durante la batalla contra el SARS-CoV-2 que cada vez estamos más cerca de ganar.

Con el detrimento de “basura viral”, Sogama cree conveniente que la misma vuelva a ser tratada íntegramente por aquellos recintos gallegos dedicados a gestionar esta clase de despojos pandémicos.

MÁS DE 285 TONELADAS. Así las cosas, durante la corta vida del espacio coruñés, operativo de abril al pasado marzo, pasaron un cómputo de 285.280 kilos de residuos sanitarios de bajo riesgo a los cuales se les aplicó un proceso de valorización energética a una temperatura que rebasaba los 850 grados, con el propósito de asegurar que todos y cada uno de los patógenos u otros agentes nocivos que contenían fuesen eliminados de forma controlada.

En este contexto, la planta temporal de Sogama llevó a cabo dicha labor en los peores instantes de la pandemia, coincidiendo con las tres olas que Galicia fue surfeando hasta este momento: la actualidad. Un presente en el que la incidencia del coronavirus ha bajado significativamente, como también se redujo la entrada de este tipo de materiales en las instalaciones herculinas.

De hecho, la entidad pública situada en Cerceda no recibió nuevos residuos procedentes de los múltiples espacios adscritos al Sergas desde el pasado 11 de marzo, por lo que considera que esta circunstancia permite prescindir completamente de la tarea de este complejo, que siempre operó “de forma independiente, con personal externo contratado y horarios diferenciados a los del resto de trabajadores” de la infraestructura.

DOS OPCIONES DE TRATAMIENTO. Justo cuando el COVID llegó para cambiarlo todo, aquel marzo del lejano 2020, el Gobierno de Sánchez dictó una serie de directrices en las cuales se contemplaban dos opciones a la hora de gestionar los desechos mencionados. Por un lado, estaba el tratamiento de depósito en escombrera. Por el otro, la valorización energética. Consecuentemente, daban prioridad a la segunda fórmula frente a la primera por ser un método más eficaz y seguro.

Entre las comunidades que cuentan con plantas que incluyen esta última modalidad están las de Cantabria, País Vasco, Cataluña y Baleares, además de Galicia, con Sogama que, dadas las circunstancias de este desafío que ahora finaliza, dio las gracias a todos los componentes humanos del ente como consecuencia de su esfuerzo ante una situación inusual que terminó “con éxito”.

‘Fake news’ sobre el virus dejan 600 animales en la calle

Santiago. Una llamada de atención llegó este sábado desde la asociación animalista Libera, que alertó sobre los efectos que provocan las noticias falsas o parcializadas sobre el virus en animales. Entre ellos, destacaron el abandono de “cientos” de mascotas, también en nuestra comunidad.

En este sentido, la entidad sin ánimo de lucro ha demandado a la población que se informe de manera contrastada sobre las informaciones que atañen a estas criaturas y el COVID, pues el impacto colateral de la pandemia está causando que múltiples acaben en la calle. Así las cosas, los bulos llegados desde China “provocaron” además “que algunas personas se deshicieran de sus animales por miedo a ser contagiados”, señalan desde la agrupación.

Contra estas fake news, según indican desde Libera, surgieron diferentes campañas especializadas en redes sociales a fin de desmontar el conjunto de mitos que vinculaba la transmisión del coronavirus con diferentes animales, tal como perros y gatos, algo que ha quedado demostrado “en un último estudio” coordinado por el Centro de Vigilancia Sanitaria Veterinaria.

Por su parte, los defensores animalistas estiman que en 18 meses se han podido abandonar 600 cánidos, felinos y roedores a causa de las noticias falsas. “Realizar estimaciones en este campo es muy complejo ya que no hay estadísticas oficiales ni siquiera sobre el abandono animal en el conjunto de Galicia”, aclaran.

Con ello, lamentan que “ninguna administración pública gallega ha puesto en marcha medidas para garantizar la salida de animales a centros de recogida o residencias especializadas” si se halla una infección en el hogar y no existe posibilidad de cuidar a las mascotas, que en ciertos casos se abandonan. j. garnelo

30 may 2021 / 00:00
  • Ver comentarios
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
TEMAS
Tema marcado como favorito
Selecciona los que más te interesen y verás todas las noticias relacionadas con ellos en Mi Correo Gallego.